El cambio de ubicación de calles y la duplicidad de nombres confunde

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el domingo 5 de septiembre de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

El cambio de ubicación de calles y la triplicidad y duplicidad de algunas vías de la capital onubense provocan confusión en los repartidores y otros servicios a la hora de ubicar adecuadamente una zona.

‘Andalucía sólo hay una’ fue un bonito eslogan aplicable a este territorio, pero no a los nombres de las calles de la capital onubense, ya que en ésta hay hasta tres vías con este nombre: la avenida de Andalucía, la calle Andalucía y la plaza de Andalucía.

Es el único caso en la ciudad de triplicidad del mismo nombre para tres lugares. Casos de duplicidad son más habituales, como el de Cádiz, a la que se dedica una avenida (en las inmediaciones del Hotel Luz) y una calle (detrás del Nuevo Mercado del Carmen), compartiendo ambas vías el hecho de no tener dirección postal alguna, ya que los bloques de pisos de la avenida de Cádiz tienen como dirección postal la de Padre Laraña y en la calle Cádiz no hay portales, aunque sí es la zona de carga y descarga de la citada plaza de abastos. Una tercera calle que lleva el nombre de Cádiz Salvatierra no hace referencia a la única ciudad andaluza hermanada con Huelva, sino al profesor de Historia, de nombre José (Huelva, 1905– Jerez de la Frontera, 1967).

En cuanto a Diego Díaz Hierro, el historiador cronista de la ciudad de Huelva tiene en su honor tanto una calle como una plaza. La primera se sitúa entre San Salvador y Arquitecto Monís, en pleno centro de Huelva, en las inmediaciones de la Casa Colón. La plaza del profesor e investigador que publicara libros sobre la historia de Huelva se sitúa junto a la avenida Manuel Siurot, entre el Colegio Santo Ángel (grande) y la delegación de Innovación, enfrente del IES ‘La Rábida’.

Dice el taxista Manuel Moreno que la duplicidad “no presenta ningún problema porque conocemos las calles”, pero preguntado sobre si sería tan amable de acercarnos a la Plaza Diego Díaz Hierro nos dice: “Ahí me has pillado”. Este profesional descubre que el tramo de acera que llaman Museo al Aire Libre que se encuentra en la avenida Manuel Siurot (en la conocida como Cuesta del Femenino) es la plaza Diego Díaz Hierro, un lugar susceptible de ser visitado por turistas, aunque el lugar no esté acondicionado, por su mal estado, para alardear ante los foráneos.

No obstante, los taxistas son los que menos problemas tienen en este sentido, según expone Moreno, porque “estamos siempre actualizados con respecto a las calles, que las comunica Estadística”, indica.

La concejal encargada de ello es Carmen Céspedes (PP), quien, en la línea de tal taxista, explica que “cuando nace una nueva calle enseguida es comunicado a taxis, servicios de emergencia, policía, etcétera”, para “evitar problemas en las direcciones, porque la precisión para tales servicios es muy importantes”.

Preguntada por el hecho de que existan calles, plazas y avenidas con el mismo nombre, Céspedes opina que “tales nombres ya estaban desde hace tiempo y no tenemos constancia de que existan problemas, pero lo ideal es la precisión y que no exista confusión ni esa duplicidad”. La plaza Diego Díaz Hierro fue rotulada en 2000 y la calle en 1978.

Existen “otras ambigüedades y problemas” de los que da cuenta Ramón Millán, el encargado del reparto de la compra en el Supermercado MAS de la avenida San Sebastián. Ramón expone que “sí hay confusión con nombres de calles que han trasladado de lugar como Padre Andivia, San Cristóbal y de la Coronada”.

El cambio de denominación de tales calles responde en cierta medida a un capricho del Ayuntamiento que no tuvo en cuenta la opinión de los vecinos.

El problema que describe Ramón Millán tiene su raíz en el siguiente hecho: la calle Padre Andivia dejó su emplazamiento original, que data de 1947, para pasar en 2010 a ocupar la que hasta entonces se llamó San Cristóbal. El nombre de aquel cura (José Andivia Garrido, Huelva 1885–Huelva, 1947) ha dejado paso al de Nuestra Señora de la Coronada (como se indica en uno de los rótulos de la calle; en el otro, sólo Calle Coronada, lo que provoca otra ambigüedad).

Los vecinos ya denunciaron este invierno el problema de la duplicidad en las direcciones postales, que para repartidores como los de Unipost (según expresaron fuentes de la empresa en su momento) sí generó un problema, así como para los comerciantes de ambas calles, de cara a clientes que desconocieran este caprichoso cambio.

“Aquí es donde encuentro más problemas a la hora de traer los repartos, porque algunos clientes ponen la dirección de siempre”, expone Ramón Millán.

Un caso similar, de querencia al nombre ya cambiado, es el que encuentran repartidores como los del Telepizza, como señala el encargado de la tienda de la avenida San Sebastián, David Márquez.

“Hay gente que vive en la calle Presbítero Manuel López de Vega, que está en Las Colonias, y dan la dirección de cómo se llama antes, Diego Velázquez, cuando esta calle se encuentra actualmente en el Huerto Paco”, expone Márquez. Es cierto en el año 2000 se trasladó el nombre de Diego Velázquez del barrio de Las Colonias (donde había estado desde 1981) hasta el de San Antonio. “A veces no sabemos si es para un sitio o para otro”, asegura David Márquez, que cuenta cómo “hemos llevado pizzas a una casa y era para esa dirección, pero de otro barrio”.

Por lo demás en Telepizza no tienen “problemas con la duplicidad o triplicidad, puesto que en los casos en los que coinciden los nombres la calle o plaza corresponde a un Telepizza diferente”.

Sin embargo, José Carlos, repartidor en un restaurante chino (pide que no se especifique), dice que “el problema está en calles como Sor Paula Alzola, donde además de la calle hay un callejón que le cruza y una plaza al fondo del callejón que se llaman igual que la calle y a veces cuesta encontrar sitios así”, asegura.

A pesar de estos problemas, que para la concejal de Estadísticas son “menores”, Céspedes admite que en nuevas denominaciones “puede haber ambigüedad”, como en Paseo Marítimo, que es el nombre de una avenida junto a las marismas (por detrás de La Navidad y Cardeñas), “que puede confundirse con el nuevo paseo marítimo que construye el Puerto”, de ahí la “posibilidad” de un cambio de nombre de aquella avenida, que funciona más como ronda de circunvalación que como paseo. Se baraja Paseo o Avenida de las Marismas.

Para el taxista Manuel Moreno, “si un turista me pide que lo lleve al Paseo Marítimo lo llevo” a la avenida señalada, puesto que “para mí lo otro es Francisco Montenegro”, algo que los turistas percibirán de otro modo, de ahí el planteamiento que Céspedes tiene encima de su mesa.

Los repartidores de empresas postales, como Transportes Ochoa, también encuentran problemas a la hora de ubicar direcciones exactas como ciertos números de la calle Jesús de la Pasión, ya que tales edificios se encuentran no en esta vía, sino en la plaza de la Capitalidad, que está a las espaldas de tal calle.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s