La ‘jugarreta’ de los apagones durante el clásico

Crónica publicada en ODIEL Información de Huelva el martes 30 de noviembre de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

La doble cara de un partido Barça–Real Madrid siempre son las pasiones divididas por uno u otro equipo. Ayer la nota la dio el apagón de electricidad que afectó a buena parte de la ciudad en la que residen 25.000 onubenses.

Bares como Moulin Rouge y Molly Malone (situados en la avenida de San Sebastián), que suelen llenar totalmente ambos locales durante la retransmisión televisiva de los partidos de fútbol más seguidos, se quedaron a oscuras, con sólo la luz de las velas, y sin clientes, con pérdidas económicas muy importantes, en plena crisis.

Por contra, otros bares de las zonas no afectadas, como la avenida Pablo Rada, sumaron a sus clientes aquellos que los locales afectados perdieron. No cabía ni un alfiler en el salón de juegos de la Plaza de la Dinastía de los Litri y tampoco en Muphy’s Kafé, situado en Pablo Rada, junto al Hotel Monteconquero. En ese bar, su dueño, Diego Talamante, no daba a basto. Trabajaba para una clientela que llenaba completamente el bar. “El 90% de los que están aquí son incondicionales y, por lo que me han dicho los clientes de otras zonas, el resto viene de las partes de Huelva donde se han quedado sin luz y no pueden ver el partido”, expuso.

La alegría que no podía ocultar Diego ante tantos clientes (lo que da una idea de cómo el fútbol influye en el sector de la hostelería) contrastaba con el varapalo sufrido por el apagón en Moulin Rouge. Allí su gerente, Jesús Perera, no ocultaba su disgusto. Acompañado de la camarera Ainoha Vázquez y una cliente “fiel”, según dijo ésta, de nombre Almudena Caballero, esperaban bajo la luz de una vela a que viniera la luz. “Ya lo tenemos todo perdido”, lamentaba. “Estimamos que hemos dejado de ingresar entre 2.000 y 3.000 euros, que es lo que hicimos de caja durante la Final del Mundial”, expuso Jesús.

Por su parte, Fernando Lozano, encargado del Molly Malone, no se separaba de su móvil: “He llamado varias veces a Endesa y a las 20.00 horas me dijeron que esperásemos 90 minutos y ahora, a las 21.30, me han dicho que añadamos una hora más, por lo que ya nos olvidamos del partido”, indicó Lozano.

Ahora, estos y otros bares, que esperaban como agua de mayo la llegada del clásico de la Liga, reclamarán a la compañía eléctrica por “daños y perjuicios”, según Jesús Perera.

Otros bares, como Ziaro, por contra ‘pasaron’ del partido. La camarera Cinta González destacó que “han venido hoy muchas mujeres”.

Por cierto, ganó el Barça, por 5 a 0.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s