‘Límites a la velocidad en Las Colonias’ y ‘Carreras de coches en el Polígono’

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el lunes 11 de octubre de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Límites a la velocidad en Las Colonias

Las Colonias está viendo cómo sus calles interiores y secundarias se están convirtiendo en auténticos circuitos de carreras para conductores irresponsables que, con el volante en sus manos, están poniendo en peligro la seguridad de los viandantes.

Es la denuncia que hace la Asociación de Vecinos ‘Cristóbal Colón’ de Las Colinas, cuyo presidente, Honorio Rodríguez, ha solicitado al Ayuntamiento de Huelva que se instalen en las calles con más tránsito y donde se alcanza más velocidad “badenes u otro sistema que obligue a los conductores a circular a una determinada velocidad” y “evitar las carreras de coches”. Tales calles, según indica Rodríguez son Benito Pérez Galdós, paralela a Cristóbal Colón, Zaragoza y Badajoz, que da acceso de ésta a aquélla.

Según Honorio Rodríguez, “ahora, al ser el asfalto nuevo, como debe ser, muchos conductores están cogiendo por estas calles a grandes velocidades, por lo que está habiendo muchas quejas relacionadas con la seguridad vial de los vecinos”, expone el presidente de la asociación.

Rodríguez indica que “me gustaría hacer extensible esta medida que solicitamos a la avenida principal, Cristóbal Colón, porque también se registran muchos casos de carreras de coches en esta vía”. Pero la petición vecinal, que tiene ya su hueco en la historia de solicitudes que no encuentran respuesta satisfactoria para los vecinos por parte del consistorio, se antoja para Rodríguez como algo inalcanzable.

Este presidente vecinal expone que “me han dicho que en las avenidas donde hay mucho tráfico, con un número determinado de vehículos, no se puede colocar badenes o sistemas que obliguen a ir más despacio a los vehículos porque habría riesgo de accidente”.

Sin embargo, esta información que se le hace llegar al representante de los vecinos no está en la línea de aquello que se indica oficialmente a los medios de comunicación, en concreto, a este periódico. “Los badenes podemos colocarlos, pero luego vendrán las quejas de los que no podrán dormir por el ruido”, ha expresado el concejal de Movilidad, José Luis Barragán (PP), a esta redacción.

El nuevo asfaltado se llevó a cabo en las calles interiores del barrio con cargo al PlanE en el año 2009 y por el momento el pintado de la señalización horizontal sigue esperando.

Los vecinos se quejan no sólo de la velocidad de los conductores, sino también de “la chapuza de asfaltado que se ha echado, porque tiene muchas ondulaciones”, expresa Tomás, que circula con su coche por un barrio en el que también escasea el aparcamiento, con respecto al cual tampoco se atienden las peticiones vecinales, a pesar de las muchas propuestas que el presidente vecinal, Honorio Rodríguez, ha puesto sobre la mesa.

Por el momento, estas y las que hacen referencia a las limitaciones de la velocidad son desoídas por la administración local, a pesar de los dos últimos accidentes acaecidos en las inmediaciones y de otros tantos que se acumulan en el barrio, especialmente en la Avenida Cristóbal Colón.

La velocidad que se alcanza habitualmente por ciertos conductores provocan preocupación a muchos vecinos que viven en el entorno de los pisos conocidos como la Fábrica de Harina, ya que en una de sus aceras son habituales los juegos por parte de los niños de la zona. “Ahora con lo que ha pasado en la barriada de la Navidad, donde un coche se llevó por delante la valla de la acera, aquí es fácil que pase lo mismo”, indica una madre, de nombre Merchi.

Esta misma preocupación la muestran algunos clientes de un cercano bar, cuyas mesas se sitúan a pie de calzada. “Los coches pasan embalados a menos de un metro y cualquier día vuelca uno y se salta los pivotes y tenemos una desgracia”, expresa Manuel, un vecino del barrio.

Precisamente en este mismo punto de la avenida Cristóbal Colón, pero en la acera contraria, un turismo, que circulaba a gran velocidad, dio varias vueltas de campana, volcando sobre la acera en marzo del año pasado.

 “Los badenes provocan mucho ruido”. El concejal de Movilidad en el Ayuntamiento de Huelva, José Luis Barragán, ante las diferentes quejas vecinales que solicitan limitaciones urbanas físicas ante la velocidad de ciertos conductores ha indicado que “no vamos a colocar badenes ni bandas sonoras en las calles porque de este modo vamos a provocar que haya problemas en el sueño de los vecinos”, en referencia al “ruido que provocan estos dispositivos”Por el momento, los vecinos que muestran su preocupación se tendrán que conformar con las palabras de recomendación del concejal a los ‘malos’ usuarios de la vía: “Que respeten las normas y no pasará nada”.  

Carreras de coches en el Polígono

El Polígono San Sebastián es otro barrio onubenses con problemas en cuanto a la inseguridad vial. Las carreras en la zona vuelven a la palestra, con la denuncia de la asociación vecinal, desde donde se indica que “no cesan” este tipo de comportamientos al volante, a pesar de que durante los dos últimos años parecía una cuestión controlada.

“Un circuito”. Con estas palabras se refiere el presidente de la Asociación de Vecinos ‘Polígono San Sebastián’, Francisco Borrego, del barrio homónimo, tanto a tal situación como al conjunto de principales calles en torno a las cuales se articula esta zona de Huelva.

El representante vecinal dice que “las carreras comienzan en la avenida de Andalucía y continúan a través de la avenida Galaroza”. Otras calles afectadas “son Palomeque, Hermanos Palomeque y Cartagenera”, según Francisco Borrego, y “también Pablo Ruiz Picasso”, añade un vecino de la zona, llamado Miguel.

“En la esquina del Bar Picasso”, en la que confluyen la avenida Galaroza y la calle Palomeque, “se escuchan derrapes por las noches”, indica Borrego, quien añade que “también por el día hay riesgo de atropello en las inmediaciones de los centros escolares del barrio”, especialmente, “a la hora de entrada y salida de los colegios”.

Precisamente, “el otro día un coche estuvo a punto de atropellar a un niño” y “es una cosa habitual”, por lo que el presidente de la asociación de vecinos pide medidas de mejora de las condiciones de seguridad vial en toda la zona, especialmente en la avenida Galaroza. “Los pasos peatonales están muy distanciados unos de otros y los que hay están mal señalizados”, expone Francisco Borrego.

De hecho, desde el paso de peatones de la confluencia de las avenidas de Andalucía y Galaroza hasta el situado la de ésta con Palomeque hay 220 metros. El siguiente está a 30 metros. Pero hasta pasados 240 metros los peatones no tienen la posibilidad de cruzar por un lugar habilitado para ello. Siguiendo la avenida Galaroza abajo, el próximo paso se encuentra en la confluencia de tal vía con la de Federico Molina, es decir, a 300 metros de distancia del anterior paso peatonal.

Ante tal situación, el citado presidente de la asociación de vecinos no es partidario de culpar a los vecinos que cruzan por lugares no habilitados. “Por algún sitio tendrán que cruzar la gente”, dice Borrego, por lo que ha instado al Ayuntamiento a “habilitar más pasos y a mejorar los ya existentes”.

Este hecho contribuiría, según las propuestas de esta asociación para tal zona, a “mejorar la seguridad, ya que si hay coches que circulan a mucha velocidad y los vecinos no tienen pasos para ir de una acera a otra nos encontramos ante una situación en la que se genera más inseguridad”, explica.

Los centros escolares a los que se refiere Borrego son los colegios públicos ‘Doce de Octubre’, ‘Virgen del Pilar’ y ‘Pilar Martínez Cruz’, y el instituto de Secundaria ‘Estuaria’.

Los vecinos del barrio consultados por esta redacción solicitan, además, “más presencia policial”, indica Miguel (un vecino), para “hacer presión sobre los niñatos que van con su coche como si fuera esto el circuito de Jerez”, expone este hombre.

En la misma línea se expresa Eduardo, otro vecino, que también dice que “parece que estén haciendo una carrera”.

Esta impunidad al volante ante la aparente falta de regulación del tráfico, según las quejas vecinales, se une también otras deficiencia en materia social de las que aduce la zona. No es la primera vez que sus habitantes han llamado la atención del Ayuntamiento y de la Policía para que se extremen las medidas en materia de seguridad.

Las carreras ilegales, para los vecinos, guardan relación con tal situación social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s