Destrozan una asociación vecinal para robar en una joyería

Noticia publicado en ODIEL Información de Huelva el lunes 18 de octubre de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

La Asociación de Vecinos Juan Riquelme de la barriada de Viaplana sufrió en la madrugada de ayer diversos y cuantiosos destrozos como consecuencia de un fallido robo a una joyería contigua, cuyo búnker que envuelve todo el establecimiento no puedo ser franqueado por tales delincuentes.

Un robo chapuza ha dejado a esta sede vecinal patas arriba, con paredes destrozadas en varias estancias del local donde se encuentra la asociación y con todas las puertas (interiores y exteriores) destrozadas.

Los ladrones idearon un plan propio de una comedia española: con un quinqué y una martillo entrar en la cámara acorazada de la Joyería Cordobesa, que se encuentra en la avenida Muñoz de Vargas. Para rizar el rizo, incluso se tomaron dos botellines de cerveza, que por supuesto, para bordar la chapuza, dejaron sobre una mesa.

Según testigos presenciales, sobre las 3.00 horas de este domingo, introdujeron a través de una reja las herramientas, envueltas en una bolsa. Una vecina, testigo ocular de tal acción, sospechó que pudiera tratarse de una gamberrada y espero a que pasara algo antes de llamar a la Policía. Pero al no producirse ningún hecho y no haber rastro alguno de tales individuos no prestó más atención al asunto al que no concedió más importancia.

Otro testigo, que se encuentra en situación de indigencia escuchó golpes en el interior del local sobre las 6.30 horas, pero según parece tampoco sospechó lo que realmente se cocía en el interior de la sede vecinal.

Unos ladrones intentaban acceder a la citada joyería, que como es de esperar contaba con unas medidas de seguridad que hacen prácticamente imposible penetrar a su interior.

Siguiendo en su línea de chapuceros, picaron sobre una pared que daba directamente sobre el revestimiento de hormigón reforzado. Tuvieron, pues, que cambiar de ubicación para seguir picando la pared. El siguiente agujero los llevó a una cámara de aire que separa ambos locales. El tercer agujero los llevó a abrir un acceso a una sala de la joyería donde no hay joyas y a la que no   accedieron. El estado de todas las puertas del local denota cómo estos delincuentes buscaron a la desesperada otros puntos desde donde encontrar el mejor punto para acceder a la joyería.

Pero ante lo evidente del fracaso de este golpe, desistieron de seguir adelante con el plan. Se desconoce por qué no siguieron adelante cuando dieron con una sala de la joyería, en la que ya se ha levantado un tabique para preservarla del hueco que ha quedado en una de las paredes de la asociación vecinal.

Todo apunta a que los ladrones pudieran haberse puesto nerviosos ante un ruido en la calle y ante el temor de ser descubiertos ni siquiera usaron para su fuga la misma puerta por la que habían accedido a este local, que cuenta con una puerta falsa, justo al lado de la Joyería Cordobesa.

Algunas de las cerraduras fueron forzadas limpiamente, lo que indica que, al menos uno de estos ladrones conoce la misma técnica que usan los cerrajeros en su desempeño profesional. No obstante, otras cerraduras ni siquiera fueron forzadas, sino que las puertas fueron literalmente golpeadas hasta quedar rotas, mediante la fuerza bruta, quizás como fruto de la desesperación descrita.

A pesar de que el robo es una chapuza en todos sus términos, empezando por la planificación y terminando en la ejecución, la suerte quiso acompañar a los ladrones. La puerta falsa de la asociación de vecinos, situada en Muñoz de Vargas, se encuentra justo debajo de la cámara de seguridad, que enfoca a la puerta de la joyería. Por tanto, los ladrones al salir de la asociación de vecinos lo estaban haciendo en un punto ciego de la citada cámara.

No obstante, no ha trascendido si, en su línea de chapuzas, eligieron como vía de escape aquella en la que sí podrían haber sido captados por la cámara o si por el contrario se fueron en dirección contraria. Asimismo, los botellines no han sido tomados como prueba policial.

¿Y ahora quién paga los destrozos sufridos? Este suceso es lo último que les podía pasar a la Asociación de Vecinos ‘Juan Riquelme’. Su presidenta, Juana Ordóñez, describe cómo ayer por la mañana se percató de que una de las puertas no tenía cerradura, por lo que dio aviso a la Policía Nacional, que confirmó el intento de robo en la joyería contigua.

La asociación vecinal ha estado durante todo el día de ayer y esta madrugada sin cerraduras, con una cadena de moto cerrando la reja como único elemento de cierre. Y es que el Ayuntamiento de Huelva no atendió ayer la petición vecinal que solicitó que los técnicos municipales se trasladaran hasta el lugar para el arreglo urgente de la puerta de acceso al local.

La asociación no cuenta con recursos propios, ya que el Ayuntamiento no les paga ni el alquiler ni el mantenimiento, como es su deber.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s