Calles: placas baratas de chapa y pegatina

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el viernes 3 de septiembre de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Los nuevos rótulos de las calles son de chapa, pero no de pintura, sino de pegatina. Una nueva adquisición barata que ha tardado poco en dejar ver las consecuencias de adquirir a bajo coste las nuevas placas: algunas ya se han desprendido de las fachadas y otras están perdiendo la pegatina con la que se indica el nombre de la calle.

El Ayuntamiento de Huelva inició el año pasado una campaña de cambio de rotulación, aún en marcha, que afectará finalmente a las 1.006 calles de la capital onubense. Pero la crisis y bancarrota del consistorio no acompaña a la voluntad del consistorio de querer dar uniformidad a las placas que indican el nombre de las calles de la ciudad.

La adquisición de los rótulos se ha hecho hasta en cuatro fases con diferencias que sólo comparten una característica: la mala calidad de los mismos. Las nuevas placas, cuya imagen es similar, son, según el modelo, de plástico con letras de pegatinas, de chapa pero con pintura que despinta y tapa el nombre, de chapa con letras de pegatinas pequeñas y de chapa con letras de pegatinas más grandes.

Por un lado, las placas de plástico (que son las menos numerosas) y que se localizan en algunas calles de Pescadería, están empezando a desprenderse, como ha sucedido ya en la calle Presidente Adolfo Suárez, donde está el Centro de Visitantes ‘Puerta del Atlántico’. De una esquina ya se ha caído. De la otra, está a punto.

Las que despintan también se localizan en Pescadería, un barrio de nueva creación, donde hay calles que ni siquiera están rotuladas, y no son callejones. Precisamente, Villa de Madrid ya no tiene rótulos. Y decimos ya no tiene, porque los tuvo. Esta avenida es la de más tránsito de tráfico y donde se encuentra la única parada de autobús del lugar, en cuyas inmediaciones está el Nuevo Mercado del Carmen y el ‘Puerta del Atlántico’.

Otra tanda de placas adquiridas son de chapa con letras de pegatinas tan pequeñas que apenas pueden leerse desde pocos metros de distancia. Estas se localizan en zonas también de reciente edificación como Marismas del Polvorín (concretamente, Periodista Ángel Serradilla, donde además existe duplicidad en la rotulación con placas y azulejos) o La Florida (calle Tesoro de Aliseda, Camino El Saladillo, entre otras).

En esta última zona, también hay placas dobladas como la que se encontraba en Pescadería y que terminó por desprenderse. Concretamente en la calle Fenicios, donde los viandantes ya dicen que “le queda poco para caerse”, como señala Francisco Gómez, un vecino de las inmediaciones, que nos remite a la calle Iberos, donde la placa de una de las esquinas está sobrepuesta sobre una reja, hecho que ha motivado que esté caída.

El resto de placas, que son las que se están colocando ahora en toda la ciudad, excepto en las calles recientemente rotuladas (a pesar de las letras pequeñas y la pintura que despinta), son de letras más grandes. Sobre este hecho, la concejal de Área Metropolitana, Consumo y Estadística, Carmen Céspedes (PP), que es la encargada de los nombres y la rotulación de las vías de la capital, admite que “al principio adquirimos unas placas con los nombres más pequeños, que casi no se leían, pero eran sólo unas 40 y el resto ya las hemos adquirido con las letras más grandes”. Cierto. Pero la queja de taxistas como Manuel Moreno están centradas en “los letreros de estas calles que no se leen y que encima son nuevas, por lo que no todas son lo suficientemente conocidas como para saber donde están y hay que colocarse justo debajo de la placa para ver qué calle es”, como sucede en Tesoro de Aliseda y otras 39.

La concejal consultada dice que “las placas son de aluminio”, hecho que confirma el operario encargada de fijarlas en las calles y que trabaja para la empresa Escudero Sánchez, contratada por el Ayuntamiento para tal fin. Esta redacción ha acompañado a este operario en la colocación de una de estas placas y también hemos comprobado que se trata de aluminio, pero de menor consistencia que aquellas que en algunos casos se reponen y que han indicado el nombre de las calles de la ciudad durante décadas.

Y decimos que en algunos casos se reponen porque no en todos se hace, creando una duplicidad de placas en calles, por ejemplo, como La Palma, en el Centro, en cuyo tramo inferior se da este hecho.

En todas estas placas el nombre es de pegatina. En las que ya cuentan con más tiempo las letras empiezan a desprenderse, como suceden en la calle Manuel Sánchez Rodríguez, que se encuentra en Pescadería, tal y como se muestra en la fotografía principal que acompaña a esta información.

Los onubenses consultados por esta redacción se muestran indignados. De un lado, Valentín Pérez, dice que “es de risa que pongan placas nuevas y que se caigan o que sean de pegatinas”, al tiempo que apostilla que se trata de “un dinero malgastado”.

Para Ángel Domínguez, “son unos chapuceros”, pues “tendrían que haber cogido bien las placas” y “deberían ponerse para que duren”, al tiempo que critica “las letras chicas” de algunos rótulos de las calles.

María Teresa Márquez, por su parte, critica que “las placas sean tan malas y estén tan mal colocadas que se caen”. Además no se explica “por qué esto es así, porque se supone que tienen que durar en el tiempo”.

Pero la concejal de Área Metropolitana, Consumo y Estadística defiende las ‘bondades’’ de la nueva rotulación: “Son más fáciles de limpiar y respetuosas con el medioambiente”, a pesar de que algunos de los nuevos rótulos se han despintado o que las pegatinas estén desprendiéndose. O que simplemente se despeguen de las paredes y se caigan las placas.

Y es que la manera de colocarlas, tal y como esta redacción ha comprobado junto al operario encargado de ello, es a través de un pegamento cola y cuatro puntillas, que no siempre pueden ser incrustadas en las fachadas, pues depende del material de las mismas.

Para la concejal Carmen Céspedes, “pueden gustar o no, pero son más bonitas”.

Los turistas dicen “no haberlo visto nunca”. Francisca, una foránea que ha venido a Huelva “a conocer la única capital de provincia andaluza desconocida hasta ahora para mí”, preguntada por otro asunto, nos indica que “hay una cosa que me está sorprendiendo mucho: que los nombres de las calles aquí se pongan con placas de plástico que se están despegando de la calle” y son de pegatina.

Se refiere esta turista a la calle Presidente Adolfo Suárez, donde se encuentra el centro de recepción de visitantes ‘Puerta del Atlántico’, que funciona como oficina central turística.

Precisamente es aquí, sin ir más lejos, donde los dos rótulos de la calle están poniendo en evidencia la nueva adquisición de placas por parte del consistorio.

Anuncios

2 thoughts on “Calles: placas baratas de chapa y pegatina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s