Cuba: una calle aislada de inversiones y limpieza

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el sábado 16 de febrero de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

La calle República de Cuba, en el barrio de Huerta Mena, es una isla para el servicio de limpieza y las inversiones en infraestructuras. Así se sienten sus vecinos, que no entienden cómo el barrio quedó remodelado a medias, dejando zonas en las que no se actúa de manera integral desde la década de 1980.   

Esta calle cuenta con dos tipos de acerados muy diferentes, situados a ambos lados de la calle, haciendo que los edificios pares y los impares estén en una situación un tanto dispar.

El acerado de los pisos impares es de tres tipos en todos los tramos de la calle: losas antiguas, hormigón y cemento. El de los pisos pares, sólo de losas, antiguas todas, pero transitables.

En la otra acera, sin embargo, caminar supone sortear diversos obstáculos: las mismas losas, ya que muchas de éstas están en tal mal estado que la calle, a pesar de tener la apariencia de una línea recta, sufre diversos desniveles.

Este hecho se acentúa en la zona hormigonada, donde el tiempo, las raíces de los árboles y los coches que aparcan sobre esta parte de la acera han terminado por destrozar esta zona de hormigón destinada a los peatones.

En cuanto al tiempo (cronológico), se quejan los vecinos de que en la zona no se actúa desde hace tres décadas. “La calle está abandonada, no arreglan nada ni han cambiado nada en toda la democracia, excepto el asfalto que echaron en los años 80”, expone un vecino,  Andrés Romero Gómez.

A pesar de que el acerado tiene estas condiciones y no existen zonas habilitadas para el tránsito de los discapacitados físicos, aduciendo, pues la zona, de numerosas barreras arquitectónicas, no todos los vecinos tienen esta percepción de las aceras: José Antonio Jiménez, otro onubense que vive aquí, dice que “el acerado no lo veo tan mal”.

Sin embargo, este sí pone el acento en la “suciedad” que hay “en la calle y en todo el barrio en general”, donde, según dice José Antonio Jiménez, “no se ve al barrendero”.

Se refiere este vecino “a la cantidad de hojas de los árboles en suelo que hay y también a papeles”. Los vecinos cuentan que “no tiramos nada al suelo” y la calle, por lo que ha comprobado ‘in situ’ esta redacción no se encuentra “sucia”, en los términos en los que sí están otras en la capital. No obstante, lo que cuentan estos vecinos consultados por ‘Odiel’ tiene su concreción en la acumulación de diversos desperdicios en algunos alcorques de los árboles.

Se trata esta zona de un barrio conformado por edificios con pisos de pocas plantas (tres y con bajo, pero sin ascensor) y con “vecinos muy mayores, que llevamos viviendo aquí 40 años, aunque han venido también gente joven ahora”, expone Andrés Romero.

Algunos de los vecinos que viven en las plantas bajas de estos edificios “limpiamos la acera con agua y con lejía para que no haya bichos”, expone una vecina, que también se queja de la falta de atención municipal en cuanto a la limpieza.

No todas las quejas, no obstante, van dirigidas al Ayuntamiento. Mari Luz Mayo se queja de “la cantidad de excrementos que hay en la calle, porque la gente no limpia lo que ensucian sus perros”, indica. “Si tuvieran más conciencia recogerían las cacas, porque es muy fácil echar la culpa a los barrenderos cuando uno no tiene cuidado”, añade.

Mari Luz Mayo llama la atención sobre “la poca conciencia que hay en la gente que deja la caca de sus perros en la acera sin importarle que haya más personas que utilizan la acera” y sobre que “alguien también se puede resbalar con la caca”, aunque también dice que “eso no quiere decir que el Ayuntamiento lo tenga todo reluciente, por que no es así, ya que está todo el barrio  y toda Huelva abandonada, en manos de gente que no hacen su trabajo”.

En cuanto a la limpieza, Carlos Hierro, otro vecino, dice que “no hay contenedores” y “con las personas mayores que hay, éstas tienen que andar mucho hasta llegar a los contenedores que están en otras calles”. Y es cierto, los más cercanos están situados en las calles Juan Ramón Jiménez e Ismael Serrano, que se encuentran en este barrio y que, por otra parte, también aducen de los mismos problemas que esta de Cuba, con inversiones bloqueadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s