Unos 4.000 cartayeros despiden a Fernando, Ismael y Alfonso

Crónica publicada en ODIEL Información de Huelva el miércoles 13 de octubre de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Unos 4.000 cartayeros se concentraron ayer en la plaza Redonda de su localidad para despedir a los tres jóvenes fallecidos en el fatal accidente de tráfico que este domingo acabó con sus vidas.

El reloj marcaba las 10.41 horas. Los tres coches fúnebres que transportaban los féretros de los jóvenes Fernando, Ismael y Alfonso, llegaban con retraso. Las inmediaciones de la iglesia de San Pedro  concentraban un tráfico más denso que el de costumbre. Atascos motivados por la cantidad de personas que se dirigían a esa hora hacia el lugar donde tendría lugar la misa del funeral.

A la citada hora, cerca de 4.000 personas de este municipio  contemplaron en un silencio escrupuloso, que sólo era interrumpido por el llanto de los más allegados a las víctimas, cómo los tres féretros atravesaban la plaza hacia la iglesia de San Pedro.

Las banderas del Ayuntamiento ondeaban a media asta. Y fueron pocos los que pudieron contener las lágrimas, que inundaron la mayor parte de los ojos que vieron cómo, tras los féretros, tres familias de Cartaya caminaban abrazados, entre lágrimas y sollozos por la pérdida de sus hijos, hermanos, nietos, primos, sobrinos o amigos.

Fueron cinco minutos de recorrido que atravesó el corazón de Cartaya. Los que permanecieron fuera del templo eclesiástico, en la plaza, durante la celebración de la misa, apenas tenían palabras que compartir entre sí. El silencio denotaba el dolor y la impotencia que todos en esta localidad sienten ante esta pérdida, la de tres jóvenes de los que todo el mundo dice que eran “muy buenas personas, muy trabajadores y buenos deportistas”.

En el interior de la iglesia, el párroco Manuel Lepe hizo los ruegos pertinentes no sin antes lamentar este hecho, que tachó de “inesperado”. Las palabras del cura buscaron el consuelo de unos padres a los que “hay que comprender su dolor”, dijo el sacerdote.

El cura trasladó a las familias las condolencias que previamente a través del teléfono le había hecho llegar a aquél el obispo de Huelva, José Vilaplana.

El templo, como la plaza, también estaba totalmente abarrotado de familiares, amigos, allegados, conocidos, vecinos y gente del pueblo en general que  quisieron arropar a los padres y hermanos de los fallecidos.

El llanto de los muchos de los asistentes se tornó en silencio durante la celebración de una misa, antes de la cual los servicios médicos y psicológicos dispuestos por el Ayuntamiento de la localidad tuvieron que asistir a algunas personas que presentaron cuadros de ansiedad. La recomendación en estos casos fue la misma: “Llévensela a casa”.

Tras la misa, en la plaza por donde antes habían discurrido los féretros desde los coches fúnebres hasta la iglesia, éstos hicieron el recorrido inverso. Pero en esta ocasión, la muchedumbre conversaba entre sí con comentarios similares: “Yo lo conocía, no puedo creerme que esto esté pasando”, expresaba una mujer; “es la primera vez que esto ocurre en el pueblo desde la Barranca”, una zona del municipio donde otro suceso acaecido hace décadas donde, según los mayores del lugar, se llevó por delante la vida de cinco vecinos del pueblo.

En este recorrido inverso, los compañeros del equipo de fútbol de la localidad, donde jugaba Fernando, la Agrupación Deportiva Cartaya, colocó sobre el féretro de este joven que ha fallecido a los 21 años una bandera con los colores representativos de tal equipo, el rojo y el negro.

Algunos de los presentes en la plaza se retiraban con los ojos envueltos entre lágrimas. El dolor entre los presentes era palpable en unas miradas que esconden una pregunta que nadie puede ni sabe responder: ¿por qué?

Por las calles de la localidad también se pudo ver a algunos jóvenes sentados en los umbrales de las casas llorando por el fallecimiento de los accidentados. Uno de estos jóvenes, que se dirigía a su casa para coger el coche e ir al cementerio, tuvo que sentarse en uno de los bordillos de la calle debido a un mareo producido por la ansiedad vivida por el hecho.

El Ayuntamiento de la localidad llevó a cabo un operativo de tráfico especial en la carretera general que comunica esta localidad con Gibraleón, vía interurbana en la que se encuentra el cementerio de la localidad.

La Policía Local gestionó el denso tráfico que originó la comitiva fúnebre en su camino hacia tal lugar. El caos de tráfico en el interior de las calles de este municipio que precedió a la celebración de la citada misa volvió a repetirse tras la celebración de esta y durante los minutos que precedieron al entierro de dos de los jóvenes.

Tras el entierro, la emotividad que ha embargado a este pueblo siguió presente en una jornada no laborable en la que la compañía y el apoyo entre los más allegados fue imprescindible para las muchas personas que desde el domingo por la noche están echando tanto de menos a estos jóvenes de 21 años, la edad de Fernando, y de 19, la de Ismael y Alfonso.

Tanto en el equipo de fútbol de la localidad como en las empresas en las que trabajaban los dos últimos chicos (una empresa de riego y jardinería y un taller mecánico de Lepe, respectivamente) todos están consternados ante un hecho que como indicó ayer el párroco del pueblo ha sido tan inesperado como doloroso, por lo fortuito del suceso, en el que en cuestión de segundos perdieron su vida tres jóvenes cartayeros y resultaron heridos otros dos, uno de ellos ingresado y el otro ya en su pueblo llorando la muerte de sus amigos.

El conductor permanece ingresado en el hospital. Isidoro continúa ingresado. Se trata del joven de 21 años de edad que conducía el vehículo accidentado en el que perdieron la vida sus tres amigos Fernando, Ismael y Alfonso. Un quinto ocupante, de nombre Jonathan, salvó, como Isidoro, la vida. De hecho sus heridas eran tan leves que tras haber ingresado en Urgencias el domingo por la noche fue dado de alta el mismo lunes por la mañana.

Sin embargo, el conductor permanece aún ingresado aunque su estado es leve. Fuentes consultadas por esta redacción han indicado que este joven sufre traumatismo de sus extremidades inferiores y afectado en la cadera. Isidoro ha dado negativo en las pruebas de alcoholemia y las mismas fuentes indican que se encuentra muy afectado por lo sucedido, por lo que también está siendo sometido a vigilancia psicológica, ya que al parecer el joven, que insistió en estar presente en el funeral de sus amigos, sufre un gran estado de ansiedad.

los hechos. El trágico accidente de tráfico tuvo lugar en la noche del pasado domingo sobre las 22.30 horas en el kilómetro 5,200 de la carretera HU–5401, que une las localidades de Puebla de Guzmán y Paymogo, cuando los jóvenes se dirigían de vuelta a Cartaya, procedentes de Paymogo. Por causas que se desconocen, el vehículo se salió de la vía por el margen izquierdo y volcó en el arcén de la calzada.

Los jóvenes habían pasado el día en esta última localidad, visitando a unos amigos del equipo de fútbol local y tomando unos refrescos en el Bar La Cruz y cenando en el Bar Virgen del Rosario de la localidad andevaleña.

Tercer día de luto oficial. El tercer día de  luto oficial decretado este lunes por el Ayuntamiento de Cartaya se cumple hoy. Durante estas tres jornadas de dolor en la localidad las banderas han ondeado a media asta en el edificio consistorial del municipio.

Asimismo, una de las dependencias municipales ha servido hasta el entierro desde la tarde de este lunes como capilla ardiente para velar el cuerpo de uno de los jóvenes fallecidos, Fernando, que por su condición de futbolista, fue trasladado al vestíbulo del Estadio Municipal Nuevo Luis Rodríguez Salvador.

Los cuerpos de los otros dos jóvenes, Ismael y Alfonso, permanecieron en el Tanatorio del Atlántico de la capital onubense por expreso deseo de sus familiares.

Tanto al tanatorio como al estadio se han trasladado durante el lunes y el martes decenas de cartayeros, consternados ante el fatal suceso.

Dos de los jóvenes fueron enterrados y otro, incinerado. Dos de las jóvenes fallecidos este domingo fueron enterradas en el cementerio de Cartaya, mientras que otro fue incinerado en el crematorio de la capital onubense.

Así lo confirmó el alcalde de Cartaya, Juan Antonio Millán, quien indicó que el funeral se ha desarrollado “dentro del sentido de emotividad y del dolor colectivo del pueblo”, que ha estado en la Parroquia y en la plaza donde esta se encuentra. Así, ha hecho hincapié en la actitud de la juventud de Cartaya, que “han transmitido su gran pesar, ya que las víctimas eran jóvenes sanos, alegres, trabajadores, deportistas y estudiantes”.

En un contexto en el que “todo el pueblo” ha querido estar cerca de los familiares de las tres personas fallecidas, se ha organizado un dispositivo coordinado entre la Policía Local, Protección Civil y el Servicio Andaluz de Salud (SAS), al que Millán ha querido felicitar porque ha desplegado un servicio de urgencia, que ha resultado “fundamental en la atención directa a los familiares desde que han salido de la iglesia hasta el cementerio”.

Algunos vecinos, por su parte, han lamentado el trágico accidente. Una vecina del municipio se mostró “consternada” por el accidente y añadió que “es una lástima” lo que ha ocurrido, a pesar de que no conocía ni a los familiares ni a los implicados en el suceso. No obstante, aseguró que ha sido “un golpe duro para todo el pueblo, pero sobre todo para la familia” de las víctimas.

Por su parte, otro vecino del municipio que se acercó ayer tarde a la capilla ardiente de Fernando, instalada en el complejo deportivo de la localidad, aseguró que el accidente “ha sorprendido a todo el mundo” porque, como dijo, eran “tres chavales jóvenes que estaban en la flor de la vida”. “Nos ha caído como un jarro de agua fría”, lamentó.

Asimismo, los vecinos de las calles en las que vivían los jóvenes fallecidos (Flor, Tomillo y Golondrina) mostraron también su dolor en las horas posteriores un accidente que ha cambiado la vida de tres familias del pueblo que, por otra parte, han recibido el cariño y el afecto de su pueblo.

One thought on “Unos 4.000 cartayeros despiden a Fernando, Ismael y Alfonso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s