Inmigración lepera

Artículo de opinión publicado en ODIEL Información de Huelva el domingo 11 de abril de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias / Foto: Fermín Cabanillas

La situación en la que viven los inmigrantes de Lepe que sufrieron el incendio en un edificio abandonado, que se encuentra junto a la carretera nacional en dirección a Ayamonte, es indignante y debe avergonzarnos a todos, especialmente a los que se empeñan en decir que este primer mundo en el que vivimos es un Paraíso. Y no dudo que lo sea, con respecto a la situación en la que se encuentran otros países.

Todas las administraciones han de ponerse manos a la obra para que estas personas dejen de vivir como si fueran perros abandonados. Porque es precisamente la situación en la que están, sin posibilidad de retorno, sin posibilidad de futuro, sin posibilidad de presente. La subsistencia a la que se ven abocados les lleva a convertirse en mendigos silenciosos, que no parecen importar a nadie.

No obstante, igual de vergonzosa es la utilización política del asunto. El alcalde de Lepe, Manuel Andrés González, y presidente del PP en la provincia de Huelva, ha culpado al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de lo que ocurre en su localidad, una utilización política que González no haría de ser Aznar o Rajoy presidentes del Gobierno español.

Conocido es que para el PP la política de inmigración desarrollada por el PSOE no es del agrado de esa derecha, que sistemáticamente se opone a todo lo bueno y lo malo que los socialistas y otros grupos de izquierda propongan o desarrollen. Habría que advertir en este punto que la política del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha frenado las oleadas de pateras y cayucos surcando el Estrecho hacia Andalucía o el Atlántico hasta las Canarias, aguas en las que han perdido la vida un número incalculable de personas.

Achacar a Zapatero la situación en la que un gran grupo de subsaharianos vivía en el citado edificio, así como la de otros tantos que a pie de carretera y en el campo viven en chabolas, es indigno en un dirigente político, ya que esta utilización de un drama social para intereses partidistas hace que la pelota que se quiere estampar sobre la pared ajena le rebote a Manuel Andrés González en la cara. Y es que el Ayuntamiento de Lepe sabía perfectamente en qué situación se encontraban y están estas personas y que en tantas ocasiones he visto desde la ‘camioneta’ de Damas camino de Isla y que nuestro compañero corresponsal en Lepe Fermín Cabanillas nos ha mostrado a través de varios reportajes.

¿Qué herramientas ha desarrollado el Ayuntamiento de Lepe para paliar tal situación? Porque esta administración local no ha desarrollado las pertinentes políticas sociales para frenar este drama. Pero en Lepe, al tiempo que vemos aumentar los ‘campamentos de la vergüenza’, lo que observamos en el quehacer político del PP lepero es la absurda nieve artificial o la privatización del agua, estrategia global de los conservadores en la provincia.

Habilitar un pabellón deportivo durante cuatro días y desentenderse posteriormente de estas personas es una actuación política censurable y el responsable de ésta tiene dos nombres: Manuel Andrés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s