Hijo mío

Desde mi vieja orilla, desde la fe que siento,
hacia la luz primera que toma el alma pura,
voy contigo, hijo mío, por el camino lento
de este amor que me crece como mansa locura.

Voy contigo, hijo mío, frenesí soñoliento
de mi carne, palabra de mi callada hondura,
música que alguien pulsa no sé dónde, en el viento,
no sé dónde, hijo mío, desde mi orilla oscura.

Voy, me llevas, se torna crédula mi mirada,
me empujas levemente (ya casi siento el frío);
me invitas a la sombra que se hunde en mi pisada,

me arrastras de la mano… Y en tu ignorancia fío,
y a tu amor me abandono sin que me quede nada,
terriblemente solo, no sé dónde, hijo mío.

                     Leopoldo Panero

Anuncios

4 thoughts on “Hijo mío

  1. Ígor R. Iglesias says:

    G, supongo que te habrás equivocado de entrada para comentar. Entiendo que te referirás a ‘Jo també sóc antimonàrquic’ o ‘El PP franquista’. Sería positivo que ese consejo que me das te lo apliques también. No obstante, te agradezco la invitación, pero eso es lo que he hecho siempre y lo que sigo haciendo. A no ser que tengas dos licenciaturas colgadas de la pared de tu casa, no hagas el ridículo dando consejos con el insulto como único argumento, porque dice mucho de vosotros, los que no dais la cara, firmando con pseudónimos o con letras como la g: la g de guerra, la g de gobierno o la de g de tu actitud, amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s