Otra vez, a golpe de periódico

Reportaje publicado en ODIEL Información de Huelva el sábado 8 de enero de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias

La calle Médico Luis Buendía ha visto cómo salir en prensa y enseñar las vergüenzas (las malas condiciones en que se encuentra la vía) sirve para algo: para que el Ayuntamiento acondicione parcialmente una calle, donde hablar de Primer Mundo es decir mucho, a pesar de estar en un céntrico barrio: La Merced.

Los vecinos de la calle y la asociación vecinal llevan “años” solicitando arreglos en la zona. Nunca ha sido atendida la petición vecinal, a pesar de que el propio Ayuntamiento tiene aprobados planes de actuación que afectan urbanísticamente al lugar desde 2007.

La advertencia por parte de un grupo de vecinos recogida por este periódico de que éstos acudirían a la Fiscalía para denunciar la dejadez y los oídos sordos por parte de las autoridades municipales con respecto a la calle motivó que los responsables políticos correspondientes se tomara en serio las quejas vecinales y accediera a mantener una reunión con los vecinos.

El reportaje citado fue publicado por este periódico el pasado 21 de octubre, el segundo que ponía en evidencia la situación lamentable de esta zona trasera de la Catedral y de la Facultad de Empresariales de la Universidad de Huelva. El primer reportaje sobre el asunto se publicó meses antes, el 14 de febrero, poniendo de relieve el estado en el que se encuentra esta zona de la ciudad.

La publicación de 21 de octubre recogía cómo la propia Fiscalía veía factible la presentación de una denuncia por parte de un colectivo ciudadano afectado de primera mano por la falta de atención del Ayuntamiento ante problemas de una evidencia absoluta, según indicaron fuentes del Ministerio Fiscal consultadas por ODIEL.

El noveno teniente de alcalde de Infraestructuras y Servicios Municipales, Felipe Arias (PP), se sentó con los vecinos de la calle, unidos en una plataforma a través de Internet, que lidera un portavoz de los mismos, llamado Antonio Guerra, y con la presidenta de la asociación vecinal de La Merced, Dorleta Vaquero.

El equipo de Gobierno municipal se tomó tan en serio la advertencia vecinal que en la misma reunión también se dieron cita la sexta teniente de alcalde de Seguridad Ciudadana, Carmen Sacristán, y el concejal de Movilidad, José Luis Barragán (ambos del PP).

Las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina (en mayo de este año) y se intenta paliar a última hora esa falta de atención que los vecinos a pie de calle y los representantes vecinales de las asociaciones denuncian.

De la reunión aquella, el 8 de noviembre, salió el compromiso del Ayuntamiento de que atendería la queja que, previamente, había publicado ODIEL.

El 21 de octubre este periódico ponía de manifiesto cómo los vecinos de la calle no tenían aceras por las que transitar en algunos de los tramos, ni a uno ni a otro lado de la calle, por dos motivos: a un lado, los coches, aparcados sobre la acera y, al otro, sin ningún lugar habilitado por donde pudieran caminar los peatones.

Ante tal evidencia y la triple presión que sienten estos políticos (mediática, la advertencia de denuncia ante la Fiscalía y la proximidad de las elecciones municipales), el Ayuntamiento se comprometió a urbanizar 40 metros de un acerado que hasta hace pocas semanas era inexistente y que hoy por hoy permite a los vecinos transitar sobre el mismo sin que se tengan que jugar el tipo caminando por la calzada.

Esto, que parece un regalo caído del cielo, venía siendo una petición vecinal desde hace una década. En todo este tiempo, el lugar no sólo no ha recibido ni una sola atención por parte del Ayuntamiento, sino que se ha deteriorado. La presidenta de la Asociación de Vecinos de La Merced, Dorleta Vaquero, recuerda cómo “en la zona no había iluminación adecuada y ahora, por fin, se ha atendido lo que llevábamos años y años reclamando”.

El PlanE ha posibilitado que el consistorio haya sustituido las luminarias abiertas y obsoletas por cerradas con nuevos reflectores, a través de un proyecto global de 1,5 millones de euros en toda la ciudad.

Así mismo, se ha puesto fin a un problema que ODIEL ha denunciado a lo largo de 2010 en diversos reportajes, además de los citados. El problema de los escombros en la calle por fin se ha solucionado aquí, retirando este tipo de residuos, que precisan de una recogida y un tratamiento especial, y que lucían en solares sin vallar adecuadamente en plena vía pública. “Ahora, el solar está adecuadamente tapiado”, destaca Vaquero.

La presidenta de la asociación vecinal indica que “también se han colocado pivotes en algunos tramos para evitar que los vehículos estacionen sobre la acera”.

No obstante, sigue sin ponerse fin al estacionamiento sobre las aceras en el tramo más cercano al cabezo, donde las losas están literalmente hechas trizas. La línea amarilla continua, que prohíbe expresamente aparcar, no se respeta. Fue precisamente la información de ODIEL del 14 de febrero la que motivó que el Ayuntamiento, atendiendo la queja vecinal, señalizara vialmente el lugar.

En la reunión de noviembre, Ayuntamiento, la empresa que explota las zonas ORA (Azul y Naranja) y los vecinos acordaron “convertir la calle en Zona Naranja para posibilitar que los residentes tengan el estacionamiento garantizado todos los días” y “regularlo, delimitando dónde se puede y dónde no”, expresa Dorleta Vaquero.

El problema de la zona, recogido por ODIEL. En el año 2010 este periódico cumpliendo con su espíritu y vocación de servicio público para los onubenses asumió el cometido de ser el altavoz de los ciudadanos de esta capital. Dentro de la serie de reportajes sobre quejas vecinales, el 14 de febrero se puso de manifiesto las muchas deficiencias de la zona, algunas de las cuales recibieron una respuesta inmediata por parte de un ayuntamiento que ya sólo actúa a golpe de periódico, como en su momento indicó la presidenta de la asociación vecinal de otro barrio (Viaplana), Juana Ordóñez.

A partir del citado reportaje, se señalizó vialmente la zona y se cambió el hormigonado por losas en la acera de las puertas principales de la Catedral y de la Facultad de Empresariales de la Universidad de Huelva.

En octubre, otro reportaje recogía de nuevo todos los problemas de la zona, después de que los vecinos hartos de no recibir una respuesta del Ayuntamiento anunciaran que denunciarían ante la Fiscalía, lo que motivó una reunión (ahora sí) de los responsables municipales con los vecinos.

A raíz de ese encuentro se han solucionado algunos problemas, pero sigue sin ponerse fin a otros, tales como la vigilancia policial y los continuos robos en los vehículos (noticia publicada precisamente ayer viernes en este periódico), el estacionamiento sobre las aceras, zonas peatonales intransitables y la falta de limpieza en la zona.

Los vecinos de la calle Médico Luis Buendía se han mostrado ante el Ayuntamiento muy indignados por la falta de atención municipal a lo largo de los últimos 15 años, malestar que se suma a los que viven en el callejón cercano de Sor Paula Alzola, también abandonado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s