Fosa común de un olvido imperdonable

Artículo de opinión publicado en ElPlural.com el martes 16 de diciembre de 2008

elplural

http://www.elplural.com/andalucia/opinion/detail.php?id=28419

Autor: Ígor R.Iglesias

La propuesta del Gobierno de Zapatero de dejar en manos de las comunidades autónomas la decisión de abrir las fosas comunes de la Guerra Civil tiene dos lecturas: donde, por un lado, el PSOE vuelve a demostrar falta de valentía política y de justicia histórica para con quienes sufrieron la persecución hasta la muerte por parte de los fascistas y nacionalcatólicos, por otro lado, este Gobierno deja abierta una puerta al futuro, ya que no pone en manos de los jueces la decisión final sobre tales aperturas; aunque esta tímida y cobarde decisión sea un fracaso más de la gestión gubernamental sobre el asunto en cuestión.

El texto borrador que el Gobierno ha enviado a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica describe un protocolo de actuación que aleja la decisión de las aperturas sobre el criterio personal de un juez y lo pone en manos de la comunidad autónoma correspondiente. Se evita, de este modo, que un magistrado deje las fosas que estén bajo su jurisdicción cerradas para siempre, puesto que la decisión política siempre puede ser modificada con un cambio en el poder gubernamental autonómico.

Sin embargo, el Gobierno de Zapatero, tal y como está el panorama con esta derecha que tenemos y sufrimos en España, deja en aquellas comunidades gobernadas por la derecha la recuperación y restitución de la memoria histórica democrática en manos de quienes no condenan abiertamente lo que Franco y sus secuaces hicieron con este país y con quienes defendieron la democracia, es decir la República, hasta la muerte.

El artículo 12.1 de la llamada ley de la Memoria Histórica indica que “el Gobierno, en colaboración con todas las Administraciones públicas, elaborará un protocolo de actuación científica y multidisciplinar que asegure la colaboración institucional y una adecuada intervención en las exhumaciones”. En ese sentido, a la luz de la propuesta gubernamental y tal y como está el patio, dejando la decisión en poder de las autonomías, no se garantizará esa colaboración institucional que se expresa en la Ley por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura.

El texto legal da por sentado que las exhumaciones se producirán y que las diferentes administraciones públicas harán lo que se espera de una democracia que ha condenado a dos o tres generaciones al olvido (los nacidos en las décadas de 1970 en adelante, a los que se ha privado a través de las enseñanzas básica y secundaria, por donde pasa la mayor parte de los ciudadanos, del conocimiento mínimo y necesario para tener algún elemento con el que valorar y crearse una opinión, con el pretexto de un perdón que lo único que ha hecho es que los asesinos y justicieros salieran de rositas, tras 40 años de atrocidades).

El Partido Popular siempre se ha posicionado a favor del dictador, dando una de cal y otra de arena, llenándose la boca de palabras políticamente correctas (democracia, Constitución, libertad). Sin embargo, el PP, como tampoco la Iglesia católica, nunca ha mostrado ningún síntoma de humanidad con quienes fueron asesinados, perseguidos, encarcelados, separados de sus familiares y aquí paro, para no herir mi propia sensibilidad.

Es indigno, pues, que el Gobierno socialista, en el que tanta gente ha puesto no sólo su confianza, sino su ilusión, no asuma como debiera este reto que se plantea irreversible, por cuanto que, de no llevarse a cabo un verdadero proceso de reconocimiento, restitución, conocimiento, recuerdo y homenaje ahora que los familiares de las víctimas (víctimas directas, a su vez, de aquellas masacres atroces) y las pocas que quedan con vida cuentan en meses o semanas lo que les queda antes de convertirse en polvo (en nada), habremos perdido la oportunidad de devolver la dignidad que a tantos españoles olvidados en las cunetas de este país arrebató un puñado de sinvergüenzas asquerosos, de mafiosos asesinos y de analfabetos fanáticos de españolismo barato y corrupto y catolicismo repugnante, con la connivencia de una Europa y unos EEUU que prefirieron el ascenso de un fascismo fácilmente comprable a un diverso mapa de distintos rojeríos.

Anuncios

One thought on “Fosa común de un olvido imperdonable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s