La ley antibotellón no se aplica en las barriadas

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el miércoles 11 de agosto de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

La Merced es la zona cero del botellón. Todas las miradas están puestas en la plaza homónima, en las colindantes calles de la movida y en sus bares. La ley antibotellón buscó regular el ocio nocturno en zonas como éstas, pero en otras partes de la ciudad, el consumo de alcohol y la concentración de personas contravienen la norma.

Los sospechosos son los primeros en ser investigados. Eso le pasa a La Merced, culpable a priori del consumo de alcohol en la calle, del ruido, de las micciones en las esquinas… Esta estampa ha estado relacionada durante mucho tiempo con este céntrico barrio onubense, donde se concentran numerosos bares de copas, que han resistido el envite del botellón y de las regulaciones de ruido.

Pero, aunque mantiene su estatus de bastión de la marcha, otras zonas con gran tradición en la concentración de personas litrona o copa en mano se han mantenido ajenas a los objetivos fotográficos de los medios de comunicación, pero no de los vecinos.

El Ayuntamiento de Huelva ha recibido recientemente quejas formales en las que se advierte de las molestias que, según la denuncia, ocasiona la concentración de personas bebiendo alcohol en la calle Roque Barcia, tanto cerca de las puertas de un conocido bar como en un muro que sirve de asiento a cientos de jóvenes desde hace dos décadas y que separa la citada vía del Barrio Obrero, donde sus vecinos también sufren las consecuencias de esta concentración.

Es precisamente este hecho el que limita y sanciona la llamada Ley Antibotellón, que formalmente se llama Ley sobre Potestades Administrativas en Materia de Determinadas Actividades de Ocio en los Espacios Abiertos de los Municipios de Andalucía, publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) en noviembre de 2006.

En la queja, a la que ha tenido acceso esta redacción, dirigida a la sexta teniente de Alcaldía de Seguridad Ciudadana, Carmen Sacristán (PP), y efectuada por un vecino que ha pedido anonimato, se denuncia que “la mayoría de los días a partir de las 22.00 horas (…) se aglutinan muchísimas personas en la tapia que se encuentra enfrente del Bar Los Cuartelillos, por lo que los botellones, la música ensordecedora de los coches, muchos de ellos en doble fila, el bullicio, el griterío y el estruendo que se genera (…) hacen que el descanso y la tranquilidad de los que allí vivimos sea una verdadera utopía”.

El vecino denunciante, que especifica que la mayor afluencia se producen los jueves y los viernes, comunica a la citada concejal que tal ruido “incumple totalmente la ordenanza municipal establecida” al respecto, así como que se producen situaciones de “inseguridad (…), imposibilitando muchas veces el paso por dicho lugar”.

El denunciante recalca que “no tenemos nada en contra del Bar de Los Cuartelillos ni contra sus clientes que se agolpan alrededor del mismo, porque la mayoría tiene un comportamiento normal, cosa que no ocurre con los que se encuentran en la citada tapia, que generalmente no consumen en dicha bar”, aclara el denunciante.

Este vecino describe una situación que vivió en primera persona con la Policía, sobre la que también efectúa la queja. “Son innumerables las llamadas que he hecho y hago al 092 y le puedo asegurar que el 90% de las veces las respuestas a mi auxilio han sido las mismas, es decir, o no se han pasado por el lugar o han ido a la una de la madrugada, cuando queda el 5% del personal que se agolpaba de 22.00 a 23.00 horas en la mencionada tapia”.

El vecino dice estar “lleno de impotencia ante situación, donde una vez más el que hace el mal sale airoso”.

En la denuncia se le pide al Ayuntamiento controles policiales en la zona y compara el lugar a las situaciones vividas en otras zonas de la capital onubense, como Pablo Rada o La Merced, donde “los botellones, la música y el griterío remitieron”.

En el escrito, el vecino habla de “la situación por la que estamos atravesando mi familia y yo, y por supuesto todos los vecinos que vivimos en la calle Roque Barcia, debido a la gran contaminación acústica e inseguridad que soportamos continuamente”.

El denunciante sentencia su queja exigiendo medidas efectivas en pos de “una salud mental más que aceptable para mi familia” y deja el asunto en manos de Carmen Sacristán: “Le ruego que nos ayude en todo lo posible para paliar esta situación”.

El tema también ha sido puesto en conocimiento de la Oficina del Defensor del Onubense.

no son clientes. Quien suscribe asegura que las personas que se sitúan en el poyete que separa la calle Roque Barcia y el Barrio Obrero “no son clientes del bar” y que “se compran su botellón o litronas” en otros establecimientos. Algunos, expone el denunciante, “consumen sustancias ilegales y ponen sus coches con la música a toda potencia”.

“Todo esto genera, además, una inseguridad terrible y mucha suciedad”, expresa y pone un ejemplo: “A las 3.00 ó 4.00 horas podríamos ver centenares de litronas vacías, bolsas tiradas, botellas rotas u olor a meado, porque lo hacen en el muro”.

One thought on “La ley antibotellón no se aplica en las barriadas

  1. EVA MARIA says:

    hola, comento lo siguiente, no es cierto que en la zona de la merced hayan remitido todos los botellones y las micciones en las esquinas, ni roturas de puertas en los portales ni mantener relaciones sexuales en plena calle, ni musica alta en los bares ni incendios en los solares, si, señores, les hablo de la calle aragon, que es de verguenza que en pleno centro de una ciudad pasen estas cosas y no hagan ni caso, pues si, pasa todo esto y yo en medio rodeado de ocupas en una vivienda insalubre, con animales muertos y por el otro lado un solar donde va a defecar, orinar , vomitar, pincharse, hacer sexo e infinidad de cosas mas, en pleno centro es de verguenza y es para que salga no en los periodicos , sino en las noticias de la 1. Tambien tengo niños y uno de 13 años y tengo un bar debajo que me esta dando unas noches que para el alcalde las dejaba yo, pero bueno, siempre nos toca a los mismos jodernos, pero yo no desespero, seguire poniendo denuncias a quien haga falta.
    saludos
    eva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s