El acceso peatonal a Tres Reyes se limpia solo “cada tres meses”

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el jueves 6 de enero de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias

 

La cuesta que da acceso desde la avenida Pablo Rada a la calle Argantonio, que rodea el Parque Alonso Sánchez, no es objeto de limpieza por parte del Ayuntamiento de Huelva desde hace, al menos, “tres meses o más”, aunque también hay vecinos que aseguran que “no se ha limpiado en todo el año pasado”.

Restos de orina, envases, papeleras arrojadas en los jardines, bolsas de basura, botellas rotas, ropa abandonada en la vía pública y un largo etcétera de desperdicios inorgánicos que permanecen a pocos metros de la vida frenética del Centro de la ciudad.

La mayor parte de los consultados por esta redacción ponen el acento en la limpieza: Claudia Teresano dice que “vienen cada tres meses o más a limpiar, siempre está descuidado y sucio, con botellas y otros restos de basura, por lo que deberían prestar el servicio para evitar las malas condiciones para la salud”.

Tres meses es la fecha que da esta vecina del edificio Tres Reyes. Sin embargo, Benito A. también se queja de que está todo muy sucio y de que “no limpian en todo el año”. .

José Madroño Pinedo, vecino del edificio Tres Reyes, por su parte, dice que “no vienen a limpiar nunca y está todo fatal, abandonado, con mucha porquería, que se acumula en los jardines y a lo largo de toda la cuesta y escaleras”.

El Ayuntamiento conoce estos problemas, que los vecinos han comunicado ya de manera insistente a quien corresponde, sin que se haya obtenido una respuesta que satisfaga no sólo las reivindicaciones de los residentes de esta zona de la capital onubense; también, sus derechos.

Roberto C. expone que “no vienen a limpiar nada, ni a recoger los muebles” y está especialmente indignado “por lo abandonado que nos tienen, y eso que vivimos en el Centro, prácticamente”.

Hay vecinos que hablan de que incluso los propios trabajadores municipales son ignorados por los responsables máximos del Ayuntamiento en cuanto a la limpieza: el alcalde y su teniente de alcalde de Servicios Municipales, Pedro Rodríguez y Felipe Arias (ambos del PP), respectivamente.

Dice Benito A. que, “alguna vez he hablado con algún técnico del Ayuntamiento de los que dan los partes para localizar los problemas y me ha dicho que ya lo ha comunicado varias veces, pero ni al técnico echan cuenta”.

Y no sólo es esta concejalía la que incumple su cometido de cara a los ciudadanos. En la zona tampoco están muy contentos con otras áreas, como la de Urbanismo. Roberto relata cómo “no vienen ni a concluir las obras producto de las averías que se producen en la red de aguas, que dejan a medio hacer con tablones de madera encima”.

Esta situación de la que habla Roberto se ha mantenido en el tiempo a lo largo de meses, aunque en la actualidad el problema, tras tanto tiempo con tablas de madera haciendo las veces de acera, por fin el Ayuntamiento colocó la arqueta correspondiente, abandonado, por cierto, la cinta de plástico de Aguas de Huelva que acotaba una parte en la que se restringió el paso. Esta cinta, que ni recogió Aguas de Huelva ni el servicio de Limpieza ni el de Jardinería, permanece allí en la zona, justo al resto de basuras.

Las obras de Aguas de Huelva y otras relacionadas con el alumbrado público han sido una chapuza total, pues, pero no sólo en su desarrollo larguísimo en el tiempo, sino también en sus acabados. “Cuando vienen a arreglar por fin la arqueta averiada lo hacen con cemento y simulando chapuceramente el dibujo de las losas”, se queja este vecino de Tres Reyes.

Juan Manzano Vázquez, que pasa por aquí a diario, también se queja de que “está todo fatal” y dice, mirando a su alrededor, que “nada más hay que mirar a nuestro alrededor”.

Juan Molina Gil, vecino del lugar, también indica que “está todo muy descuidado, como si el servicio de limpieza en la ciudad no existiera”.

Y se queja también de “las cacas de perro, que no recogen algunos dueños, y que el Ayuntamiento tampoco limpia”.

Juan Molina también habla de las ramas que en parte del recorrido peatonal impide el paso de manera adecuada a los viandantes: “Las ramas llegan casi hasta el suelo y a veces no se puede ni pasar; o te agachas o pasas entre las ramas, por lo que los vecinos somos los que las cortamos cuando ya están exageradamente cargadas”.

Con respecto a la vigilancia policial también hay quejas. Este último vecino asegura que “se hacen botellones y muchos restos de botellas y de plásticos son de esta práctica”, que es sancionable, según la ley al respecto, al llevarse a cabo en una zona no habilitada para tal efecto y que en Huelva capital está situada en la avenida de Hispanoamérica, junto al Muelle de Levante del puerto de la ciudad.

Asimismo, hay quejas sobre un hecho que lleva repitiéndose a lo largo de los años y que tiene que ver con la infraestructura misma del lugar: “Se acumula agua en uno de los miradores a Pablo Rada, provocando una gran charca cuando llueve que no permite pasar a la gente, como si fuera una piscina”, expone Juan Molina.

Tampoco el Ayuntamiento ha hecho nada para evitar esta situación, a pesar de también ser consciente de la misma.

Exigen el acceso a Mackay MacDonalds. El Pleno municipal de febrero de 2010 aprobó la construcción de un acceso desde la calle Argantonios a la de Mackay MacDonalds, pero casi un año después nada se ha hecho al respecto por parte del Ayuntamiento.

Fue el Grupo Municipal de IU el que presentó una moción que aprobaron todos los grupos, después que de vecinos de Tres Reyes y otros edificios de la zona, tras una recogida de firmas, solicitaran este acceso.

Lo que movió a los vecinos a tal reivindicación fue el aislamiento que éstos tienen con respecto a los accesos a la zona, teniendo que dar grandes rodeos a manzanas contiguas de bloques de piso.

La moción de IU, en concreto, que “el Ayuntamiento de Huelva, proceda de manera inmediata a la construcción de una rampa de acceso que comunique las calles Argantonios y Mackay y MacDonalds adaptada a personas con discapacidad física y con discapacidad reducida”.

En el documento, se decía que “las características especiales de esta calle y su comunicación con las calles adyacentes hacen necesario establecer esta conexión mediante la construcción de una rampa que posibilite salvar el desnivel entre ambas calles y evitar un largo recorrido, penoso sobre todo para las personas mayores y con discapacidad. Este tipo de obras pequeñas, resultan ser, para las personas que más lo necesitan, grandes obras que hacen que su vida mejore de manera importante”, se decía en tal moción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s