Rebollo: “El vecino denunciado de tener Diógenes es restaurador”

Noticia publicada en ODIEL Información de Huelva el martes 26 de octubre de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

La denuncia pública, paralela a la judicial, de una vecina de la calle Maestro Salvador López contra un hombre que dice dedicarse a la restauración de enseres abandonados, ha motivado que la representación vecinal de la zona tome cartas en el asunto y haya solicitado al denunciado que acondicione la vivienda.

El presidente de la Asociación de Vecinos ‘Santa Ana’, José Luis Rebollo, media ya en el conflicto abierto entre dos vecinos del barrio donde la denunciante, Ascensión Pérez, asegura que el vecino que “ocupa” la vivienda contigua a la suya, Fernando Ventura, “utiliza la casa como vertedero, ya que éste tiene síndrome de Diógenes”.

José Luis Rebollo indica que “ya he hablado con Fernando Ventura”, al que “le he pedido que limpie el patio y acondicione la casa, ante las quejas de vecinos”.

Ascensión ha denunciado hasta en dos ocasiones a Ventura ante el Juzgado por la cantidad de objetos que acumula en la vivienda, que, al parecer, provoca “desde hace años” una situación de insalubridad a las casas colindantes, como la de la mujer que lidera esta denuncia.

El presidente vecinal también ha pedido públicamente a Ascensión Pérez que se deje acompañar por la asociación de vecinos a la hora de efectuar sus quejas, “porque así hacemos más fuerza”, expone Rebollo.

Éste también ha abogado por el “entendimiento entre los vecinos” y ha ensalzado a la asociación que representa como “un instrumento idóneo para mediar entre cualquier tipo de conflicto que surja entre los vecinos del barrio”.

Asimismo, ha rechazado el presidente vecinal la acusación de “síndrome de Diógenes” que Ascensión Pérez ha vertido sobre Fernando Ventura. “Fernando no padece esa enfermedad, sino que se trata de un hombre que se dedica a la restauración y que ha estudiado fotografía artística en la Escuela de Arte León Ortega”.

Rebollo insiste en que “es un buen muchacho, que conocemos bien y que vive en un piso de la avenida Escultora Miss Whitney, aquí en el Matadero, con su madre”.

Sin embargo, el presidente vecinal reconoce que “puede ser que no haya tenido todo el cuidado necesario para no provocar problemas a los vecinos de la casa que usa como taller de restauración y como trastero para su dedicación”.

Por ello, dice José Luis Rebollo, “he mantenido una charla con él, aconsejándole que acondicione la vivienda y que permita que técnicos del Ayuntamiento visiten la casa para determinar si los problemas de insalubridad que denuncia la vecina que vive al lado tienen como origen la acumulación de objetos que Fernando reconoce que tiene”.

Rebollo asegura que “ya nos hemos puesto en contacto con la Gerencia de Urbanismo y con el Área de Medio Ambiente para que sus técnicos inspeccionen la casa y los alrededores y se tomen las medidas de desinsectación y desratización oportunas si los técnicos estiman necesarias”.

“No es la primera vez que hemos mediado en un conflicto vecinal en el barrio”, apunta José Luis Rebollo, en referencia a una casa abandonada que fue ocupada por una mujer con síndrome de Diógenes en la calle Torres Quevedo y donde los vecinos del barrio, liderados por un vecino llamado Rafael Alcaide, lograron su derribo. Rebollo también participó paralelamente en esta lucha vecinal. Los problemas desaparecieron tras la presión de los vecinos.

Asimismo, otros residentes, éstos de la Escultora Miss Whitney denunciaron formalmente que grupos de jóvenes ajenos al barrio vendían droga en las inmediaciones de la Escuela de Arte León Ortega. Rebollo también medió en el conflicto.

La asociación de vecinos recuerda su papel. El presidente de la Asociación de Vecinos ‘Santa Ana’ del Matadero, José Luis Rebollo, ha hecho un llamamiento a todo los vecinos del barrio para que “acudan a la asociación para que podamos juntos resolver los problemas que afectan a los vecinos”.

Dice Rebollo que “Ascensión no ha acudido a nosotros”, a pesar de que este mujer lleva luchando varios años. “Si no nos cuentan el problema, es imposible que nos enteremos”, expone el presidente vecinal, que achaca precisamente a esta falta de comunicación “la dilatación del problema”.

Para el representante de los vecinos, “la unión hace la fuerza” y “si los vecinos que tienen problemas particulares o entre ellos acuden a nosotros, podemos hacer de mediadores y representarlos ante la administración, ya que un ciudadano particular tiene menos fuerza”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s