La imprecisión de abreviar sintagmas con núcleo en singular y complemento en plural

La imprecisión de abreviar sintagmas con núcleo en singular y complemento en plural
Autor: Ígor R. Iglesias

En un reciente artículo sobre la abreviatura de asociación de vecinos advertíamos sobre la imprecisión a la hora de conformar la abreviación de esta etiqueta lingüística. Con una amplia bibliografía delimitábamos cuáles son los límites en los que nos movemos (estamos ante una abreviatura y no una sigla) y advertíamos sobre la imprecisión en las publicaciones sobre la conformación de la abreviatura a través de duplicación de los elementos abreviados por truncamiento en el caso de los núcleos en singular de esquemas nominales.

La costumbre latina de duplicar las letras de las abreviaturas la asume el español en elementos tales como EE UU (Estados Unidos) o FF AA (Fuerzas Armadas). En singular nos encontramos S. A. (sociedad anónima), evidente sin duplicación. Pero, ¿qué ocurre si el núcleo del sintagma a abreviar es singular y su complemento es plural? La bibliografía al uso no ha sido tan clara en este punto y la Real Academia Española en su última Ortografía (2010) ha tenido a bien hacer una precisión.

Sin embargo, desde nuestros humildes conocimientos y herramientas con las que trabajamos para nada podemos estar de acuerdo en la rotundidad con la que se expresa la RAE. Primero, porque la explicación que otorga lo hace buscando un paralelismo en los casos inversos en los que el núcleo es plural y el complemento es singular, sin tener en encuenta ninguna otra consideración que la del paralelismo. En segundo lugar, porque ha dejado lugar a la ambigüedad u opcionalidad en muchas cuestiones que recoge esta Ortografía. No ha sido el caso de ‘asociación de vecinos’ donde se ha mostrado muy contundente, en función de ese paralelismo con las formas plural+singular, sin dejar lugar, según su criterio, a la opcionalidad en este caso, con la que ni siquiera yo hubiese estado de acuerdo, por crear una ambigüedad fácilmente evitable para los que leen y escriben en esta lengua.

La falta de precisión en los manuales sobre cómo habían de conformarse las abreviaciones en los casos ‘singular+plural’ llevó a los dueños de esta lengua (los hispanohablantes) a aplicar las reglas de duplicación para el plural, tal y como venía siendo costumbre cuando los hablantes (los escribían, claro) usaban el latín. De este modo, Comisiones Obreras, por ejemplo, se abreviaba CC OO y asociaciones de vecinos, AA VV. Para este sintagma en singular pero con complemento plural (asociación de vecinos) ha sido costumbre abreviar A VV, como reza en muchos de los carteles de nuestras ciudades, que la RAE no debería censurar, ya que este uso no da lugar a ambigüedad ninguna en la lectura que de estas abreviaciones han de hacer los hablantes. Sin embargo, A. V. sí es ambiguo, porque no existe una lectura tan clara a la hora de descifrar esta abreviación.

La RAE apuesta por esta forma para hacer coincidir esta lógica (ambigüa) con la casos como estaciones de servicio, donde el sintagma está conformado por un sustantivo en plural colocado en posición nuclear y un complemento en singular. Dice la RAE que en este caso no se abrevia *EE S, sino EE SS, explicando que se duplica las letras de las abreviaturas del núcleo y del complemento de este segmento nominal a pesar de que sólo pluralice el núcleo. No falta la razón en este caso, pues de nuevo la costumbre en los hablantes (que leen y escriben, obviamente) ha sido siempre este uso (como en el caso inverso y de asociación de vecinos AA VV).

Hay que advertir que la propia Ortografía de la lengua española (op. cit., información preliminar, XLIV) es clara sobre lo que la RAE y la Asociación de Academias de la Lengua Española han considerado a la hora de elaborarla: “En esta obra se exponen las normas ortográficas que rigen la escritura de las formas vigentes en el uso”, por lo que no podemos estar de acuerdo con lo que la RAE indica sobre las abreviaturas en los casos singular+plural, por las razones expuestas.

La propia Ortografía (ibíd, pp. 569) recuerda que “se recomienda” tanto en las abreviaturas personales como en las fijadas para el uso general “valorar su funcionalidad” de acuerdo con ciertos criterios, entre los que se encuentra el siguiente: “La abreviatura resultante debe ser fácilmente identificable con la palabra abreviada”. En este sentido, resulta mejor identificable A VV para asociación de vecinos que A V.

No obstante, y al margen de estas consideraciones y de lo expresado en la última edición de la Ortografía, atendiendo a los usos de los hablantes, la mayoría de los carteles de las asociaciones de vecinos usan la forma A VV, aunque también hemos visto alguna que otra con A. V. Basta con introducir en Google ambas formas como para apreciar que las dos son usadas por los hispanohablantes y, en concreto, por las propias asociaciones vecinales, por lo que parece que la RAE sólo ha atendido al criterio del paralelismo con formas como EE SS sin tener en cuentan otras cuestiones como las de la funcionalidad, el uso y que la abreviaturas sean fácilmente identificables.

La Ortografía de la lengua española (2010) dice concretamente: “El procedimiento de duplicar las letras para formar el plural de las abreviaturas formadas por truncamiento extremo se aplica incluso en aquellas abreviaturas que corresponden a expresiones complejas en las que solo pluraliza el elemento nuclear; así, el plural de la abreviatura E. S. (estación de servicio) es EE. SS. (estaciones de servicios), y no *EE. S., independientemente de que la palabra servicio se mantenga en singular en la expresión completa. De modo paralelo, pero a la inversa, las abreviaturas por truncamiento extremo de expresiones singulares que contienen un elemento en plural no lo tienen en cuenta en su  formación; así, por ejemplo, la abreviatura de asociación de vecinos es A. V. y no *A. VV.”. Algo que no casa con el uso y las otras cuestiones analizadas, como hemos visto.

Una ortografía ha de recoger con exactitud las normas que rigen la correcta escritura en la actualidad y, en este sentido, tiene que existir una correlación entre cómo hablan y escriben los hispanohablantes y lo que los académicos prescriben.

Referencia bibliográfica:

________ (2010): Ortografía de la lengua española, RAE, Asociación de Academias de la Lengua Española y Espasa: Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s