Más de 3.500 chinos, en Huelva

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el domingo 30 de mayo de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Los chinos asentados en la provincia de Huelva ascienden a 3.500 ciudadanos, una población que va en aumento y que ha logrado crear toda una red de negocios, que en 2010 ha aumentado su volumen en un 40% con respecto al año anterior, un éxito en plena crisis económica, según datos de un estudio elaborado por la Universidad de Huelva y financiado por la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía.

Los chinos no parecen despeinarse con la que está cayendo para la mayor parte de los comerciantes. La dedicación de estos ciudadanos al sector servicios, concretamente a las tiendas de ropa, bazares y restaurantes y sus bajos precios han hecho que estos comerciantes hayan ganado terreno en un mercado libre en el que los ciudadanos del país comunistas saben moverse como peces en el agua.

A principios de año, en Huelva existían 89 negocios chinos y en el último trimestre éstos han aumento en ocho en la capital onubense, un crecimiento por encima de la media de comercios en general (chinos y españoles incluidos).

Son datos del Centro Hispano– Asiático de Cultura de la Universidad de Huelva aportados a CNH Canal Huelva y ODIEL Información, desde donde su coordinador, David Vázquez, ha explicado que parte del éxito está íntimamente relacionado con el modo de inmigrar de estos ciudadanos, que a diferencia de otras nacionalidades “no lo hacen en solitario y a las buenas, sino en forma de diáspora: primero emigra un pequeño grupo que monta un par de negocios y cuando éstos florecen y prosperan, viajan el resto de la familia y abren más negocios”, explica Vázquez.

El aspecto familiar es clave en este tipo de inmigración que tampoco tiene a sus espaldas razones económicas, es decir, vinculadas con una situación de pobreza, ya que el fenómeno que se da en el caso de este tipo de inmigración tiene más que ver con un modo de vivir.

El coordinador del Centro Hispano–Asiático de Cultura de la Universidad de Huelva pone como ejemplo real un caso de inmigración: “Una familia que primero emigra a Italia y abre dos tiendas en Milán y en Florencia; posteriormente, en Barcelona y, finalmente, en la actualidad, en Huelva”.

Este hecho tiene tras de sí toda una red de venta al por mayor exclusivamente de productos chinos y para ciudadanos de China, ya que en estas redes comerciales internas el idioma utilizado para comunicarse, dentro de España, y a lo largo de todo el país, es el chino mandarín.

La capacidad de crecimiento empresarial de esta población es llamativa: “En 2009, era difícil encontrar un núcleo de población con menos de 4.000 habitantes que tuviera un negocio chino; hoy, lo difícil es no encontrarlo”, según Vázquez.

La lengua, la principal dificultad para la integración

La lengua es el principal obstáculo para la integración de los chinos asentados en la provincia de Huelva, donde se da el caso de ciudadanos que llevan 10 años en España y apenas saben hablar español.

Esta “dificultad” es puesta de manifiesto por la profesora de Lengua y Cultura China Hu Yiyun, del Centro Hispano–Asiático de Cultura de la Universidad de Huelva.

Hu Yiyun explica que, tras los estudios realizados por este organismo de la Onubense, se ha determinado que el factor tiempo es determinante para que los chinos no aprendan español. “La falta de tiempo por la dedicación que tienen al trabajo les impide que haya espacio para poder aprender la lengua española en una escuela o para relacionarse con el resto de la población”, indica esta profesora de Lengua y Cultura China.

El citado estudio desvela cómo los chinos de la provincia de Huelva “tienen interés, pero no tienen tiempo”.

Es, por ello, que este centro de la institución universitaria ha diseñado un curso adaptado a las necesidades y al modo de vivir de los trabajadores chinos en Huelva. Por el momento, son 14 los alumnos que aprenden español en las aulas de este organismo, buscando mayores posibilidades de relacionarse socialmente con el resto de la población onubense.

En este sentido, se considera la lengua como un elemento que “facilita la integración”, según expresa Hu Yiyun.

Curiosamente, los dependientes de los restaurantes y tiendas apenas manejan unas pocas palabras en español, según la profesora. Estos vocablos suelen estar relacionados con los productos, el precio de los mismos y poco más, como saludos y frases de agradecimiento, según explican tanto Yiyun como el coordinador del Centro Hispano—Asiático de Cultura de la UHU, David Vázquez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s