La realidad del onubense

Artículo de opinión publicado en Odiel Información de Huelva el viernes 20 de marzo de 2009

odiel

http://www.odielinformacion.es/index.php?option=com_content&task=view&id=12964&Itemid=843
Autor: Ígor R. Iglesias

Huelva está vendida a las fábricas del Polo y nuestra realidad económica, demográfica, social y cultural es el producto de un cáncer que no aparece en atlas ni análisis de laboratorios independientes. En cuanto a esto, los políticos (de partido; políticos somos todos en tanto que nos interesamos por la cosa pública) se mueven como en un microondas de radiaciones severas.Por un lado, tenemos a las dos mesas de la ría, con Izquierda Unida (IU) que se coge de la mano de los arquitectos pidiendo a gritos el cierre de las fábricas sin importarle un pimiento (por no decir un carajo) los puestos de trabajo.

Por otro lado, encontramos a quien pide el mantenimiento de la actividad industrial tal y como lo conocemos hasta ahora, para que no se pierda ni un solo puesto de trabajo, aunque la salud de las personas (empezando por los propios trabajadores del Polo Químico) y del medio ambiente sea la que importe en este sentido un ya sabe usted. Se trata del PSOE y UGT, entre otros.

Un tercer grupo lo encabeza el PP, al que le gusta bailar con la guapa, la fea y la menos pulcra, en su habitual hipocresía política, pues, al menos, los otros dos grupos se posicionan, valientes en sus convicciones. Al alcalde en esto, le pasa como en todo: a lo que surja.

Lo que le falta a las dos mesas de la ría es tener en cuenta los puestos de trabajo. Está claro que las fábricas contaminan. Es algo más que un mal trago. Quien niegue la polución industrial, además de ser un embustero, es sencillamente un imbécil. A su discurso, los arquitectos y compañía podrían añadir que se tenga en cuenta los puestos de trabajo, pero siendo realistas.

En cuanto a UGT y PSOE, ambos se equivocan en apostar por el pan para hoy y el hambre para mañana. Está claro que hay empresas que se darán el piro y dejarán esto como un fangal, en términos laborales y medioambientales, y como siempre nos quedaremos con cara de tontos (no importa, el ‘periquismo’ tiene bombillas de feria para iluminarnos).

En esta ciudad, que se ceba con Fertiberia, hay quien pierde el norte y critica a según qué industria en función del dinero que aporte a través de fundaciones ‘suciales’ o convenios. Sobra hipocresía y me apena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s