El ‘reino’ del abandono

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el domingo 23 de mayo de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias
La barriada Juan Carlos I presenta un estado total de dejadez municipal

 

La barriada Juan Carlos I, en la zona alta de LaOrden, es el reino del abandono. El conjunto de edificios que lleva por nombre el del Rey (aunque cuando se inauguró entonces era príncipe) presenta en la actualidad el peor estado de dejadez de toda su historia.

Entre las plazas del Andévalo, Blas de Lezo, Jorge Juan, Roger de Lauria e Ignacio María de Álava se encuentra la zonamás peatonal del barrio. La barriada se erige en este punto como una isla, a la que rodean las calles por las que circulan los coches Santa Marta, Bayona de Galicia, Diego Morón y Ronda Norte.

El resto, lo que queda en medio, es un conjunto de calles peatonales que se adelantaron a los tiempos en los que la peatonalidad era cosa extraña. Sin embargo, las barreras arquitectónicas fueron el nexo de unión entre todas y cada una de las calles, con desniveles que no respetaron la movilidad de discapacitados, algo que durante la década de 1970, cuando se construyó el barrio, no era un factor a tener en cuenta en ningún ámbito de la sociedad.

Transcurridos cerca de 40 años desde entonces, el barrio ha sido “abandonado”, “dejado de la mano de Dios”. Así lo ven sus vecinos, que han visto cómo en los últimos 15 años esta zona de la ciudad ha sufrido un deterioro que ha crecido a pasos agigantados. Algunos de los consultados por esta redacción hablan directamente de “discriminación” voluntaria e intencionada del alcalde y su equipo de Gobierno con los vecinos de este barrio de la capital onubense. “Como aquí no viven los que les votan no nos echa cuenta”, dice Antonio, un vecino. Otro añade: “Eramás necesario arreglar esto con el dinero del PlanE que hacer nueva la Gran Vía, pero como aquello se ve por todo el mundo y esto sólo nosotros, por eso no han destinado ni un euro para dar dignidad a esto”, expresa José.

Los vecinos hablan y la realidad no deja lugar a dudas. Las palabras se quedan cortas a la hora de describir el estado de la zona. Se trata de las inmediaciones del IES La Ría. El instituto de Educación Secundaria, ya de por sí abandonado y sobre el que se cierne el cierre inmediato, según las pretensiones de la Consejería de Educación, al carecer de demandantes, se encuentra en una zona repleta de barreras arquitectónicas, hierbajos que superan a una persona de 180 centímetros de altura, tal y como ha comprobado ‘in situ’ esta redacción. Asimismo, esta maleza impide el paso en algunas zonas.

La suciedad se acumula igualmente en todas estas calles, donde hay “insectos de todo tipo”, según los vecinos, “bichos”, incluidas “garrapatas” que “se meten en las casas”, especialmente de aquellas que se encuentran en los bajos de los edificios de las plazoletas que se disponen a lo largo de toda esta zona.

Un plan de reforma del barrio dejó a un lado esta parte donde además se pueden ver desperdicios de todo tipo (envases, papeles, muebles…) y las infraestructuras urbanas totalmente destrozadas, con muros caídos por todo el suelo. Los cristales se esparcen por el suelo, algo que pone demanifiesto la poca voluntad de limpieza de quien abandona litronas en plena calle en lugar de en un contenedor de vidrio y de quien no limpia la zona (el Ayuntamiento). El recorte en los servicios de limpieza y jardineria, con la merma laboral y de servicio ciudadano que ello supone, están detrás de esta dejadez municipal a la hora de limpiar y cuidar este y otros barrios, algo que apuntan fuentes del sindicato UGT consultadas por este periódico.

Los problemas de insalubridad también están provocados por las heces fecales que se disponen a lo largo de este recorrido de la decadencia y el abandono. Francisco, un vecino, se queja de que “los dueños de los perros no recogen las cacas de losmismos, pero tampoco se ve nadie que limpie del Ayuntamiento”.

El problema de los cristales no es baladí. Las historias de menores de edad que han sufrido caídas y que ha tenido que ser intervenidos con puntos son múltiples. En este sentido, Anabel, una mujer embarazada que desea que “arreglen esto para cuando nazca mi hijo”, habla de un niño de cuatro años que sufrió “un corte en lamano”. Encarnación, otra vecina, indica que a su hijo “le tuvieron que coger 14 puntos en la rodilla”. Y Francisco, otro vecino, añade que “un crío se cayó el otro día y la madre lo llevó a Urgencias, donde le cogieron puntos”.

Entre estas calles, se encuentra un polideportivo municipal. Se trata de un pequeño espacio, compuesto por una pista de fútbol sala con dos canchas de baloncesto perpendiculares dibujadas sobre la citada pista. Junto a ella se dispone un pequeño edificio de vestuarios. Todo está tan abandonado, que el lugar parece un sitio del tercer mundo. Ahora las canastas rotas, la pista destrozada, las rejas arrancadas, los vestuarios destrozados… están siendo sometidos a una reforma con cargo al nuevo PlanE, el Plan español para el estímulo de la economía y el empleo.

Cerca, un área infantil de juego, se encuentra con los columpios nuevos, pero el arenal, a pesar de haber sido renovado, según el padre de una niña que suele jugar en la zona, está durante la elaboración de este reportaje repleta de heces fecales de perros y de otras suciedades. Este padre achaca todo a un problema social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s