No creen en las autonomías

Artículo de opinión publicado en ElPlural.com el domingo 16 de enero de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias

La derecha no cree en el estado de las autonomías ni ha creído nunca. Le pasa con esto como con la democracia que echó a andar hace tres décadas: ha tenido que bailar la música que pinchaba el ‘disc jockey’.

La reciente publicación en ABC del asunto es toda una declaración de intenciones y no hace sino consolidar el camino iniciado meses antes por el PP. Fue el propio Mariano Rajoy, presidente de este partido, el que abogó por un cambio en la concepción de las comunidades autónomas, considerando que hay “duplicidad de competencias, un gasto excesivo y una complejidad burocrática”.

A la publicación de ABC, con ese titular en portada que rezaba “Fortalecer España”, se une ahora el ex presidente del Gobierno y presidente de honor del PP, José María Aznar. Con su mano, que mece, indudablemente, la cuna, Aznar apunta a una reforma del actual modelo del Estado y es claro: la reforma la hará el PP “en gasto y en ordenación”. Para Aznar, el sistema es “marginal” y ha llegado el momento de “ponerle el cascabel al gato”.

Es normal que con este espíritu autonómico (léase la ironía), al PP se le resista, por ejemplo, Andalucía, donde su discurso nunca ha cuajado de cara a una amplia representación parlamentaria, convirtiendo al continuo perdedor de las elecciones autonómicas andaluzas, Javier Arenas, en sempiterno y frustrado aspirante.

Las autonomías han venido a mejorar el bienestar de los ciudadanos, la prestación de servicios y la mejora de la gestión de los problemas, haciendo más cercana la solución, cuya herramienta es la política.

El PP se ha empeñado y se empeña en desacreditar la política, provocando un desinterés y un recelo en la ciudadanía, de la que la derecha siempre ha sacado y saca un suculento provecho.

Y en esto el PP no está solo. Cuenta con un gran apoyo mediático y con la Iglesia católica conspirando para que nada de lo que huela a izquierda y a avances sociales y laicos puedan estar en las instituciones y en la sociedad. El interés de la Iglesia no guarda relación con la destrucción de las autonomías, pero la actuación antidemocrática de los obispos estará en esto y en todo lo demás, siempre que sus fines lleguen a ‘buen’ puerto.

Los obispos, el Partido Popular y los llamados ahora ‘cornetas del Apocalipsis’ (gracias José María Izquierdo por ponerles nombre) están cometiendo una grave irresponsabilidad, porque está deteriorando gravemente la democracia con una crispación que pasará factura. Lo que ocurre es que será el pueblo quien acabe pagando el pato (al agua).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s