Derribos y construcciones

Artículo de opinión publicado en Odiel Información de Huelva el viernes 22 de mayo de 2009

odiel

Autor: Ígor R. Iglesias

Tanto el Mercado del Carmen como el Parque de La Esperanza ya tienen fecha para su sentencia de muerte. Apena, por no decir repugna, que a los responsables del devenir de la ciudad no les tiemble el pulso a la hora de firmar el derribo de un mercado centenario y la destrucción de un parque en estado ruinoso, pero con gran importancia.

No importa que las calles conserven el poco sabor andaluz que los ineptos dirigentes de esta ciudad terminan de liquidar y que prácticamente sólo hallamos en las inmediaciones y en el mismo Mercado del Carmen. Tampoco importa un pimiento la presión urbanística que sólo es aliviada con zonas verdes, como la que podría ser en el actual Parque de la Esperanza si no se echase abajo y se adecentara para que eso, que también es Huelva (esa que a algunos se les ha pudrido en la boca, de tanto corromperla y manosearla) pudiera lucir con decencia.

No obstante, a pesar del abandono al que el Ayuntamiento somete esta y otras zonas verdes y de esparcimiento ciudadano, encuentra en los onubenses una respuesta que choca frontalmente con esos ‘onubensistas’, políticos de tres al cuarto que nos toman por tontos y nos venden motos de una sola rueda.

¿Por qué no se mantiene el actual Mercado del Carmen con otros usos, ya sean comerciales o culturales, y que no se pierda el tipismo de esa parte del centro? Que el pescado se venda en el nuevo edificio (el que se inauguró dos veces en la precampaña electoral de 2007 y que todavía está cerrado) y que el vetusto edificio tenga los usos que otras ciudades saben darle a las viejas instalaciones que en aquellas capitales formaron parte de la historia de las mismas.

Sin embargo, Huelva lleva algunos años adentrándose de manera preocupante en un callejón sin salida en el que la destrucción de la historia propiciará que quien todos sabemos haga una nueva a su medida.

El relato de la nueva Ónuba ya ha comenzado a escribirse, con letra difusa y desde la derecha. Por ejemplo, en el Parque Moret, inaugurado cuatro meses antes de las elecciones municipales de 2007 con el 60% de las dotaciones proyectadas sin acabar, hay una placa bajo un arbolito que indica: el primer árbol, plantado por Pedro Rodríguez. Es curioso porque de chico recuerdo ese parque y Rodri me hacía las fotos del cole.

Anuncios

2 thoughts on “Derribos y construcciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s