El encuentro de verdes escritores

El sábado se celebró el I Encuentro de Verdes Escritores de Moguer. Se trataba de un encuentro en el que poner en común, con la literatura (la poesía primordialmente), ideas en torno a la conciencia ecológica. Cuando se me invitó, y así lo confese cuando me tocó mi turno, revisé los poemas que guardo y me di cuenta de que no tenía poemas medioambientales. Así que ha sido una excusa perfecta para incluir en mi poemario poemas con referencias ecológicas. Del encuentro, saldrá un libro, del que ya se ha adelantado un cuardenillo que, como era de esperar, perdí por ahí; aunque está localizado.

Leí los poemas en el turno de las cinco. Luego escuché al resto de escritores, entre los que se encontraba Eladio Orta, un hombre cuya poesía he recitado en mis programas de radio de Versos Libres y que admiro como poeta desde hace tiempo. Ya veis como son las cosas, tras mi lectura se me acercó y me dijo que le gustaron mis poemas, pero especialmente uno. Ya que con sus palabras lo apadrinó el poeta de Isla Canela, pues lo reproduciré, pero de advertir que es el poema más cutre de todos. Se llama ‘Extreñimiento’ y tiene un solo verso. Antes de leerlo en el encuentro dije que era el titular de una noticia que nunca escribiré:

El concejal de Urbanismo quiere plantar un pino

La verdad es que me lo pasé muy bien. Pude compartir una tarde y una noche con gente nueva. Aunque es cierto que donde mejor me lo pasé fue en la cena junto a Manuel González Mairena, Manolo Arana, Daniel Salguero y dos pintores, Félix López de Silva y David Rey. Comer no comimos mucho, porque la cosa estaba cortita de comida. No sé qué factura le pasará el mesón a la Fundación Juan Ramón Jiménez, pero será una cosa baratita, porque pasamos más hambre… algo que fue contraproducente para guardar posteriormente la compostura. Ya saben ustedes, el alcohol con el estomago vacío, se sube más rápido a la cabeza.

Por cierto, al encuentro fuimos en coche Manuel González Mairena, Manolo Arana y yo. Llegamos justitos de tiempo. Nos equivocamos de acto, porque se celebraba una actividad paralela en el patio de la Casa Museo de Juan Ramón Jiménez. Nos confudimos con una visita. Al final vimos una flecha que nos señaló por un pasillo el camino, luego otro pasillo, luego una sala que había que cruzar hasta llegar a otro pasillo. Cuando el laberinto hubo acabado, las puertas estaban cerradas y sólo abrimos una que nos devolvió a la parte visitable de la casa. Se nos acercó uno de los trabajadores de la casa y nos dijo que el encuentro empezaría más tarde, que esperásemos abajo y que no hiciésemos mucho ruido, que “aquí arriba hay gente seria”. Toma ya. Por lo menos nos dio para media hora de risas.

Aquí os dejo algunas fotos del encuentro de verdes escritores y verdas escritoras (hola a todas y a todos; algunos deberían no confundir el género con el sexo y saber que las vocales no tienen ni picha ni chichi, pero de eso ya hablaremos en otra entrada del blog).

Anuncios

9 thoughts on “El encuentro de verdes escritores

  1. María says:

    Me alegro de que lo pasáseis bien (aunque con hambre).
    Demasiao si encontrasteis el sitio, porque en este pueblo mío la organización brilla por su ausencia.
    Me hubiese encantao ir, pero ya sabes.
    Ya te veré en los periódicos locales!

  2. luna says:

    En la desorganización y la novedad está la gracia no? Me encantó esta iniciativa y de verdad, todos y todas deberíamos poner empeño para que se repitieran. Besos

  3. Ígor R. Iglesias says:

    ¿Todos y todas? Yo pensaba que el plural -os era un morfo o representación gráfica que subyacía a los morfemas de género femenino y masculino a través de la vocal y al morfema de número plural a través de la consonante. Pero quizá esté equivocado y los políticos sean los nuevos lingüistas, que en un acto de estupidez verbal desdoblan genéricamente el plural, cuando hay referencias comunicativas en las que aparecen mujeres y hombres. Lo que no se dan cuenta es que ponen a los hombres primero y las mujeres después y eso sí es discriminatorio. Como discriminatorio sería lo contrario.

    Por otra parte, no creo que el encuentro estuviera desorganizado, pero si pasamos hambre algunos, lo digo en mi blog. Otro día nos sentaremos en una mesa aparte y pediremos la carta.

    Besos.

  4. María says:

    Yo no quería decirlo por no dejar mal a Ígor, pero ya que lo dices Arana, en el Lobito se come de escándalo, lo que pasa que el niño es un poco tiquismiquis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s