Donde no vive nadie

Reportaje publicado en el diario Odiel el domingo 20 de febrero de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias

Vivir donde nadie vive, o casi nadie. La mayor parte de los habitantes de la capital onubense residen en bloques de pisos. Otro tanto, lo hacen en casas (tanto en las tradicionales como en los nuevos chalés adosados o individuales).

Pero esta ciudad también cuenta con un puñado de ciudadanos que habitan en lugares menos comunes al resto. Elvira Huertas se ha criado y vive aún junto a las Marismas del Odiel, en una casa construida literalmente sobre la marisma.

Ángela Lenuta comparte espacio con siete familias de su país, Rumanía, en un solar situado en el barrio del Matadero, donde han ocupado algunas casas, levantado tiendas de campaña y habitado los lavaderos de otras viviendas abandonadas, transformándolas en sus viviendas. Julia María Blanco, a pocos metros de allí, ha encontrado una casa vacía donde dormir cada noche. Julia fue desahuciada de su casa, donde ha vivido durante dos décadas, en el barrio del Higueral.

Y, por último, Gema y Francisco, de 18 y 26 años, respectivamente, han iniciado su convivencia como pareja de hecho en una caravana, en la que viven desde hace seis meses.

Diferentes historias. Se trata de diferentes historias, cuyo denominador común es ser diferente al resto. Cada historia, excepto la de Elvira, que reside en una casa familiar dentro de la legalidad, encierra dramas personales.

Vivir en una caseta.

Ángela Lenuta. Es de Rumanía y vive desde hace 8 años en Huelva.

“No nos gustaría vivir así como vivimos, pero es lo que hay”. Ángela Lenuta vino de Rumanía hace 8 años. Pensó, al llegar a España, que “todo iba a ser mucho mejor que en mi país”, pero casi una década después se encuentra, junto a otras siete familias de compatriotas, viviendo en un solar situado en la calle Cervantes, en la zona del barrio del Matadero.

“Nos dedicamos a buscar chatarra y hemos construido nuestras propias casetas o entrado en estas casas, que están abandonadas, por no estar en la calle”, expone Ángela, ante la atenta mirada de Mihai, un hombre rumano que no habla “nada” de español, y de Ana, una amiga de ambos española, que les “ayuda porque son personas como nosotros”, dice ésta.

Ángela comenta que aquí no tenemos ni luz ni agua y para ducharme tengo que ir a casa de amigos españoles”.

“Nos nos gustaría vivir así, pero es lo que hay”.

Vivir de ‘okupa’.

Julia María Blanco, onubense desahuciada de El Lazareto.

“Me desahuciaron y he tenido que meterme aquí”. Julia María Blanco ha vivido durante dos décadas seguidas en El Lazareto, un conjunto de viviendas situadas en el barrio de El Higueral, de donde fue desahuciada el año pasado. “La única opción que me quedó, tras perder mi casa, fue meterme en esta vivienda, que estaba abandonada”, explica Julia, que ahora vive en el Matadero. Julia vive “sin luz ni agua” y “sola” y habla con resignación sobre la situación a la que se ha visto abocada. “No me gusta estar así, pero tengo que vivir así, porque no tengo otra opción en la vida”, explica, entristecida por “cómo han tenido que ser las cosas en la vida”. Julia recibe a menudo la visita de sus nietos, de muy corta edad. “He tenido que acondicionar la casa no sólo para vivir yo, sino también para que mis nietos puedan estar aquí en las mejores condiciones cuando vienen”. Dice esta mujer que “el dueño de la vivienda se ha portado muy bien permitiéndome que yo esté aquí, algo que la Policía y el juez han respetado para no echarme”.

Vivir en una caravana.

Gema D. Fernández y Francisco Jaime Pérez Vilariño.

“Vivir en la caravana es como vivir en un camping”. Gema D. Fernández y Francisco Jaime Pérez viven en una caravana, más allá de la vía del tren, en el antiguo Polvorín.

¿Por qué viven en una caravana esta chica de 18 años y este joven de 26? “Porque no tenemos otro lugar a dónde ir”. La caravana les costó 900 euros y la han ubicado en una parcela del citado emplazamiento.

No vive sola esta “pareja de hecho”, precisa ella. Comparten espacio con “ocho gallinas, un gallo, siete perros, cuatro hámster, tres patos, tres gatos y un agaporni”, detalla Gema. Francisco explica que “vivir en la caravana es como vivir en un camping” y así “llevamos seis meses, pasando a ahora un duro invierno de humedad”, expone el chaval, que cobra “una pensión de 341 euros por discapacidad tras haber sufrido un accidente de tráfico”. Ella está “en paro”, añade Gema. “No tenemos las mismas comodidades que vivir en un piso”, dice Francisco, comentario sobre el que su pareja apunta: “Si nos fuéramos a un piso, ¿qué haríamos con los animales?’.

Vivir en una marisma.

Elvira Huertas Garrido vive desde hace 52 años en la Media Legua.

“Pagamos contribución, pero sin servicios”. Elvira Huertas Garrido vive desde que nació, hace ya 52 años, en pleno paraje natural de Marismas del Odiel, en el término municipal de Huelva capital, aunque parezca una zona muy distinta a la de una gran ciudad, con la peculiaridad de ser una reserva de la Biosfera al lado de una urbe y de un polo químico industrial.

Elvira y sus hermanos (Euge’nia y Francisco) se han criado en esta barriada rural de Huelva, situada a 1’5 kilómetros del casco urbano (en la carretera hacia Gibraleón), una distancia equivalente a la que hay desde la entrada de Huelva por Sevilla hasta la llamada Fuente del Burro (Gasolinera de La Hispanidad).

En este lugar, “antes podíamos venir en autobús de Damas paraba, pero ya no, desde que pusieron la autovía”. No tienen iluminación en la única calle que conforma el lugar, no acude el cartero, no tienen alcantarillas, entre otras cosas… “Y pagamos la contribución y la tasa de residuos”, se queja Elvira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s