Mercadotecnia cateta

Artículo de opinión publicado en ODIEL Información de Huelva el domingo 24 de enero de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

La Jornada de Puertas Abiertas del Nuevo Mercado del Carmen me ha hecho pensar en la palabra mercadotecnia, tan denostada y acorralada por el anglosajón marketing. Los gustos actuales se dejan seducir por etiquetas lingüísticas como parking o ticket y dejan de lado palabras tan españolas como rábano o pimiento. Éstas, como mercadotecnia, no tienen tanto glamour y, para el refinado, pudieran rozar lo cateto.

Tan cateto como realizar unas jornadas de puertas abiertas para que los onubenses más curiosos (y algún que otro aburrido) se complazcan en visitar un edificio que lleva hecho tres años y cerrado a cal y canto.

Porque lo cateto no es ser de pueblo. El palurdo del siglo XXI viste traje de chaqueta y se pone corbatas y no escribe con boli Bic. Utiliza estilográficas para rubricar convenios de los 20 duros para hacerse fotos. ¡Olé, ahí está el tío!

El cateto sabe que el marketing, es decir, la mercadotecnia, mueve más montañas que la fe. Y aunque un mercado, como el del Carmen, espere su verdadera inauguración, el cateto sabe que anunciar repetidamente a lo largo de los años la apertura de sus puertas y utilizar las fechas simbólicas de la ciudad (Cinta, San Sebastián, Colombinas, etcétera) es directamente proporcional a que algunos titulares no hablen de retrasos, fianzas sin devolver por parte de la constructora por el incumplimiento de plazos o la catetada de abrir un edificio, cerrado durante tres años, para que sea visitado.

Los matices son importantes. Y el cateto lo sabe. Porque no es lo mismo que ‘el mercado abra’ a que ‘el mercado abra tres horas y luego cierre sine die’. La mercadotecnia tiene esas cosas. Como hablar de las obras (del PlanE), pero obviar el detallito de que son realizadas con dinero de ese Fondo Estatal de Inversión Local y hechas porque ese fondo se ha creado. De no haberse puesto en marcha, en Huelva, por ejemplo, ¿cuántas obras hubieran modificado la realidad urbanística de la capital? Y eso que el Ayuntamiento dejó a muchos barrios, precisamente los más necesitados, fuera de esta macroinversión. Ni da de comer (¿dónde están los nueve millones de inversión directa recogidos en los Presupuestos Municipales de 2009?) ni deja comer de la mano de otros. Quizá se recurra luego a la mercadotecnia. Tienen un año y cuatro meses.

Ésta es una ciudad donde el Ayuntamiento con su dejadez con respecto al Presupuesto Municipal de 2010, aún por presentar y aprobar, pone de manifiesto que tal documento es un papel mojado, a la luz de lo que se ha presupuestado y luego ejecutado en ejercicios anteriores. Más validez tendría, al menos, como papel de fumar. Para los porritos de los muchachitos víctimas de la mercadotecnia.

Anuncios

One thought on “Mercadotecnia cateta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s