Plaza de las Monjas: ¿para quién?

Noticia publicada en ODIEL Información de Huelva el martes 29 de junio de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

No hay criterio para determinar por parte del Ayuntamiento quién usa y quién no la Plaza de las Monjas. No está regulado y todo queda en el ámbito de la opinión, las creencias y las actitudes. Esto coloca ciertas decisiones municipales en el punto de mira, como la última del Consistorio, que ha llevado a su equipo de Gobierno a negar este espacio público al colectivo gay.

Desde el Ayuntamiento de Huelva se indica que “el problema es que querían hacer un concierto”, según indicó la sexta teniente de alcalde, Carmen Sacristán (PP), el día previo al acto, llevado a cabo por la Fundación Triángulo y otros colectivos sociales e institucionales el pasado jueves en otro emplazamiento: la Plaza de la Soledad.

El motivo esgrimido por el equipo de Gobierno choca con otras concesiones de éste a colectivos de otros ámbitos distinto al sexual. Y es que la discriminación por razones de sexo, que sería claramente inconstitucional, por contradecir lo que la Constitución española dice al respecto, ha sido la principal crítica hacia el Ayuntamiento, hecha en primer lugar desde la propia Fundación Triángulo y seguida del PSOE.

La negación de la Plaza de las Monjas para la celebración de ciertos actos (información, talleres lúdicos, stand de comercio justo de Intermon Oxfam) este pasado jueves contrasta con la no oposición a la celebración de otras actuaciones en las que el uso de megafonía, los gritos o la música, así como la ocupación total o parcial de la Plaza de las Monjas, no fue impedimento alguno para prohibir que se celebraran tales actos.

Desde el Ayuntamiento se dice que los actos políticos sí están permitidos, pero no los musicales desde que este espacio fuese remodelado y reinaugurado el 24 de marzo de 2007, dos meses antes de las elecciones municipales.

Precisamente, durante la reinauguración hubo una actuación musical: la de la Banda Municipal de Música, que posteriormente ha tocado en este emplazamiento en varias ocasiones. Desde la jefatura del Gabinete de Prensa se indica que la Sinfónica onubense es la “única que puede actuar” en esta plaza.

Sin embargo, en mayo de 2007, dos meses después de la citada inauguración, se autorizaron dos conciertos. Ambos se llevaron a cabo dentro del ámbito de dos mítines políticos: el del PSOE y el del PP, donde actuaron Manguara y Albero, respectivamente.

El propio Partido Popular ha celebrado en otras ocasiones actos con megafonía (por ejemplo, el 4 de julio de 2008, con presencia de Javier Arenas) y otros partidos también han podido llevar a cabo concentraciones y lecturas de manifiestos (a través de altavoces). Es el caso del PA, el 22 de mayo de 2007 (en el contexto de las elecciones municipales de ese año), o el de Democracia Nacional, que el 25 de abril de 2009 protestó, con insultos (“mamones”) contra ODIEL. El 12 de octubre los miembros de este partido de ultraderecha repitieron, en una convocatoria a nivel nacional y el Ayuntamiento no prohibió al partido de ideología nazi el uso de equipos de sonido con música y lectura de manifiesto incluido.

A esto se añade el hecho de que en esta plaza se celebren habitualmente concentraciones y manifestaciones sociales, protestas o reivindicaciones de todo tipo: laborales, de conmemoración de fechas o culturales.

El propio alcalde de la ciudad participó el 17 de marzo de 2009 en un acto de la ONCE (exhibición de perros–guía) u otro del Otoño Cultural Iberoamericano (ballet mexicano), éste último el 2 de noviembre de 2009. Ambas actividades ocuparon toda la plaza.

La falta de una normativa municipal sobre el uso de la Plaza de las Monjas ha provocado que, ante la negativa de este espacio para que Fundación Triángulo pudiera llevar a cabo su actividad solicitada, a ciertos colectivos se les haya permitido usar la plaza y a otros no. Este segundo grupo es el que siente vulnerados sus derechos, como es el caso del colectivo gay, que habla de “discriminación, intolerancia y boicot”.

Anuncios

3 thoughts on “Plaza de las Monjas: ¿para quién?

  1. Ramón says:

    El ayuntamiento no tiene poder para prohibir a ningún partido, sea nazi o no nazi , manifestarse. En todo caso es el gobierno (PSOE) quien puede y por razones muy limitadas, a parte DN no dice nada que sea ilegal o que se pueda catalogar claramente de nazi por lo que ya está bien de cargar las tintas contra el Ayuntamiento

    1. Ígor R. Iglesias says:

      El Gobierno autoriza las manifestaciones, cierto. Pero lo que se plantea en todo este embrollo es que a DN (de ideología nazi) se le otorgara un permiso por parte del Ayuntamiento de Huelva (PP) para montar un equipo de sonido en dos concentraciones (una, el 25 de abril de 2009, para cargar con insultos contra ODIEL Información de Huelva y toda su plantilla; y otra, el 12 de octubre, para reivindicar no sé qué de una supuesta raza española superior a otras) y a Fundación Triángulo no se le otorgara tal permiso en la plaza de las Monjas. En cualquier otro sitio, menos allí. El tema es el siguiente: ¿por qué unos sí y otros no? Gracias, Ramón, por comentar en mi blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s