El Parque de las Palomas se queda sin palmeras

Reportaje publicado en el diario Odiel el martes 2 de agosto de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias

Siete de las 22 palmeras que circundan el Parque de las Palomas están marcadas. Una señal con forma de aspas ha sentenciado a estas palmeras donde el tratamiento contra el picudo rojo no ha logrado ser lo efectivo que sí ha sido en otras palmeras cercanas. La solución final, en principio, pasar por talar estas palmeras, que carecen totalmente de ramas.

Las palomas del parque que los onubenses bautizaron con el nombre de esta ave urbana (oficialmente se llama Jardines del Muelle, pero también se conoce a este parque como el de los monos) hace ya tiempo que han tenido que apretujarse.

Las palmeras donde habitan poco a poco se fueron quedando sin ramas y las palomas desahuciadas por el insecto que se come estos árboles tuvieron que mudarse a las no afectadas. El paisaje resultante es un parque donde un tercio de las palmeras que coronan el gran espacio central no tienen ramas: son troncos como columnas que han dibujado un penoso paisaje en un parque donde ya un hongo hizo de las suyas hace años.

El Ayuntamiento de Huelva ha procedido durante el mes de julio a marcar con un spray de color naranja fluorescente aquellas palmeras sometidas a tratamiento y donde los esfuerzos han sido en vano.

El futuro de estas palmeras, según fuentes consultadas por esta redacción implicadas en este combate contra el picudo rojo, pasa por talar los árboles afectados, extremo que el Ayuntamiento de Huelva no ha confirmado, remitiéndose a explicar que “quizás” se trate de un nuevo tratamiento en la raíz.

De producirse este talado de siete palmeras, el Parque de las Palomas se habrá quedado en total sin once de estos árboles, después de que el Ayuntamiento hace pocos años tuviera que sacrificar cuatro de estas plantas a cuenta de un hongo cuyos efectos son perceptibles en las viejas palmeras de la ciudad.

usuarios. Los onubenses que habitualmente pasan tu tiempo de ocio en este parque se quejan.

Juan Manuel Pérez, por ejemplo, opinan que “el picudo rojo va a acabar con todas las palmeras”, hecho que también ha observado en otras ciudades, como Málaga, donde “pasa igual”.

Mari Ángeles Sánchez indica que “si se quitan árboles habrá que repoblarlos, aunque no es el momento tal y como están las arcas municipales, ya que hay otras prioridades”.

Para Manoli González “es un crimen lo del picudo rojo. Y como valen tan caras y tal y como está el presupuesto del Ayuntamiento, no creo que las repongan”

Cinta Casas propone una solución: “Si las palmeras son un problema, que cambien de tipo de árbol”.

La solución final: otros árboles. Entre los métodos de control indirecto se encuentra “evitar nuevas plantaciones de palmeras Phoenix Canariensis y Phoenix Dactylífera en las zonas afectadas y algunas especies más”, según informa la Concejalía de Infraestructura y Servicios Municipales del Ayuntamiento de Huelva.

Esta actuación supone que las palmeras que finalmente tengan que ser sometidas al arranque y destrucción de las mismas al estar infectadas no se repondrán por otras palmeras de la misma clase.

No quiere decir esto que no se planten más palmeras, porque de hecho se han llevado a cabo plantaciones de palmeras recientemente en zonas cercanas a los lugares donde el picudo rojo hace de las suyas. Sin embargo, se trata supuestamente de palmeras de otro tipo, que, en principio, son inmunes a tal insecto.

Esta zona de nueva plantación es la Plaza Doce de Octubre, contigua al Parque de las Palomas.

Las actuaciones contra el picudo rojo llegaron tarde. Dice el Ayuntamiento que está “desarrollando, desde hace seis años ya, una campaña destinada a combatir la plaga del picudo rojo en las palmeras de la ciudad”.

Es el mismo tiempo en que se fecha y se localiza el desembarco del picudo rojo por el puerto onubense. “En Huelva se introduce en los años 2004 y 2005, por una importación de palmeras de Egipto a través del Puerto de Huelva. La expansión por Huelva comenzó por el término municipal de Aljaraque, que fue el destino de las palmeras importadas. A partir de ahí se fue extendiendo por Huelva, Punta Umbría, El Portil, El Rompido, etcétera, detectándose ya en pueblos del interior de la provincia. En estos 5 ó 6 años la expansión ha sido espectacular y muy progresiva”, explican desde el Ayuntamiento.

Entre 2005 y 2008 el Ayuntamiento taló seis palmeras en la ciudad, con cargo a la Junta de Andalucía, que financió el asunto. En 2008 comenzaron las primeras pulverizaciones y en 2009, cuando las ramas se desploman sobre las aceras, fue cuando se procedió a la inoculación de las primeras inyecciones en tierra de todas las palmeras Phoenix Canariensis de la ciudad. “En octubre de 2009 empezamos un nuevo tratamiento en el Parque Doce de Octubre [otro nombre para el Parque de las Palomas], mediante colocación de cuatro morcillas en la parte superior del tronco de todas las palmeras”, informa el Ayuntamiento.

En 2011, el tratamiento “se ha reforzado aumentando la dosis a 60 litros diarios de producto fitosanitario, aplicado en la raíz de las más dañadas”, indican desde el consistorio. “Este año no se ha visto afectada ninguna nueva palmera en la capital”, aseguran desde la citada concejalía, desde donde también se apunta que las actuaciones se han llevado a cabo para “intentar salvar las palmeras más perjudicadas”.

La plaga afecta principalmente a la palmera canaria (Phoenix canariensis). De las aproximadamente 5.000 palmeras que hay en la ciudad, sólo unas 2.000 pertenecen a esta especie y, según el consistorio, están afectadas 150.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s