La estacionalidad de los hoteles arrastra a Islantilla a la ruina

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el jueves 9 de diciembre de 2010
Autor: Ígor R. Iglesias

Los hosteleros y comerciantes de Islantilla han visto cómo el temporal les ha vuelto a ‘chafar’ otro puente. A esto se une el hecho de que casi todos los hoteles están cerrados, exceptuando dos de ellos. Los empresarios echan en falta turistas que no sean de segunda residencia.

Muchas de las pocas personas que se paseaban ayer por Islantilla habían bajado al centro comercial a comprar en el supermercado. Las bolsas con comida confirmaban la queja de los hosteleros, que durante la hora de comer permanecían de brazos cruzados un día festivo, en una de las zonas por excelencia de turismo en la provincia de Huelva: Islantilla.

Esta pequeña joya de la corona no ha brillado durante el Puente de la Constitución por las insistentes lluvias registradas en la costa onubense, donde la mayor parte de los hoteles están cerrados y los centros comerciales vacíos.

Esto ha llevado al sector a una ruina que se traduce en el cierre de muchos negocios. Al menos, hasta que haya mejor tiempo. José Luis Jarana, dueño de la Bodeguita ‘El Pan Frito’, por ejemplo, cerró ayer hasta la segunda quincena de febrero. “Aquí no hay nada que hacer”. Tenía José Luis puestas sus “expectativas en el Puente de la Constitución”, pero ha sido “un desastre”, ya que “hemos ganado un 70% menos que el año pasado” y “el puente es lo que nos salva del invierno”.

Para rematar este fracaso un pequeño “tornado” hizo acto de presencia en un centro comercial, el de Islantilla, totalmente vacío, destrozando el toldo de José Luis, que ahora tendrá que hacer frente a la reparación de lo que este imprevisto viento ha roto.

Mariana Gutiérrez Pérez, empleada del Café Islantilla, tampoco ha hecho negocio. “El puente ha ido fatal”, debido a que “no ha venido prácticamente nadie”. Expone esta camarera que “en 2009 hacíamos 1.000 euros por día y este año hemos hecho 300 euros”. Mariana lo achaca “al tiempo y a la crisis”. Dice que “los que han venido a Islantilla son lo que tienen una segunda residencia, pero no todos: sólo un 20%, sobre todo de Madrid”. Pero, según Mariana, “comen en casa, comprando en supermercados”.

Pero también eran pocos los que compraban en Mercadona y El Jamón, los supermercados de la zona. De este último, a la hora del cierre al mediodía sólo salió un cliente, que sólo llevaba una barra de pan como compra.

Este cliente vive todo el año en Islantilla. Se llama Manuel Falcón y expuso a su salida del citado establecimiento que “es una pena que esto esté así de vacío”. No obstante, opina que “la zona está bastante potenciada” y achaca la escasa presencia de turistas “a que estamos en invierno”.

Pero José González y Emilia Landero, propietarios del Restaurante ‘La Terraza’, situado en el Centro Comercial Islantilla, no ven las cosas del mismo modo. “En el Algarve todos los hoteles están abiertos y llenos de alemanes e ingleses y los restaurantes hacen negocio”, expone José, quien se pregunta “por qué aquí están cerrados los hoteles y por qué no funcionan en invierno”, además de “qué ha pasado con el turismo internacional en Huelva”. Ayer, a las 14.30 horas su restaurante estaba totalmente vacío.

Indica este hostelero que “en 11 años que llevamos abiertos nunca antes ha habido un verano y un invierno tan desastroso”. De hecho, “hemos pasado de tener ocho meses buenos al año a tener tres meses escasos de negocio”. Pide que “que se potencie más el turismo”.

Y no sólo les va mal a los bares. Casi todas las tiendas están cerradas y la librería de la zona también está pasando por dificultades. Manuel ‘Mapai’, propietario de la Librería El Principito, que cuenta con un servicio de cafetería, que ha tenido que cerrar, indica que “he tenido que darle vacaciones ahora al único trabajador que tengo”.

Para él, el puente “ha ido muy mal”, debido a que “la gente le tiene miedo a la lluvia, porque es el agua lo malo, ya que no ha hecho frío ninguno; hay una temperatura excelente”. Se queja también de que “haya abiertos sólo dos hoteles, por lo que es normal que haya poca gente”.

turistas. Por las calles los turistas de estos días han sido los propietarios de apartamentos de segunda residencia, casi todos de Sevilla y Madrid.

David Amaya y Elisabeth Martín, de Sevilla, decían ayer que “no hay nadie en la urbanización, ni coches en los garajes ni gente en sus casas; estamos prácticamente solos”. Y es algo que “nunca habíamos visto en los siete años que llevamos viniendo a nuestro apartamento”.

María Luisa Benjumea, Pablo Iglesias y Agustina Prieto, de Madrid, estaban encantados por la “belleza de la zona”, pero también “sorprendidos por la poca gente”. Estaban de visita en la casa de un familiar.

Laura Cárdenas, de Sevilla, también de segunda residencia, opina que “ha sido la lluvia la que ha ocasionado que las calles estén tan vacías”

Y de Sevilla también son María Dolores Conradi, Rocío Figueroa y Vicente Carbonell, y también de segunda residencia. Rocío cree que las tiendas “deberían abrir para los que sí estamos” y que “estando cerradas nadie vendrá porque no se esperaran encontrarse nada abierto”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s