Vecinos y bares: denuncias mutuas

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el miércoles 24 de noviembre de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Los problemas entre vecinos y propietarios de bares no cesan. Esta redacción ha recibido quejas provenientes de ambas partes: bares que se quejan de vecinos que denuncian sin cesar y “sin motivo” y vecinos que no aguantan “más ruidos”.

En la calle Fernando el Católico, el Bar Sirocco ha sido denunciado hasta en seis ocasiones por una vecina en el último año. Dicen desde el bar que cumplen todos los requisitos acústicos y hablan sus dueños de “acoso” por parte de esa vecina. Para más inri, la burocracia municipal también “nos afixia”, exponen sus propietarios, Augusto Gómez y José Martínez, ya que “llevamos un año esperando la licencia municipal y hemos entregado todo tipo de documentos y hemos hecho todo tipo de pruebas; y es sólo una cafetería”, se quejan.

En la calle Aragón, Eva María Salas dice que su familia y ella están sufriendo “problemas de gran ansiedad” y ha puesto en conocimiento de la Gerencia Municipal de Urbanismo supuestas actividades ilegales de las que acusa al dueño del Bar Quo, que se encuentra debajo de su casa, como la “venta de botellones a menores”. El dueño, Daniel Sucu, se defiende y niega esta acusación y que “pongamos la música alta, ya que tenemos limitador y todo está insonorizado y en regla”.

El conflicto entre vecinos y ciertos bares es patente en esta zona de la ciudad. Dice la presidenta de la Asociación de Vecinos de La Merced, Dorleta Vaquero, que “la culpa de lo que está pasando la tiene el Ayuntamiento, ya que no actúa cuando ve que un bar está incumpliendo la ley, como es el caso del Templo, que a pesar de tener varias denuncias por ruido sigue abierto”.

La representante vecinal asegura que “la Policía Local si acude no hace nada, aunque ven que se incumple la norma” e indica que “a veces ni siquiera acuden ante las llamadas”, algo que “se lo comentamos recientemente a la concejal de Seguridad Ciudadana, Carmen Sacristán (PP), en una reunión, donde nos dijo que se carecía de personal y de medios para atender todas las peticiones”.

Pero las quejas sólo se centran en unos bares y tampoco todos los bares comparten espacio con vecinos descontentos. El dueño del Lone Star, Mariano Seral, dice que “nunca he recibido la queja de ningún vecino por ruido y no me extraña porque cumplo con las normas que se exigen a rajatabla”, aunque “tengo una anécdota al respecto: una vecina vino a quejarse de que había gente en la calle haciendo ruido, salí y vi que toda la gente estaba en otro bar; le dije: Señora, ¿no ve que la queja se la ha de hacer al del otro bar?”.

El ruido en la calle es motivo del enfrentamiento también, por el consumo en plena vía pública.

CASOS CONCRETOS:

La merced >> calle Aragón >> Bar Quo

«El bar vende botellones a menores y pone la música muy alta»

Eva María Salas Alarcón, vecina de la calle Aragón, se queja del Bar Quo, que está debajo de su casa. El pasado 11 de noviembre presentó un escrito en la Gerencia Municipal de Urbanismo denunciando que tal bar “pone la música demasiado alta, aún teniendo limitador de música”, precisando que ésta “se escucha por el interior de mi vivienda, lo que provoca que no podamos conciliar el sueño”.

Dice que este problema está afectando a la salud de su familia: “Está provocando a mis hijos, mi esposo y a mí una gran ansiedad”.

En su escrito, dirigido al Ayuntamiento, dice además que “tengo constancia de que venden desde las 21.00 horas hasta altas horas de la madrugada botellones, tanto a adultos como a menores”.

“En la calle se dan cita infinidad de chavales consumiendo los botellones, destrozando los cristales de la puerta de acceso a mi portal e, incluso, manteniendo relaciones sexuales en la calle y en el solar que linda con mi vivienda”.

Dice que “se han dado varios avisos a la Policía Local, que se ha tenido que personar en varias ocasiones”. Le pide Eva al consistorio que “se cumplan las normas acústica y de salud pública”.

«La vecina miente»

Daniel Sucu, conocido como El Negro, es el dueño del Bar Quo, donde “se venden botellones para ser consumidos dentro del bar, nunca para la calle, porque es ilegal, pero si alguien en vez de una copa quiere pagar una botella, el hielo y el refresco y beberlo dentro, en la barra o sentado con sus amigos, puede hacerlo con total libertad”. Es la respuesta de Daniel, que añade que “no vendemos alcohol a menores” y dice, en relación a los hechos que la vecina denuncia que ésta “miente”.

Daniel también niega que “la música suene alta fuera del bar, ya que tenemos limitador de sonido y no se lo podemos quitar, porque es como las cajas negras de los aviones, y si lo hiciéramos, nos expondríamos a multas muy cuantiosas”.

Dice que “si la Policía Local viene no puede hacer nada, porque no hay nada que esté fuera de la legalidad” y asegura que “estoy ahora muy indignado porque no me espera esto de los vecinos y, en concreto de la vecina, porque no es la manera adecuada para llevarse bien”.

Daniel confía en sus trabajadores y dice que “no hacen nada negligente aunque yo no esté”.

Centro >> calle Fernando el Católico >> Bar Sirocco

«Tenemos todo en regla y estamos hartos de la vecina»

Los dueños del Bar Sirocco, situado en la calle Fernando el Católico, se quejan de quien se queja de ellos. Augusto Gómez Rodríguez y José Martínez Reina, los dueños de este establecimiento, dicen estar expuestos a “una constante inseguridad con respecto al Ayuntamiento debido a una vecina que no como no quiere bares debajo de su casa, no para de acusarnos sin razón, hasta el punto de obligarnos a realizar constantes pruebas y papeleo que suponen dinero”, explica Augusto Gómez.

Dice este propietario del bar que “llevamos 6.000 euros gastados en pruebas de sonido y otros requisitos más allá de lo normal”. Culpa a las “constantes llamadas de la vecina del primero a la Policía Local”.

Augusto Gómez se queja de que “hemos hecho todo lo que el Ayuntamiento nos ha pedido que hagamos” y “siempre nos vuelven a poner una pega”.

Para resolver este problema “de una vez”, ambos propietarios se reunieron en el Ayuntamiento con uno de los responsables del expediente, que lleva pendiente de resolución desde diciembre del año pasado, cuando el bar abrió. De la reunión, según Augusto Gómez, se desprende “el compromiso del Ayuntamiento de agilizar el papeleo” y “la asunción de la responsabilidad en algún tipo de desorganización en cuanto a la tramitación del expediente”.

Son las explicaciones que recibieron ayer Augusto y José, aunque “seguimos sin resolver el problema, porque ahora nos encontramos con que de las pruebas que nos pidieron no casan con las que los agentes de la unidad de Medio Ambiente de la Policía Local y técnicos del Ayuntamiento han hecho después de que la vecina de arriba llamara”, exponen.

Dicen sentirse “agobiados”, ya que “son muchas presiones para tener una simple cafetería donde no hay música, sólo café y otros productos propios de un bar sin cocina”.

Asimismo, “también hemos sido denunciados por esta vecina por servir comidas y no tener cocina. Lo que hacemos son degustaciones los viernes con tapas elaboradas y con registro sanitario, algo completamente legal”, pero “es tal el acoso al que nos somete esta vecina que nos está afectando a lo personal, porque intentamos luchar, tirar hacia adelante, superar las dificultades de la crisis y entre la vecina y las trabas del Ayuntamiento pidiendo un papel nuevo cada vez que cumplimos con todos los requisitos estamos bastante mal”. Los problemas, por el momento, continuarán.

«No tienen licencia de apertura ni insonorización»

La vecina a la que se refieren Augusto y José pide anonimato y confirma que ella realiza llamadas a la Policía Local para que ésta proceda contra el bar.

“Habré llamado desde que abrió el bar [en diciembre del año pasado] unas cinco o seis veces, pero siempre cada vez que hay un problema, cada vez que me molestan”, expone la vecina.

Dice ésta que “el bar está abierto sin licencia de apertura, igual que con el anterior dueño, que al final tuvo que dejarlo porque si no tiene licencia no puede abrir”, expone esta mujer, que además es abogada, de ahí que “nos personemos como parte afectada por una actividad molesta”.

Indica que “es un bar sin licencia de comida y ponen comidas, es un bar sin licencia de música y ponen música” y, según dice, “la ponen muy alta, sólo hay que bajar decirles que la pongan y ya veréis cómo se escucha desde la casa”. Expone la vecina que “tienen un televisor grande que se escucha retumbar” y asegura que “el ruido es constante desde las 7.00 horas hasta la madrugada”, aunque según los dueños del bar, éste cierra a las 21.00 horas. Pero la denunciante indica que “escucho conversaciones enteras también aunque no haya música”.

Dice esta abogada que “el local no tiene insonorización, de ahí todos los problemas que me causan, ya que sí realmente hubieran hecho la obra de insonorización que deberían haber hecho y que dicen que han hecho ahora no seguiríamos con estos problemas”. En cuanto a la obra a la que fue sometida hace un año el local para la apertura de este establecimiento, “lo que hicieron fue un lavado de cara, adecuarlo a una forma, la vista que tiene ahora con respecto a cómo era antes, con adornos que nada tienen que ver con insonorizar un local y adaptarlo para que no se moleste a los vecinos, en este caso a nosotros”.

Esta mujer dice que “no puede dormir a veces con los ruidos ni tampoco estar tranquila en mi casa debido a los ruidos que ocasionan a mediodía”.

Esta abogada también tomará acciones legales “si la ley me lo permite” y precisa que su único objetivo “es no soportar ruidos en mi casa”, negando conocer “a nadie en el Ayuntamiento”.

(Lea el reportaje completo en la edición impresa)

One thought on “Vecinos y bares: denuncias mutuas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s