El muelle que no se limpia

Noticia publicada en ODIEL Información de Huelva el sábado 18 de septiembre de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

El Muelle de Minerales de Riotinto sigue acusando la suciedad y falta de limpieza por parte del Ayuntamiento, que sólo se ocupa de la parte inferior del mismo, olvidándose de la planta superior.

Todo parece ser una cuestión de olvido, un descuido que tiene una traducción material y constatable: la acumulación de basuras en la parte superior de este antiguo cargadero decimonónico de minerales procedentes de Riotinto y que está declarado Bien de Interés Cultural.

Hace exactamente un mes, el muelle lucía por completo sucio en sus dos plantas, con ingente cantidad de basura, fruto de la falta de recogida por parte del servicio de limpieza del Ayuntamiento, un hecho que el consistorio achacó a “la celebración de las Fiestas Colombinas” [palabras del primer teniente de alcalde, Francisco Moro (PP)], a pesar de que desde tal celebración habían pasado entonces dos semanas y durante las mismas el muelle permanece cerrado a cal y canto.

El concejal responsable de este asunto, el noveno teniente de alcalde de Infraestructuras y Servicios Municipales, Felipe Arias (PP), manifestó por su parte días después (25 de agosto) que tal suciedad se debía a “los 200 pescadores que pasan por la zona todos los días” y, contraviniendo la versión de su equipo de Gobierno y a su compañero Francisco Moro, negó el parón de Colombinas, en relación a la recogida de basuras, indicando que “el muelle se limpia todos los días”.

Sin embargo, como ha comprobado ‘in situ’ esta redacción la parte superior de este muelle no se limpia y, además, aduce problemas de mantenimiento y de realización de actividades ilícitas que contravienen la llamada ley antibotellón, suponiendo una fuente de suciedad.

Parte de estos montones de suciedad provienen de la práctica del botellón, muy habitual en este monumento durante los fines de semana del periodo estival, especialmente en la parte superior, que es la zona no iluminada.

Los que habitualmente pisan este muelle para pescar, una práctica muy habitual en la zona, niegan que ellos sean el problema que aduce Felipe Arias y apuntan a “los que vienen y hacen botellón o comen menús del McDonalds y los dejan tirados por ahí”, expone Jesús Nieto.

Diego González, por su parte, indica que “somos nosotros los que mantenemos el monumento en perfecto estado, porque es a nosotros a los que nos interesa que no lo cierren y paguemos justos por pecadores”.

Juan Bermejo, otro habitual de este muelle, añade que “es normal que el suelo se ensucie al venir tanta gente y no pueden acusarnos de ensuciar por el hecho de estar aquí” y conmina al Ayuntamiento “a baldear los tablones de madera y no arremetan contra los onubenses que estamos aquí y que somos los que queremos a Huelva sin ningún interés político”.

Por su parte, Abel Macías apunta sobre “la imagen marinera” que supone “que haya decenas de personas con la caña de pescar, como cuando entras en Cádiz por el Puente Carranza”, compara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s