Ocaso en el agua

Artículo de opinión publicado en ODIEL Información de Huelva el domingo 14 de marzo de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

El ocaso del PP de Huelva en esta ciudad carece de la dignidad política y humana del que, agotado y vencido, asume que su ciclo ha llegado a su fin.

Nunca se ha visto tan claro en unos gobernantes políticos tal evidencia. El equipo de Gobierno del alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez (PP), acabará sus días pasando a la historia como el grupo de políticos de la demagogia, el manoseo de los símbolos culturales de un pueblo, el abandono municipal de una ciudad y, lo que no se podrá arreglar tan fácilmente, la privatización de empresas públicas como Aguas de Huelva (para parchear los agujeros económicos que Pedro Rodríguez y los suyos han creado) y la dilapidación de las arcas públicas.

Así como no es justo que la crisis financiera internacional la estemos pagando la clase trabajadora, tampoco es justo que los ciudadanos de la capital onubense tengamos que asumir el gravísimo error al que el PP nos aboca poniendo la mitad de Aguas de Huelva en manos privadas, con el correspondiente incremento que ello supondrá en nuestra factura.

No es justo porque ellos, estos concejales que se lo llevan calentito cada mes, con sueldos que no están justificados, ni por el trabajo que desempeñan tales ediles ni por las dimensiones poblaciones de la ciudad, se irán a su casa algún día, con grandes ahorros (dados sus altos sueldos), y nos dejarán al resto, a los mileuristas, a los endeudados, a los ciudadanos de a pie, con el agua al cuello; y no sólo en lo que concierne a la factura del agua.

El gran absentismo electoral de esta ciudad ha condenado a la misma a estar estancada en el modo de gobernar de la derecha, cuyos dirigentes, tocando el corazón de la gente de un modo repugnante (movidos por la sed de poder), se presentan como superhéroes en lo económico, superhéroes en lo social, superhéroes en lo educativo, etcétera. Y sus promesas acaban traduciéndose en crisis económica (porque no vale que España vaya bien apoyada sólo en el ladrillo), con más exclusión social (ahí tienen como ejemplo varias barriadas onubenses) o con menos cultura y más fracaso escolar.

¿Qué pasará en esta ciudad cuando ya no estén estos conservadores imponiendo su política, mandando a callar a la Oposición, como vemos que hace Pedro Rodríguez con José María Benabat (PSOE), del modo más vergonzoso, como si este último fuera un chiquillo de colegio y aquél un maestro de los de antes? A Pedro Rodríguez, a Francisco Moro y a Felipe Arias, por no nombrar a Adame y a otros, les falta altura política, pero de la política democrática, que es la complicada, en la que hay que demostrar lo capaz que es cada cual en el arte de la gestión pública y del consenso. Lo fácil es hacerlo al estilo compadre, porque quiero pensar que es eso lo que le ocurre a esta derecha y no que su modo de hacer política sea heredero de aquellos fascistas que hicieron y deshicieron durante 40 años a golpe de mando y de sangre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s