La casa por el tejado

Artículo de opinión publicado en ODIEL Información de Huelva el domingo 6 de junio de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Los cargos públicos deberían cobrar en función de unas tablas prestablecidas, atendiendo a criterios demográficos, y no según la voluntad del politiquillo, que con total libertad se asigna el sueldo que le parece conveniente; y, como tonto, no se lo va a equiparar al de los trabajadores. Mariano Rajoy ha pedido austeridad a las administraciones públicas, pero se lo exige al PSOE no a su propio partido, porque como en tantas otras cosas, los conservadores dictan la moral de los demás para poder ejercer la moral propia (inmoralidad) a sus anchas. ¿Qué pide Rajoy a Zapatero, o Arenas a Griñán, si tienen alcaldes, como el de Huelva, que cobran más que todos ellos? No es concebible que Pedro Rodríguez, que ‘gobierna’ (aunque su barco está a la deriva) una ciudad de 150.000 habitantes, cobre más que un presidente de Gobierno o autonómico. No es de extrañar que la gente haya dejado de creer en la política, cuando ésta es el único instrumento que la gente tiene para resolver sus problemas. Está claro que el PP es el gran beneficiario de esa falta de fe en la política. Por ello, el PSOE tiene una alta responsabilidad en este sentido. Los socialistas, cargados de buenas intenciones en muchos aspectos, fallan a veces en la aplicación, porque su determinación no es firme. Es como el que va a por todas y a la última hora se echa para atrás. La valentía, en este sentido, debería marcar el camino: el PSOE debe liderar el gran cambio que la política necesita: que los cargos públicos cobren al mismo nivel que los trabajadores. Así, sí que se ahorraría dinero público y también muchos problemas para el resto de ciudadanos. El otro día me lo dijo mi padre y suscribo su comentario: “Muchos no se meterían en política”. Los problemas de los ciudadanos se resolverían por aquellos que creen en lo que hacen. Así no habría gente, sin capacidad alguna y vividores, que se metan a políticos para enriquecerse a costa del sacrificio que se nos exige. En este caso, la casa es mejor comenzarla por el tejado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s