Paro

Artículo de opinión publicado en ElPlural.com el sábado 28 de enero de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias

Mientras España alcanza la tasa de paro más alta desde 1997, con un 20%, Telecinco ya anunciado el despido de 127 trabajadores de Cuatro y CNN+. La destrucción del empleo es preocupante. Pero no es responsabilidad única de la política frenar el paro.

El Gobierno socialista se ha topado con una papeleta que tiene que afrontar y está afrontando, aunque desde postulados que no encajan muy bien en la izquierda. Paralelamente, las empresas, las grandes empresas y las entidades financieras, no están arrimando el hombro. Los ciudadanos de a pie, sí. Los políticos, no todo lo que debieran (han sacrificado una parte ridícula de su sueldo público; se han quedado cortos).

Los empresarios, los grandes empresarios, son los que están destruyendo empleo y son ellos los que tienen que crearlo. Las entidades financieras son las que tienen la sartén por el mango y son las que están apretando a los ciudadanos, a veces vilmente. Lo saben quienes tienen créditos.

Es lógico que desde la izquierda, las masas sociales estén reclamando al Gobierno más medidas de izquierda en cuanto al empleo y la economía, medidas a corto, medio y largo plazo. A corto, las ha tomado, con sectores específicos, inyectando dinero en los ayuntamientos (13.000 millones de euros) y ningún consistorio ha rechazado tales partidas, a pesar de que sus alcaldes (del PP), poniendo la mano por un lado, criticaban al PSOE por el otro. Son medidas de urgencia, pero puntuales, para solucionar momentáneamente un pinchazo en la bicicleta. Sin embargo, la cámara de la rueda hay que cambiarla. De ahí que se precisen medidas a medio y largo plazo, en las que el Gobierno confía, aunque no despierten entusiasmo alguno en la ciudadanía en general, donde las masas de izquierdas ven que el Gobierno socialista se ha vendido al capitalismo. Sin embargo, se pierde la perspectiva de que el PP lo haría sin temblarle el pulso y de una manera menos social, más drástica, caiga quien caiga.

Dicen los analistas políticos y económicos que el Gobierno está obligado a tomar decisiones capitalistas, porque el sistema es capitalista. Desde IU se le pide que nacionalice la banca y desde el PP se dice, sin fundamento alguno, con la intención de enmarañar la realidad, que de hecho España tiene nacionalizada su banca, lo que es totalmente mentira.

Las cosas en un mundo globalizado, con una economía globalizada, con una política globalizada y donde las entidades financieras y las agencias de riesgo tienen más poder que los propios gobiernos, en tanto que condicionan por intereses particulares de unos pocos el devenir de la economía y, por tanto, de la política (vamos, que tienen agarrados por donde dijimos a aquellos que quieran hacer una política de izquierdas)… las cosas, como digo, están jodidas.

La irresponsabilidad de las entidades financieras, la inyección de dinero a estas entidades o la actitud de las empresas que se ceban con los trabajadores (sin pagarles a tiempo o echándoles a la calle, o creando un estado de miedo para que no pase esto último) es la realidad del momento, que está más allá de lo que José Luis Rodríguez Zapatero decide.

No obstante, el Gobierno socialista ha de tomarse en serio la responsabilidad de ser uno de los pocos de izquierda que quedan en Europa, donde manda la derecha e, incluso, la ultraderecha. En este arrinconamiento con respecto a esas derechas, España debe saber jugar las cartas con un discurso izquierdista, porque si se dice que las cosas se solucionan con políticas de derechas, los ciudadanos entenderán que entonces será el PP el que pueda aplicar esa serie de medidas, que, por otra parte, no nos van a encaminar a un mejor lugar, porque eso que llaman la refundación del capitalismo ha sido simplemente un camelo para que los que han chupado del bote y lo han vaciado lo sigan haciendo ahora que los gobiernos les han vuelto a llenar de diversos productos nuestro trabajo, nuestra felicidad, nuestros sueños… nuestras vidas) tal bote.

Los ciudadanos pueden cebarse con el Gobierno, pero habrá que repartir las hostias a todos por igual: las empresas son las que están destruyendo empleo, como es el que caso de Telecinco, que, tras hacerse con Cuatro y CNN+, ahora deja en la calle a 127 trabajadores, profesionales que difícilmente encontrarán un hueco en el mercado laboral tras ser expulsados al paro, al menos desempeñando su profesión. Y lo de esta empresa es solo un ejemplo.

De las entidades financieras, ¿qué les voy a decir que ustedes no sufran? Y al PP habrá que darle también lo suyo: dice tener una fórmula para solucionar todo esto, pero no la desvela a no ser que gobierne. Eso es chantaje y silencio, un no decir qué harían para que nadie sepa lo que nos espera: hay gente dispuesta a dejar todo en manos del PP antes que exigirle al PSOE que cumpla con los que se están dejando las cejas a cuenta de haber confiado a ZP sus sueños, sus vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s