Las reparaciones a medio hacer se convierten en nuevos socavones

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el martes 29 de noviembre de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Las reparaciones a medio hacer se han convertido en nuevos socavones, que se unen a los muchos con los que ya cuenta el barrio de Viaplana, donde las inversiones municipales, según la queja vecinal y los documentos municipales, brillan por su ausencia.

Las pequeñas obras de varias empresas como Aguas de Huelva, tras reparaciones de averías surgidas en los últimos meses han supuesto para los vecinos de este barrio un inconveniente de doble cara: haber soportado estas obras donde, también según los residentes de esta zona de Huelva, no se ha tenido muy en cuenta a los que transitan por estas calles, especialmente los peatones, y, lo peor, que se hayan dejado las zanjas tal y como aparecen en las fotografías tomadas en el día de ayer y que se muestran en esta información con la ubicación exacta.

La confluencia de las calles Nicolás Orta y Manuel Sánchez tiene tres zanjas dispuestas contiguamente y que son atravesadas perpendicularmente por los vehículos, que ven cómo sus ruedas se hunden en estos nuevos socavones. “A los baches que hay en estas calles tenemos que sumar ahora estos agujeros y todo porque les cuesta mucho echar alquitrán o, al menos, poner láminas de acero como siempre se ha hecho”, se queja Antonio Gómez, un conductor que, “indignado” por esta situación, se ha puesto en contacto con esta redacción para denunciar públicamente este hecho.

En referencia a la misma triple zanja, Rafael Cordero, desde un bar próximo, junto a otros vecinos de la zona, indica que “no es normal que esto esté así”, pero añade que “a veces hay dificultades para hacer las cosas como la gente quiere” y que, en su opinión, “dependen del tiempo cronológico”. La relación con una cierta pérdida de paciencia por parte de otros vecinos es hasta cierto punto comprensible si se tiene en cuenta que esta zanja los operarios de la empresa semimunicipal Aguas de Huelva trabajaron hace dos semanas, tiempo que otros vecinos estiman suficiente como para “haber colocado una pasarela de acero para los coches o haber rellenado con hormigón”.

Lo dice Pepi, una vecina de la zona, y José Luis García, propietario de un comercio, se queja de que “durante 15 días antes no se pudo pasar por ahí, porque con los materiales y las vallas cortaron las aceras y había que coger por en medio de la calzada, con el peligro que eso conlleva, ya que no pusieron, y deberían haberlo hecho, pasarelas peatonales”.

En otro punto, la calle Tariquejo, dos zanjas dispuestas junto a la acera y un paso peatonal también son fruto de una avería de Aguas de Huelva, que “tuvo lugar este verano”, indica Pedro Martínez, empleado de una cristalería de las inmediaciones.

Cuentan éste y una compañera suya, llamada Irene Raigal, que “un hombre se cayó hace poco por culpa de la zanja” y que “necesitó asistencia sanitaria” debido a las heridas que le ocasionó la caída después de tropezar y perder el equilibrio por culpa de uno de estos dos socavones.

Ayer estaban repletos de agua, pero su profundidad era y es tan perceptible como describen los afectados por estas obras a medio hacer.

Dice Irene que los vecinos han mostrado varias quejas en el Ayuntamiento de Huelva sobre estos agujeros que llevan sin ser rellenados o tapados provisionalmente varios meses.

El miedo en la zona es que “se pueda hundir”, expone Irene, ya que, según asegura, “cada vez es más profundo”, de ahí el temor de los vecinos de que pueda afectar a parte del acerado o el resto del asfalto de una calle muy transitada tanto por peatones como por vehículos.

Otra obra de Aguas de Huelva que se dejó sin pavimentar, provocando un socavón en medio de la calzada, se encuentran en la calle San Marcos. Javier A., un vecino de esta vía, indica que esta zanja “lleva 4 ó 5 meses” sin que sobre ella se ha hecho nada en todo este tiempo. A la misma hay que sumar otras tantas que lucen en la calle “desde hace años”, indican otros vecinos.

En la calle Beas, la presidenta de la asociación vecinal, Juana Ordóñez, mostraba el 30 de agosto en este periódico una zanja en esta vía. El problema persiste y a día de ayer aún no ha sido rellenada con hormigón esta zanja.

Tampoco la calle Pastillo se libra de estas zanjas. A lo largo de una de las aceras y durante varios metros se dispone una gran brecha abierta en el suelo y que estaba vallada. Ayer tales vallas estaban apiladas en la confluencia de esta calle con San Marcos.

Al parecer, no se trata de una obra de Aguas de Huelva, sino de la instalación de gas, según los propios vecinos. José Manuel Carrascal dice que “lleva así más de un mes” y advierte de que “alguien, especialmente una persona mayor, puede caerse”, ya que esta zanja llega hasta el rebaje para discapacitados físicos de la esquina de las citadas calles. Dice Miguel, otro vecino de las inmediaciones, que en la calle San Ramón, también hubo otra zanja hace tres meses, aunque ya no está.

ASOCIACIÓN VECINAL. La presidenta de Asociación de Vecinos Juan Riquelme del barrio de Viaplana, Juana Ordóñez, expuso ayer que “hemos comunicado a Aguas de Huelva estas incidencias y nos han dicho que no tienen ninguna orden de trabajo con respecto a estas zonas y este asunto” y “también hemos llamado a la Concejalía de Infraestructura y Servicios Municipales del Ayuntamiento de Huelva y nos han dicho que Aguas de Huelva tiene la orden de reparar las zanjas”. Se queja Juana Ordóñez de que “estamos esperando reparaciones desde verano” y lo achaca a “pasotismo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s