Los hoteles de Punta e Isla esperan una ocupación del 100% en verano

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el jueves 20 de mayo de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias
Las reservas en Matalascañas y la zona de la Sierra son las que tienen peores perspectivas

El calor ya empieza a apretar y los hoteles empiezan a mirar las reservas con lupa, esperando que las ofertas de última hora logren atrapar a los clientes que esperan a última hora para reservar. Las estimaciones varían en función de la marca y magnitud del hotel, pero algunos de estos establecimientos auguran un 100% de ocupación de cara al periodo estival.

Como dice el dicho, hasta el 40 de mayo no hay que quitarse el sayo. Con respecto a las estimaciones de cara a los meses de junio, julio y agosto pasa algo parecido. Los hoteles juegan por el momento con unas cifras que, hasta ahora, no pueden ser tenidas como “reales”, según señala el secretario de la Asociación Provincial de Hoteles, Rafael Barba.

Sin embargo, los datos cerrados hasta la fecha no dejan lugar a dudas de quiénes son las cadenas hoteleras que han logrado consolidar su producto y aquellos a los que la crisis les está pasando factura.

En el caso de los primeros, la cadena Barceló, con sus cuatro hoteles en la provincia, no se despeina al mirar a un verano que, desde el Departamento Comercial de la marca, prevén “similar” al del verano de 2009. En el pasado periodo estival, Barceló consiguió una ocupación del 100% en sus dos hoteles de Punta Umbría y de “más de un 90%” en los dos establecimientos que tiene la cadena en Isla Cristina y en Isla Canela, según la fuente consultada.

Los dos hoteles de esta marca en Punta Umbría gozan de una solidez que guarda relación no sólo con la gestión y la oferta del local sino con el posicionamiento y el alza de Punta Umbría como destino turístico de primer orden en la provincia de Huelva. Su cercanía a la capital, las infraestructuras (el municipio está conectado con Huelva a través de una autovía, que a su vez enlaza con la autopista de Sevilla y Portugal), la oferta de ocio de la localidad y otros factores contribuyen a este éxito.

No obstante, desde la empresa se admite que a los establecimientos de Isla Cristina e Isla Canela “les cuenta un poco más que a los de Punta” adquirir esta forteleza prácticamente envidiable para otros establecimientos.

En Matalascañas, desde la recepción del Summa Cortijo Golf se indica que las previsiones son “malas”. Este hotel de cuatro estrellas cuenta a fecha de ayer miércoles, 19 de mayo de 2010, de un índice de reserva del 24%. Por el momento, de cara al mes de julio, “hay sin ocupar 110 de 126 habitaciones” con las que cuenta el hotel.

Pero peor situación presenta el antiguo Matalascañas Golf (ahora, Posada El Pinar), de tres estrellas: “Dentro de 10 días cerramos”. Así lo indicó ayer el director de este hotel, Valentín Carvajal, que ha visto cómo la crisis se ha llevado por delante a todos los trabajadores del establecimiento, ampliando las atribuciones laborales de este hombre que, según su testimonio, hace las veces de “recepcionista, mantenimiento e incluso de labores de limpieza”.

Carvajal achaca esta situación límite al cambio de manos de compañía, ya que, según indica, hace un año “Hoteles Guadalete adquirió este producto” y, según su valoración, “la mala gestión ha terminado por optar por el cierre”, un paso “equivocado” por parte de la empresa para el director del hotel, ya que “hemos estado abierto durante todo el invierno y ahora que viene el verano y es temporada alta, se echa el cerrojo y yo me voy al paro”. Valentín Carvajal iniciará acciones legales contra la cadena hotelera.

Esta situación es extrema, pero es descriptiva sobre las dificultades que encuentra este sector que se ha encontrado de frente no sólo la crisis económica, sino “la política de precios disparatados de otros destinos, que nos lleva a bajar mucho los precios”. La premisa de calidad, por contra, acompaña a los establecimientos de primer orden de la provincia de Huelva, según la asociación que engloba al gremio. “La bajada de precios nos obliga a hacer esfuerzos importantes para mantener nuestra calidad y cuando no es posible soportar la situación económicamente se produce un coste laboral inevitable”, lamenta Rafael Barba.

Los hoteles son una fuente de creación de empleo, pero la estacionalidad es uno de los elementos que acompañan al sector. “Hemos observado que se ha producido desde el año pasado un retraso en la incorporación de los fijos discontinuos de dos a tres meses, ya que lo normal era en marzo o abril y ahora se retrasa hasta junio”, añade Barba.

Desde la Sierra, el director del Hotel Galaroza Sierra, Juan González, indica que “en la Sierra, con 1.000 plazas hoteleras entre todos los establecimientos, no cerramos en todo el año y mantenemos un empleo de calidad”. Sin embargo, “nos encontramos con que cada año decrece la ocupación, las previsiones no son buenas y la bajada de precios en otras zonas, como la Costa, está haciendo daño”, según González.

Las reservas, a día de ayer, de cara al verano, estaban en este hotel serrano en torno a 4%. No obstante, tal y como señala Rafael Barba, el representante de los hoteleros, el verano es temporada baja en la Sierra y en 2009 el sector de la zona cerró con una ocupación por encima del 60%, algo que “no está nada mal”, según Barba.

La mayor parte de hoteles de cuatro estrellas tienen unas estimaciones de entre el 32 y el 45% para los meses estivales. En general, Barba cifra la ocupación prevista en un 15%.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s