Político-culinarios

Artículo de opinión publicado en ODIEL Información de Huelva el domingo 10 de enero de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Es injusto acusar a una administración local, como el Ayuntamiento de Huelva, de gastar dinero en comilonas y lo que no es comida. La política municipal, las grandes decisiones requieren de estos ambientes culinarios, con jamón y gambas, para dar alegría a las difíciles decisiones sobre los transcendentes asuntos que a todos los ciudadanos de la capital nos concierne. Nadie debería ser juzgado públicamente por un par de tapitas entre estos servidores públicos municipales, de un PP que no se despeina, por mucho que tales entretenimientos gastronómicos asciendan a 1.200 euros. ¡Cómo si tuvieran que ser platos combinados, incluso en una disco: papas con lomo al ritmo del DJ!

Cómo acusar, pues, a un equipo de Gobierno de actuar incorrectamente, cuando la ciudad no sufre problemas estructurales, ni en lo relativo a las infraestructuras ni a la integración social. Comprendería que se criticara a la Alcaldía onubense, de donde ha salido tal dinero, aprobado en el último Pleno municipal, tal y como ha informado este periódico, si se debiese cantidad alguna a empresas y colectivos sociales. ¡Qué maldad, pues, señalar a Pedro Rodríguez de realizar tal vileza! De ser así, como recogen esos documentos objetivos (pero impíos), se pondría una vez más en entredicho la actuación como gestor público de quien fuera el fotógrafo de mi comunión (¡oh, qué maravillosa es la infancia!).

Es, por ello, que para evitar estas incomodidades, que sólo benefician a esos que, sin escrúpulos, intentan que todo se ponga de relieve, que las cosas sean públicas (¡qué insensatez!), se elimine ese angustioso paso de tener que aprobar cuenta alguna en Pleno municipal. ¿De qué sirve que la Oposición se entere de las cosas, cuando con su atrevida e inconsciente manera de proceder, con una deslealtad total, luego critican las honradas labores de gobierno, que requiere de estómagos saciados? Nadie puede ocuparse de asuntos trascendentes sin tener la barriga llena, ¡por Dios!

Y, yendo más allá, ocupándonos de lo verdaderamente importante, analizando no lo que hace el equipo de Gobierno del alcalde Pedro Rodríguez, sino a qué se dedica el Grupo Municipal Socialista, ¿qué es eso de exigir constantemente explicaciones al alcalde y sus tenientes de alcalde, y concejales varios, sobre esos nueve millones que recogía el Presupuesto municipal del Ejercicio 2009? Esa inversión directa requiere de planteamientos (no se puede hacer todo a la ligera) y, por ello, Elena Tobar y sus adláteres debería tener más prudencia y sensatez política: ¿a quién se le puede ocurrir que nueve millones de euros aprobados en Pleno se puedan ejecutar y no medie comilona, como llaman esos de las crueles hordas izquierdosas a las reuniones político–culinarias?

Es, por ello, que el PP debería exigir la dimisión de esos crueles socialistas que nunca están conformes con la labor de un gobierno local que precisa de ámbitos, más allá de los despachos, para elaborar el Presupuesto del ejercicio en curso. ¡Ay, pero qué parciales!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s