La suciedad de Viaplana se ve agravada con el calor extremo

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el sábado 14 de agosto de 2010

Autor: Ígor R. Iglesias

Las altas temperaturas y la acumulación de suciedad de todo tipo, orina y heces fecales, es el cóctel resultante que está provocando problemas de insalubridad y de higiene a los vecinos de Viaplana.

Éstos no recuerdan “cuándo fue la última vez que se limpió con mangueras el barrio”. Lo dicen los vecinos de la calle San Juan y lo repiten los de las calles contiguas.

En éstas (Doctor Asuero, Nicolás Orta, San Marcos, San Ramón, Beas, Alosno y otras tantas de la zona), el suelo acumula una suciedad que las calles no han conocido “nunca” en toda su historia del barrio.

Esta zona, que fue en su momento ensanche de Isla Chica, “está oliendo a pipí más que nunca”. Y se ve en sus esquinas, cómo los restos de orina quedan dibujados en la parte inferior de las fachadas de los edificios, propiciando un espacio de insalubridad que lleva mucho tiempo preocupando a los vecinos.

Ana P. S., vecina de Isla Chica “desde que nací”, hace tres décadas, se confiesa “amante de este barrio, en el que siempre me ha gustado estar”, pero ahora, con un hijo pequeño a su cuidado dice sentir “asco” por unas calles que la han visto crecer a ella. La situación del barrio está siendo tan penosa que sus propios vecinos están cambiando la concepción de una zona que “siempre ha sido buena”, aunque la tendencia está variando a ritmo acelerado.

Para que su hijo juegue, ha de trasladarse a otro barrio o coger el coche. El padre del niño indica que “luego dicen que los niños de hoy en día no juegan” y critica que la culpa no es de ellos, sino de “que ya no hay espacios públicos junto a sus casas, como antes, para que los menores jueguen en columpios”. Isla Chica es el mejor ejemplo de esta realidad y Viaplana el barrio de esta extensa zona de la capital onubense que saca matrícula de honor en ello.

La falta de inversiones en todo tipo de materias por parte del Ayuntamiento (limpieza; arreglo de calles, tanto de aceras como de asfalto; parques y jardines; columpios, entre otros) ha convertido un barrio medio en una zona en decadencia que agoniza ante la “actitud del Ayuntamiento”, indica Antonio Gómez, vecino de la barriada.

Comerciantes como José Antonio de la Rosa, que regenta la Papelería ‘Acuarela’, en la calle Alosno, mirando al suelo de la calle y a los contenedores de una de las esquinas que “hay bastante suciedad”. Por “varios motivos”. En primer lugar, “por el tema de los perros, que hacen pipí una y otra vez con sus dueños llevándolos a las esquinas”. En segundo lugar, “porque la gente tira los papeles al suelo” y, por último, “porque se acumula demasiada basura en los contenedores, donde se tira de todo, hasta colchones y muebles viejos”, indica De la Rosa.

José Antonio “nunca” ha visto “este nivel de deterioro”, como tampoco Manuel Mateos, un vecino del barrio, que lleva viviendo en el mismo desde 1972. Éste último culpa por igual a los que “ensucian” como al que “no limpia”, es decir, “los ciudadanos, que han de ser más respetuosos y no ensuciar tanto y el Ayuntamiento, que tiene que ocuparse de los servicios”.

Y no lo hace, ya que “no es lógico que sólo haya un barrendero para tantas calles”.

Agustín Pérez es el único operario de la limpieza que barre las calles José Fariñas, San Ramón, San Marcos, Conde López Muñoz, Pastillo, Nicolás Orta, Platero y Alosno, así como la plaza Perlita de Huelva y un tramo de la avenida Federico Molina.

Todas estas calles son barridas por una única persona que trabaja de lunes a viernes de 6.00 a 13.00 horas. Agustín Pérez de se queja de que “falta conciencia ciudadana” y dice que “barro todos los días y al día siguiente está igual o peor que antes de barrer el día anterior”. Reconoce que “no me da tiempo a barrerlo todo”, ya que explica que “faltan medios y personal” para lo que se requiere en una zona tan extensa y poblada como ésta.

Ana Pedro, una vecina de Viaplana, destaca que “los fines de semana es cuando está peor, porque no barre nadie y se acumula toda la suciedad del fin de semana”. El barrendero Agustín Pérez explica que esto es así porque desde las 13.00 horas del viernes hasta las 6.00 del lunes no se barren las calles.

Las cucarachas y las ratas se están convirtiendo junto a los gatos abandonados en solares en moradores del barrio con los que los vecinos han aprendido a convivir. Sin embargo, los gatos molestan “menos”, porque “se comen a los ratones”, apunta el vecino Antonio Gómez.

Manuel Mateos recuerda cómo “antes desratizaban” el barrio, pero hay tal dejadez municipal que “no se puede ni pasear ni los niños pueden jugar”, lamenta Ana.

Por las aceras, muchas de ellas con varias décadas y no pocas losetas rotas, las manchas tanto de orina como de otros elementos están tan incrustadas que “lo que hace falta es que vengan con la manguera todas las noches y más aún con el calor”.

María José Campano, vecina de otro barrio, de Los Rosales, advierte que la situación de Viaplana también es extensible a otras zonas de la capital, pero, a su paso por la calle Beas dice estar “preocupada por las malas condiciones higiénicas y de insalubridad”.

Campano explica que “al no limpiar por parte del Ayuntamiento esta suciedad incrustada fermenta con el calor” y opina que esta situación “debería darle vergüenza al alcalde, aunque desgraciadamente no la tenga”.

Javier y David, vecinos de las calles San Marcos e Hinojos, se quejan de que “los malos olores se meten dentro de las viviendas”. Y nadie se ocupa de ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s