El Centro que no se ve

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el domingo 13 de junio de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

El entorno de la calle Diego Díaz Hierro también acusa el abandono

En el Centro de Huelva ni todo es oro ni todo reluce. El entorno de la calle Diego Díaz Hierro (detrás de la Casa Colón) acusa el abandono municipal, siendo una de las pocas partes de esta zona de la capital que no ha sido objeto de ninguna actuación en materia urbanística.

En la calle San Salvador el Ayuntamiento se está olvidando de cortar los matojos que surgen del suelo, de limpiar las aceras, de reparar aquello que está roto. Algo que contrasta con el hecho de que en esta vía, como en otras tantas, aparcar no es gratis, porque es Zona Naranja, a pesar de que el estacionamiento se lleve a cabo entre heces fecales de perros y desperdicios varios.

Accediendo por la calle San Salvador, el tercer tramo de esta vía, el más próximo a la calle Díaz Hierro, da la bienvenida al viandante con un obsoleto acerado, que además está roto en algunos tramos y donde es fácil tropezar, debido a que muchas de las losas están levantadas.

En la misma calle Diego Díaz Hierro los matojos y la suciedad, que además se acumulan en la parte superior de esta vía, en el abandonado Parque de la Esperanza, son un foco de insalubridad.

Con la llegada de las altas temperaturas, han comenzado a aparecer insectos y roedores, según denuncian los vecinos, una realidad ésta que también se da en muchas otras zonas de la capital onubense y, a pesar de que no son casos aislados, el Ayuntamiento de Huelva no lleva a cabo la desinsectación y la desratización pertinentes que ésta y otras zonas precisan.

En la esquina de Diego Díaz Hierro con Arquitecto Monís, basuras de todo tipo se acumulan. Durante la elaboración de este reportaje esta redacción ha podido comprobar cómo en esta parte se acumulan barro, envases, cartones, papeles, heces fecales y restos de muebles. Todo ello abandonado desde no se sabe cuándo, porque ni los propios vecinos recuerdan ya el tiempo que esto lleva así.

En la confluencia de las calles Arquitecto Monís con Diego Díaz Hierro se encuentra una de las escaleras que comunican esta parte de la ciudad (baja) con la zona alta, donde se encuentra el Centro de Especialidades Médicas ‘Virgen de la Cinta’. El acceso a estas escaleras es un foco de infección, donde los fuertes olores a orina obligan a contener la respiración y todo ello junto a una zona no urbanizada, repleta de hierbas y árboles que crecen de manera silvestre en la pendiente del cabezo, justo detrás del Palacio de Congresos y Exposiciones de la Casa Colón, en cuyas inmediaciones se encuentran las calles descritas en esta información.

Abajo, la escasa acera pocas veces es objeto de limpieza, a tenor de la suciedad incrustada y el testimonio de los vecinos.

En otra parte, al final de la calle San Salvador, la dejadez hace su acto de presencia, con el citado acerado roto y un solar abandonado.

No obstante, la aparición de un nuevo restaurante en la confluencia de San Salvador con Diego Díaz Hierro se ha convertido en un paraguas para la zona, porque, tal y como reflexiona una vecina de la calle, que pide anonimato, el hecho de que este establecimiento tenga un tipo de clientela que “no mea en la calle, como otros bares que hemos tenido en la zona, ha hecho mucho bien” a esta parte, que antes, según cuentan los vecinos era usada como “urinario público”, con los problemas que ello provocaba a los que en esta calle casi olvidada del Centro viven.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s