Obrar mal

Artículo de opinión publicado en Odiel Información de Huelva el domingo 4 de cotubre de 2009

odiel

http://www.odielinformacion.es/index.php?option=com_content&task=view&id=19446&Itemid=843
Autor: Ígor R. Iglesias

Hay mil maneras de hacer las cosas en muchos asuntos. Según sea el color del cristal con que se mire, así serán las cosas vistas, por ejemplo, por unos ojos progresistas o por otros conservadores. Pero aunque de un lado o de otro las maneras de proceder sean totalemente distintas hay una cosa en la que las dudas no caben: la buena fe.

Tras varios meses de ejecución de las obras del Plan E, tal y como las ha planificado el Ayuntamiento de Huelva (PP), se puede hacer ya una evaluación de cómo ha gestionado este asunto el equipo de Gobierno del alcalde Pedro Rodríguez. En primer lugar, su estrategia ha pasado del parasitismo económico con el que ha podido y así todavía lo está haciendo, por ejemplo, asfaltar las calles o remodelar barrios enteros, cumpliendo gran parte de lo que lleva prometiendo desde 1995 y que no había cumplido hasta ahora por haber sometido las arcas municipales a una constante dilapidación. En este sentido, habrá que observar cuánto han aumentado los sueldos de los dirigentes municipales (alcaldes y tenientes de alcalde) y cuánto ha disminuido el gasto social desde el ascenso de Pedro Rodríguez a la Alcaldía con respecto a sus antecesores en el cargo, Juan Ceada y José Antonio Marín Rite (ambos del PSOE), e incluso todos los presidentes de Gobierno que ha tenido España (Pedro Rodríguez cobra actualmente más de 97.000 eurosal año).

En segundo lugar, tras haber puesto la mano, el Ayuntamiento de la capital tira la piedra y lo hace con fuerza. La rapidez con la que se ha ejecutado la remodelación de la avenida de Italia o de la Alameda Sundheim contrasta con el hecho de que la calle Concepción fuera levantada a principios del mes de agosto y ahí se quedaran las zanjas, abiertas sin que haya prisa por cerrarlas y no seguir perjudicando con ello a los muchos comercios que se ven afectados por tales retrasos. Es lo mismo que ocurre en la Plaza Houston. ¿Por qué no se concluyen las obras que se empiezan en determinados sitios? No hay que ser un lumbreras para darse cuenta de que la estrategia del PP pasa por perjudicar a los comerciantes aparentando dejadez o ejecutando mal y de manera consciente la planificación de las obras y su control para culpar a Zapatero de eso, de aquello y de lo de más allá.

¿Cómo es posible –insisto– que en ciertas zonas las obras se ejecutan con celeridad admirable y que en la calle Concepción o en la plaza Houston se demoren hasta desesperar a un sector que, a la crisis, ha de sumar los jueguecitos estratégicos de partidos, como el PP, que camufla con su populismo su sucia estrategia de conseguir el poder con zancadillas hacia el oponente?

La historia tendrá un final. Cuando se aproximen las elecciones de 2011 y llegue el momento del autobombo (por parte de todos), ahí estarán los llamados (autollamados) ‘populares’, pregonando lo bien que lo han hecho, la mar de cosas que han aportado, la de promesas que han cumplido y ‘to’ lo que se preocupan por los onubenses y, especialmente, por los que ostentan la absurda categoría de onubensistas. Y ZP seguirá siendo malo, malo, malo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s