Aceras rotas: baches y ‘trampas’ para peatones

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el miércoles 16 de junio de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Los ‘baches’ de los peatones son las aceras rotas y levantadas que proliferan a lo largo de la ciudad. Desde el Centro a La Orden, de ésta a Isla Chica y de aquí al Conquero no es difícil tropezar con alguna acera en la que o faltan las losas o están destrozadas o simplemente nunca hubo acerado y el hormigón, el propio asfalto de la calle o la arena hacen las veces de acera.

Si Huelva ha cambiado en 15 años más que en 100 años debe ser por Media Markt y el puñado de negocios que se asientan en la ciudad, porque en lo concerniente a las aceras la cosa deja mucho que desear.

En esta información se muestra un mapa de algunas de las aceras que están rotas o no existen en la capital. Se trata de fotografías actuales, tomadas todas la mayoría en el mismo día, que reflejan un realidad que se viene prolongando desde hace tiempo.

Las que aquí se muestran corresponden a las avenidas, plazas y calles Muñoz de Vargas (Isla Chica), San Salvador (Centro), Menéndez Pidal (Cuesta del Carnicero), Humilladero de la Cinta (Barriada del Carmen), Nicaragua (La Orden), Aviador García Morato (La Merced), Manuel Siurot (Conquero), Rubén Darío (Tres Ventanas), Beas (Isla Chica), Valparaíso (La Orden), Cañaveral de León (Prolongación de la Avenida de Andalucía), Pescadores (Santa Marta) o José María Labrador (Parque de la Luz).

Son sólo una muestra de otras tantas: Ronda Norte (Príncipe Juan Carlos), Aragón (La Merced), Niágara (Orden Baja), Marchena Colombo (La Morana), Plaza de la Capitalidad (La Joya) o La Palmera Antigua (Guadalupe)

Se trata de aceras rotas, sobre las que los mayores relatan caídas de conocidos o tropezones propios, en los que alguno de los mismos ha acabado con el viandante en el Hospital Juan Ramón Jiménez, con el resultado de la cadera rota. Es el caso de Patrocinio Camacho, de 86 años de edad, que tropezó con una acera rota en la calle Almonaster la Real y se pasó tres meses en el citado centro hospitalario. Ahora anda con unas muletas.

Las historias de padres y madres con sillas de bebé con dificultades para circular también se repiten allá donde se pregunte.

Y, como en el caso de los mayores, los discapacitados también tienen dificultades para moverse por la ciudad. Francisco García, vecino de Isla Chica, indica que “las aceras están hechas polvos y que es muy difícil circular por ellas”. Y su esposa, que lo acompaña empujando la silla corrobora la enorme dificultad que entraña tener que moverse por la ciudad en estas condiciones, porque “el acerado no está adecuado a las necesidades de los ciudadanos”, añade Francisco.

Las causas de que las aceras estén en el estado en el que se encuentran son variadas: 1) vehículos que se montan en la acera; 2) raíces de los árboles; 3) losas antiguas; 4) “se han puesto mal”, entre otras.

Ésta última causa (4) es la que más indigna a los consultados, porque si el enfado es grande ante la falta de atención municipal, que no repara aquello que se rompe, como se comprueba con sólo caminar por la ciudad, más enorme es el enfado con las obras nuevas, ya que en todas las calles donde se han acometido obras recientemente las losas se mueven. “Están como un piano”, dice una mujer de La Orden, de nombre María Luisa Pérez, que advierte al Ayuntamiento de la capital onubense: “Los mayores nos vamos a caer cualquier día”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s