Una familia con tres hijas pequeñas, a punto de volver a vivir en un portal

Noticia publicada en ODIEL Información de Huelva el martes 19 de octubre de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Román y María del Rocío están a punto de ver cómo ellos y sus tres hijas tendrán que regresar a la calle. Serán desahuciados. Ocupan un piso en la calle Valparaíso, en La Orden, propiedad de la Empresa Pública del Suelo de Andalucía, al que accedieron “a la patada” después de pasar siete meses en varios portales y en un coche.

“Nos quieren echar para dárselo a una familia necesitada, y ¿qué somos nosotros?”, dice María del Rocío. Román a su lado explica cómo “busco trabajo como un loco, pero no hay nada”. Sus hijas mayores de 7 y 4 años juegan en la calle, vigiladas por su abuela materna. La pequeña, de 21 meses, en brazos de su padre mira atenta a la cámara de fotos. No sabe ni lo que pasa ni lo que ocurre. Sus padres han tenido que acudir a la prensa para exponer públicamente el drama que viven y que comenzó cuando Román se quedó sin trabajo.

Hasta entonces ellos vivían de alquiler en el Parque de la Luz, junto a Los Rosales. Ella estaba embarazada de la tercera hija de ambos. En septiembre de 2008 Román se queda sin trabajo. Trabajaba en Plásticos Huelva. El Ayuntamiento les subvencionaba el 50% del alquiler, pero en situación de paro y sin posibilidad de afrontar los gastos de una familia con dos hijas y una tercera en camino “honradamente hablamos con la dueña del piso y le dijimos que teníamos que dejar la vivienda porque no la íbamos a poder pagar”. Intentaron que la administración se apiadara de ellos, pero se vieron abocados a tener que vivir en portales de Fuentepiña e Isla Chica. Estuvieron así desde septiembre de 2008 hasta marzo de 2009. “La gente se portó bien con nosotros, pero con dos niñas en un portal también hubo quien se quejó; no queríamos que nos quitaran a las niñas”, cuenta Román. Así que “nos metimos en el coche”, vehículo con el que ya no cuentan.

En enero de 2009, viviendo en la calle, nació el bebé. En pleno invierno, durmiendo en un coche con sus hermanas y su madre, mientras el padre “hacía guardia”, la pequeña de la familia tuvo que ser ingresada en la UCI con problemas respiratorios, “por la humedad”, relata María del Rocío, con resignación en sus palabras y en su mirada.

Fue entonces cuando este matrimonio ya no pudo más. “¿Qué haría un padre y una madre en esta situación?”, pregunta retóricamente la mujer. “Pues pegarle una patada a una puerta de un piso que sabíamos que estaba vacío y que es de la Junta de Andalucía, para que mis hijas tuvieran un techo donde vivir, pero con sus padres, no separadas de nosotros”, explica Román, que antes de ocupar la vivienda dio aviso a su propietario, EPSA.

Fue el 23 de marzo de 2009. Todo lo demás es un pulso contra la Junta y el Ayuntamiento. Dicen que “nos tratan como a delincuentes; sabemos que está mal entrar a la patada, pero hay cosas comprensibles y con tres niñas es lógico que no pudiéramos esperar más y sobre todo después de lo que le sucedió a mi hija chica”, explica María del Rocío. “Si se lo van a dar a una familia necesitada, lo que queremos es que, ya que nosotros lo somos, que nos dejen quedarnos aquí”, suplica ella, “o que nos manden a donde sea, aunque esté todo roto, que yo lo arreglo, como hice con este piso, pero que mis hijas no se vean sin un techo y tampoco sin sus padres”, dice Román, desesperado.

En paro, cobrando 426 euros al mes, con tres niñas, con su esposa que no tiene ningún opción de trabajar al carecer de Graduado Escolar, este hombre de 37 años dice que “no me resignaré y lucharé hasta el final”. Y en eso están. Con dos abogados de oficio: uno para el recurso contra el desahucio, cuya orden de ejecución recibieron el pasado 8 de octubre (que recurrieron); y otro abogado para solicitar una vivienda social.

Por el momento, los recursos han frenado un embargo que saben que se producirá en breve. Por ello, apelan “al corazón de la Junta y del Ayuntamiento”, por la casa. Ahora ni siquiera tienen ya el coche donde estuvieron durmiendo un invierno entero con sus hijas.

Él busca trabajo y ella estudia la ESA para poder trabajar. La suerte de este matrimonio cambió cuando él se quedó en paro y no pudieron seguir pagando el alquiler del piso en el que vivían con sus dos hijas y donde planificaron que también lo hiciera el bebé que decidieron tener. Él trabajaba y no podían imaginar que la crisis económica, fatal para todos los ciudadanos, les tuviera reservado un infierno a personas como ellos: gente humilde. Sin capacidad de remontar el vuelo, no quieren volver a la calle, por eso Román echa currícula. Nos muestra un currículum y, poniendo las esperanzas en solucionar su problema al hacerlo visible al resto de la sociedad a través del periódico, le dice a este redactor: “Pon que estoy dispuesto a trabajar de lo que sea: albañil, carpintero, chapista… De lo que sea”, repite. Tiene 37 años y su único sueño es “tener un techo para mis hijas”.

Ella, con 24 años, estudia la ESA (Educación Secundaria de Adultos). “Sin graduado escolar nadie me contrata ni de limpiadora”.

El problema está afectando a la salud de la madre. Esta extrema situación está provocando problemas de salud a María del Rocío. “Ya no como ni duermo, así llevo varios días”, dice. Él la mira con preocupación: “No quiero que esto afecte a su salud”, indica. “Estamos poniendo todas nuestras fuerzas en luchar, en tirar hacia adelante”, expresa.

“No sin nuestras hijas”. Este padre y esta madre no quieren que su desgracia laboral y económica les lleve a que “nos quiten a nuestras hijas”, dice Román. “El Ayuntamiento sólo nos dejaba siete días en el albergue, pero nos dijeron que podíamos quedarnos sin las niñas y la Junta no nos da un piso”, indica María del Rocío. Se sienten solos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s