Ni agua para hoy

Artículo de opinión publicado en ODIEL Información de Huelva el domingo 4 de abril de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Pan para hoy y hambre para mañana. Si la situación de deuda municipal ha sido agravada por el PP a lo largo de los 15 años de gestión del alcalde Pedro Rodríguez y su equipo de Gobierno y ésta ha sido un fracaso, ¿cómo pensar que tras las operaciones ‘parche’ de semiprivatización de empresas públicas se solucionarán los problemas creados por los conservadores?

Desde el Ayuntamiento se nos dice a los ciudadanos que la venta de la mitad de Aguas de Huelva podrá saldar ciertas deudas del Consistorio, y no todas, ya que el dinero que se recaude de la venta será una mínima parte. Sin embargo, se vende (en doble sentido) una moto sin variador y sin escape como si de una CBR se tratara, con una operación que beneficiará a una empresa privada y nada más. Porque el objetivo de toda empresa privada es el beneficio y nadie será tan tonto de pensar que la beneficiaria actuará solidariamente al estilo de una ONG.

Cuando el Ayuntamiento agote, y lo hará de un tirón, el dinero recibido por la citada operación, ¿qué pasará con la deuda municipal y con lo que se debe a proveedores y otros colectivos? Los problemas persistirán y no sólo para éstos, ya que el resto de ciudadanos estaremos supeditados a la voluntad de una empresa privada, como sucede en otras localidades, donde se acumulan los recibos o no se acometen las obras de infraestructuras correspondientes, con vertidos de aguas fecales directamente al mar, como en Mazagón, algo sobre lo que supongo que acabará actuando la Justicia.

Es la diferencia de ser gobernados por unos y por otros. Porque la derecha tiene estas cosas. Y, aunque el sentir ciudadano general se empeñe en afirmar que todos los políticos son iguales, eso no se lo cree ni un guardia. El partido conservador tienen tal afán privatizador que no sólo se hacen las cosas sin sentido alguno del valor de lo público, sino que el estilo compadre y el designar a dedo se convierten en un modo de gobernar que abochorna (menos al autor de los hechos) y que dice mucho del quehacer político de tales actores.

Cuando no haya nada rentable que vender y estos que se suben los sueldos de manera excesiva se vayan a su casa, aquí seguiremos el resto de ciudadanos, sufriendo las consecuencias de quien pensó más en la gomina de su pelo o en la marca de sus trajes que en las verdaderas necesidades de los que habitamos, hacemos, nacimos y vivimos en esta capital de provincia.

Casos como el de Moguer deberían alertar a todos los ciudadanos onubenses, porque el colega de partido de Pedro Rodríguez ha hecho y deshecho a su antojo con los trabajadores de Giahsa, la empresa de agua pública que durante años ostentó tal gestión, dejando con el culo al aire a padres de familias y todo para cumplir el gran objetivo de los ayuntamientos del Partido Popular, privatizar a diestro y siniestro, con tal de que el PSOE vea recortado el poder que mancomunidades como MAS otorgan a los representantes que municipalmente han sido elegidos.

Un partidismo, el del PP, que se disfraza de onubensismo, lepismo, moguereñismo o, simplemente, capitalismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s