La cara de la derecha: la cruz de la izquierda

Artículo de opinión publicado en ElPlural.com el martes 12 de enero de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias

La derecha no sabe hacer oposición, porque la derecha no es como la izquierda. La derecha es la consecución de los poderes que históricamente han gobernado y sometido al pueblo. La izquierda es el pueblo. No son la cara y la cruz de una misma moneda (la democracia). La derecha está enseñando su verdadera cara ahora (en términos históricos se repite), que siempre ha sido la cruz de la izquierda.

Esta sabe hacer oposición constructiva, sabe perder parte de sí por el bien común, porque no es egoísta, aunque se equivoque. No es comparable, como he dicho en tantas ocasiones, la izquierda y la derecha, porque ésta está compuesta por los mismos poderes eclesiásticos, empresariales y políticos de siempre, buscando el beneficio propio, el de unos pocos, del que siempre ha llegado al pueblo migajas, cuando ha llegado algo.

Asistimos estos días a un hecho particular muy revelador: el tiroteo en EE UU donde la congresista demócrata por Arizona Gabrielle Giffords recibió disparos en su cabeza y una niña de nueve años y un juez federal resultaron muertos pone de relieve cómo el discurso violento del Partido Republicano cala hondo en una sociedad en la que, como en España (todos los países, en general), las reformas que se hacen pensando en todos no gustan a unos pocos, que buscan hacer ruido al precio que sea.

La Tea Party ha de quedar en entredicho. No valen medias tintas para apuntar (con el dedo) hacia toda la gente que sin escrúpulos ninguno allí y aquí se dedican a emponzoñar la democracia, la realidad, la opinión pública, la política e, incluso, la economía.

Hay gente en España que tiene pluma y micrófonos en sus manos que han creado en mucha gente, por ejemplo, la idea de que el PSOE diseñó con ETA los atentados del 11M. Es lo que cree una conocida muy aficionada a ver VEO7, la televisión de El Mundo, otro que tal baila. Son los mismos (y ahí están otros tantos: Intereconomía y compañía; los intengrantes de la llamada TDT Party) que se dedican a crispar la sociedad con palmeros de gran solvencia: la Iglesia católica, el PP y vaya usted a saber quién más (se habla de una sociedad secreta ultracatólica y ultraconservadora, que es casi decir lo mismo.)

Para muestra un botón, sin recurrir a un periódico. Uno de los comentarios en mi anterior artículo de ElPlural.com decía lo siguiente (lo reproduzco tal y como lo escribió un tal Abelardo): “Igor: para conspiración, la de tus amigos etarras con los socialistas para hacer un atentado terrorista y llegar al poder. Cuando zETAmierda [sic] les devuelva el favor, saldrás diciendo que los que se oponga a la rendición, son enemigos de la paz. Saldrás diciendo en las manifestaciones de los batasunos : “No queréis la paz, no queréis la paz”. La paz de los cementerios te daba yo a ti”.

Así se las gastan estos: me llama amigo de ETA, dice que el Gobierno conspiró y participó en lo del 11M y me desea la muerte, de su propia mano. Quien ha escrito eso, se descalifica a sí mismo y, sobre todo, si antes, en otro comentario anterior ha escrito lo siguiente: “Igor: demuestras ser un hijo de la gran puta que es tu madre, hija a su vez de la gran puta que fué [sic] tu abuela, y así sucesívamente [sic], generación tras generación, todas las madres de tu árbol genealógico hasta perderse en los tiempos prehistóricos”.

Este individuo me ataca así y solo por criticar a los obispos y al PP, e incluso al PSOE e IU (por cuestiones muy diferentes, claro está). Esa es la idea de democracia que tiene esta gente que sólo conocen el insulto, la mentira y el amedrentamiento como dialéctica, como actuación, como política.

No es de extrañar que la sociedad española esté pasando un momento de horas bajas en la democracia: pero no por culpa de la democracia, sino de los que no creen ni han creído nunca en ella, que se han aprovechado de la misma para sus propios intereses y para seguir bailando y hacer bailar cara al sol a toda España.

Están dando un mensaje de descrédito de los sindicatos, de los partidos políticos, de la justicia, de todo lo que tenemos y que nos ha costado sangre y olvido de la sangre conseguir y que, hemos de mejorar, porque la democracia no se construye en tan poco tiempo, es cuestión de generaciones. Poco ha tardado la derecha y la Iglesia (la Conferencia Episcopal y los ultracatólicos) en mostrar su verdadero credo: ellos quieren una España, grande y libre: una, ni plural ni diversa; grande, superior a otros pueblos, no universal y abierta; y libre, de todo el que no comulgue con los mandamientos de los generalísimos del momento: los Roucos, los Kikos y los hijos de Aznar, es decir, los nietos de Fraga.

2 thoughts on “La cara de la derecha: la cruz de la izquierda

  1. Andrés Ramos says:

    Según Igor los españoles se han equivocado ayer, masivamente, al votar PP y no PSOE !!!….??? Es decir, que el pueblo soberano y libre, se equivoca al depositar su voto!!!
    . Deberías tirar ese manual leninista que nosotros usamos en los años 70 contra la dictadura de Franco!!!
    nosotros y yo, en concreto, estuvimos allí con 25 años en primera persona, luchando contra la dictadura y por la LIBERTAD. Así que Igor, olvida esos principios rancios y conservadores del socialismo de manual. El Muro de Berlín, lo derribó la democracia. Ya no hay derechas , ni izquierdas…hay sentido común.
    debes abandonar ese radicalismo con olor a naftaliana!!
    MIra este enlace y coméntalos con tus mayores!!! SALUD COMPAÑERO !!!
    http://www.videosurf.com/video/feliz-cumplea-os-libertad-libertad-sin-ira-135163344?vlt=ffext&vlt_position=rightrail

    1. Ígor R. Iglesias says:

      Andrés, el artículo tiene fecha de 12 de enero de 2011, por lo tanto no es aplicable a lo que pasó ayer. Sobre lo de ayer, ya tengo otro artículo, que en breves minutos estará publicado. En cuanto al artículo al que haces referencia, y que has sacado de contexto, te diré que no parece que te lo hayas leído entero. Mis principios ni son rancios ni conservadores. Sí hay derechas e izquierdas y la derecha no es equiparable a la izquierda: la izquierda es la política social, la derecha es la política basada en el egoísmo. Ahora más que hace 36 años, ahora más que nunca esas “rancias y conservadoras” ideas que tú tachas como tales son más necesarias que nunca. ¡Por sentido común!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s