Pepecracia antipopular

Artículo de opinión publicado en ODIEL Información de Huelva y Elplural.com el domingo 3 de enero de 2009
Autor: Ígor R. Iglesias

Quienes hacen débil la democracia no son los ciudadanos de a pie que repiten sin cesar que “todos los políticos son iguales” o que “son todos unos vividores”. Esas frases son las que escucho a diario en los bares, en el supermercado o en la calle.

No es de extrañar que haya gente, mucha gente, que piense así, habida cuenta de que nuestra cultura democrática se limita a los últimos 32 años de vida, demasiado poco tiempo como para compararnos con otros estados. En este período, los diferentes gobiernos no han procurado una adecuada educación democrática en las aulas con asignaturas concretas desde la infancia que hiceran comprender al alumnado qué cosa son las instituciones democráticas o para qué sirven. Eso sólo lo ha hecho el actual gobierno y con medio país en contra, porque antes se dejaron escapar años cruciales en los que habría que haber luchado contra los 40 años anteriores de fascismo, dictadura y nacionalcatolicismo.

Sin embargo, los que más han contribuido y contribuyen al deterioro de la democracia son aquellos que se aprovechan de su estatus de servidor público para sacar provecho económico de las arcas públicas. Y de éstos los hay en todos los cestos, más en unos que en otros; es cierto. No obstante, es en la derecha donde están los menos convencidos de la cosa pública, aunque también aquellos 40 años dispersaron en partidos de izquierda a gente sin ideas, a los que bien podemos ver en uno que en otro lado (chaqueteros, para decirlo más claro).

Pero si sólo fueran las ideas las traicionadas, si sólo fuera la mediocridad nuestra lacra… Lo peor que nos acontece es tener a representantes públicos que se toman al pie de la letra eso de “a dios lo que es de dios y al César lo que es del César”. Es, por ello, que no dudan en pecar, según los preceptos de su religión correspondiente, para actuar en lo terrenal de manera diferente a lo que le marcan sus obispos. Por ejemplo, poniéndose sueldos desorbitados y contratando a diestro y siniestro a sus colegas, amigotes o familiares.

El problema no es la democracia; en la dictadura estas mamarrachadas eran el pan de cada día. Nuestra democracia es heredera de esa vil dictadura que favoreció el caciquismo provinciano y que todavía heredamos en nuestras formas y fondos. No hay ahora más especulación urbanística que entonces: en todo caso, es todo un continuum. La democracia ha hecho transparente ciertas realidades, y la nuestra ahora lo es. Franco era un cabrón y España estaba llena de cabroncetes. Herederos tiene muchos.

Los escándalos municipales son una vergüenza. Habría que desterrar a los malos políticos de la política, pero sin una ciudadanía con una buena formación política, difícilmente puede exigirse otra realidad.

Estamos en plena crisis económica. El ciudadano onubense no sólo se pregunta por qué Pedro Rodríguez, el fotógrafo de mi comunión, cobra más que un presidente de Gobierno. Hay más dudas: ¿por qué tantos tenientes de alcalde y asesores? ¿Por qué tanto negocio con la cosa pública, a qué tanta privatización? Y también, ¿por qué tanta cobardía al no dar la cara para explicar por qué la ciudad sólo funciona con Protejas y Planes E y se va al carajo con quien parece que gestiona un quiosco de palomitas? Es la Pepecracia: ni con el pueblo ni para el pueblo. Ahora entiendo el cambio de siglas, de AP a PP: antipopular.

____________________

Último párrafo versión Elplural.com:

Estamos en plena crisis económica. El ciudadano no sólo se pregunta por qué hay quien cobra más que un presidente de Gobierno. Hay más dudas: ¿por qué tantos tenientes de alcalde y asesores? ¿Por qué tanto negocio con la cosa pública, a qué tanta privatización? Y también, ¿por qué tanta cobardía al no dar la cara para explicar por qué una ciudad sólo funciona con Protejas y Planes E y se va al carajo con quien parece que gestiona un quiosco de palomitas? Es la Pepecracia: ni con el pueblo ni para el pueblo. Ahora entiendo el cambio de siglas, de AP a PP: antipopular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s