El Barrio Obrero precisa inversión

Reportaje publicado en el periódico Odiel, de Huelva, el viernes 28 de enero de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias
(Lea el reportaje completo en la edición impresa)

Yo prefiero llamarlo barrio Reina Victoria”. Lo dice María Victoria Jiménez Pinzón, que reside en la misma casa de este peculiar conjunto de viviendas en la que nació hace 58 años.

La visita este miércoles del consejero de Turismo, Luciano Alonso, ha puesto de relieve cómo el barrio precisa una atención especial.

Los vecinos del mismo pueden presumir de ser un atractivo para los visitantes de esta ciudad, pero son ellos los que mejor que nadie conocen cómo este oro no reluce con el esplendor que debiera ni para los de dentro ni para los de fuera.

“Aquí se vive muy bien”, expone Manuel Caleza del Pino, el marido de María Victoria, que relata historias de otros tiempos, de cuando el barrio “era de calles de tierra”; de cuando “las casas no eran de propiedad y cuando te jubilabas, la compañía minera te echaba con todo a la calle”; de cuando “en la década de 1960 Explosivos Riotinto compró las casas y las puso a la venta”, de cuando “el colegio de las Teresianas les tenía un uniforme a las niñas del barrio y otro para las hijas de los ricos, porque aquella sociedad”, cuenta Manuel, “era clasista para todos”.

Hoy en día, el conjunto es un Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2002, declarado así por la Junta de Andalucía para proteger este patrimonio arquitectónico de la ciudad, que refleja una parte de la historia de la misma.

Aquí nunca vivieron los ingleses, pero fueron ellos (la compañía minera) los que construyeron en dos fases (1916 y 1919) el barrio Reina Victoria, que por ser una zona residencial para trabajadores de esa compañía fue siempre designado popularmente como Barrio Obrero.

La riqueza patrimonial se refleja en las viviendas de estilo colonial y ecléctico, donde cada una de las casas es diferente a la otra, a pesar de la sensación de unidad del conjunto.

Los que viven aquí (681 onubenses) saben qué es lo que necesita el barrio: “Somos los vecinos los que echamos dinero a estas casas, que ni siquiera podemos arreglar según las necesidades”, se queja Román Caro. Aurelio Gómez dice que “a mí me impusieron una multa de 6.000 euros por una obra, pero gané el juicio”.

El presidente de la asociación vecinal, Juan José Serrano, reconoce que “el barrio no está preparado para el turista”. Y lo dice porque no hay centro de interpretación, ni itinerarios, ni señalizaciones que expliquen a los turistas el porqué del ahora y del pasado.

Además, “no se limpia”, se quejan Antonia González y Juan Manuel Díaz, y las calles son hormigonadas. El barrio precisa inversión. Y dejar su abandono.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s