El Conquero, sin plan ni cuidado

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el sábado 13 de febrero de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Las laderas delConquero son un rico y hermoso paraje natural enmedio de la ciudad que carece de planeamiento alguno para su protección y puesta en valor. Por contra, su realidad: sus pocos caminos hormigonados están rotos, no tienen iluminación y en las laderas se acumula la basura.

Los cabezos son una de las señas de identidades físicas de la ciudad, una Huelva que está rodeada por marismas que tienen varias figuras de protección y en cuyo interior alberga diversos cabezos, algunos de los cuales no han logrado a lo largo del tiempo soportar la presión urbanística.

Sin embargo, en la ciudad, el Conquero, que se extiende a lo largo de más de dos kilómetros de longitud desde La Merced hasta La Orden, sí sobrevive y lo hace sólo por sí mismo. Y ello a pesar de que durante las primeras décadas del siglo XX en esta zona natural de la ciudad se ubicasen diversas viviendas conocidas con el nombre de Chorrito Alto y Bajo. 

ACCESOS. El Conquero separa parte de la ciudad en dos. Desde Las Colonias, Los Dolores y la barriada del Carmen se divisa el gran cabezo, que hace de frontera natural dejando sólo dos accesos para los vehículos. Uno a través de La Merced, por la conocida popularmente como Cuesta del Carnicero y, otro, a través de la Cuesta de la Cinta.

Esto provoca una cierta incomunicación que bien podría ser suplida con pasos peatonales, tal y como reclaman las asociaciones vecinales. A pie, por tanto, las cosas no sonmenos difíciles. Sin embargo, en el Conquero existen tres pasos que conectan la calle Pérez Galdós (en Las Colonias) y la avenida de la Raza (en El Carmen) con la avenida Manuel Siurot, que transcurre a lo largo de todo el Conquero por la parte alta del cabezo, una vía en la que se ubican, pocas viviendas (sólo hay una barriada de 42 viviendas, llamada ParqueMoret), pero numerosas dotaciones, como la Ciudad Deportiva, dos institutos de Secundaria (Pintor Pedro Gómez y Alto Conquero), una residencia de estudiantes (San Pablo), el Obispado o el Parque Moret.

Muchos habitantes de la parte baja de la ciudad utilizan estos caminos existentes sobre el cabezo desde antes de la llegada al poder municipal del alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez (PP), y que en la actualidad se encuentran en un estado de abandono, poniendo en peligro la seguridad de los viandantes, además de que tal dejadez supone dar la espalda a una realidad onubense que podría ser explotada de manera turística.

El primer paso (desde el Centro) es el que se encuentra al final de la calle Pérez Galdós, detrás de la Plaza de Toros. Es un camino hormigonado con una gran inclinación y sin barandillas. El lateral de tal camino que se encuentra en el lado opuesto de la ladera tiene una caída considerable, por lo que la falta de tal barandilla “es un peligro”, expresa Francisca, una de las usuarias de este paso, que esta vecina de Las Colonias utiliza “a diario” para ir desde este barrio hasta las Adoratrices,  donde está su trabajo.

De no utilizar este camino, tendría que ir hasta LaMerced y desde allí subir la cuesta que la llevaría al antiguo Cabezo de La Joya hasta llegar a su destino.

El siguiente paso se encuentra accediendo desde la avenida Cristóbal Colón, a través de la calle Badajoz (a la altura de los conocidos como pisos de la Fábrica de Harina). Este es el que se encuentra en peor estado. En el mismo el camino está roto y desquebrajado en gran parte de su recorrido, una cuesta llena de piedras y socavones, sin barandillas, y junto a un monte con valor natural en plena ciudad que está repleto de basura.

Un joven, de nombre Ángel, que estudia en el IES Pintor Pedro Gómez, indica que el camino que coge a diario para ir de su casa, en Las Colonias, a su centro de estudios (y viceversa), está “reventado” y en un estado “lamentable”. En este sentido, Ángel opina que “en una ciudad no es normal que esto esté así” y pide que “instalen barandillas o algo más considerable”.

Otro usuario del camino, de nombre Jesús, solicita también “más cuidado” y que el Conquero “esté mejor”.

Y es que en la zona subiendo desde Las Colonias, en dirección a la parte de la avenida Manuel Siurot donde se encuentra en el citado instituto de Secundaria se pueden observar grandes socavones y desniveles que van a dar a un arroyo que se encuentra en una zanja en el cabezo que tiene una profundidad de más de tres metros. Y sin barandillas.

En el citado camino también hay dos postes de luz con tres focos que carecen de bombillas. Se trata de focos y postes de madera, similares a los que se utilizan en el Recinto Colombino. Más arriba, antes de llegar al destino final, el camino se bifurca en otros tantos, la mayoría de tierra y con socavones que rompen su definición. Junto al camino, e incluso sobre él, es fácil ver escombros, restos de muros derruidos y que el Ayuntamiento ni recogió ni limpió.

Y la limpieza no es mucho mejor. Todo lo contrario, pues en pleno Conquero hay un vertedero improvisado, donde no sólo se acumulan grandes cantidades de basura orgánica, sino también gran cantidad de restos de electrodomésticos, como viejos televisores tirados en un cabezo que agoniza con tanto abandono.

Y para rizar el rizo, el chabolismo también hace acto de presencia. En el Conquero se puede ver fácilmente alguna que otra chabola o tiendas de campañas, donde viven personas. Y adonde a simple vista no no llega el ojo, esta escena de la miseria también se repite. Entre la arboleda del cabezo, al final de la calle Menéndez Pelayo se oculta un asentamiento de personas sin techo que duermen a la intemperie u ocultas entre las ramas de tales árboles.

La nota bonita, por contra, la ponen los animales (mulos y caballos) y la variada flora, que maravillarían a los turistas.

Los Dolores pide senderos “seminaturales”. Desde la Asociación de Vecinos de Los Dolores se pide la puesta en marcha de “un ambicioso proyecto que cambiaría la imagen de esta parte de la ciudad tan deteriorada”, indica el presidente de la asociación vecinal, Francisco Quirós, quien ha trasladado formalmente tal petición, solicitando que lamisma fuera atendida en el contexto del nuevo PlanE.

Los vecinos solicitan “el peinado de los cabezos, paseos iluminados con senderos seminaturales, circuitos de deportes” para la práctica de “footing y senderismo”, todo ello “adornado con miradores

ajardinados”. Según indica Quirós, “la ciudad sufre una separación entre la parte alta de avenida Manuel Siurot y todo el Distrito III, debido a la barrera natural que suponen los cabezos del Conquero”, por lo que “seríamuy beneficioso para este distrito y, en especial, para la barriada de Las Colonias, la Plaza de Los Dolores y barriada del Carmen incluir estos cabezos dentro de la ciudad y así dejar la barrera natural que nos separa”, explica el presidente vecinal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s