Demos gracias al señor*

Artículo de opinión publicado en Izquierda Digital el sábado 13 de agosto de 2011**
Autor: Ígor R. Iglesias

En la cuenca del Mediterráneo existe un país donde la ciudadanía laica no puede protestar contra el líder religioso. El gobierno de ese estado da preferencia a tal líder, desvía dinero público a su causa y restringe los derechos y libertades de quienes ponen en cuestión el comportamiento de ese líder.

La policía tiene orden de actuar contra los que osen alzarse en protestas, porque las concentraciones pacíficas para poner en evidencia la hipocresía, soberbia y poca vergüenza de ese líder religioso y la panda de vividores que lo acompañan han sido prohibidas. Oficialmente se dice “no autorizadas”, porque a las autoridades de ese país y de los de su entorno les gusta hablar usando pseudónimos en sus discursos.

No es la primera vez que se persigue a los que han osado protestar contra el poder establecido. La policía siempre está dispuesta a sacar la porra, algo que se toma por civilizado porque en otro país no lejano de ese las autoridades disparan directamente sobre la población civil. Por ello, se habla de democracia en todos sus términos, aunque es la democracia que entienden los países europeos, siempre dados al imperialismo mental (el de ahora), imponiendo a sus sociedades y a los otros pueblos su falsa idea de justicia y democracia: la delegada en unos pocos oligarcas políticos al servicio de la oligarquía económica.

El líder religioso, que no representa al conjunto de la población de tal estado, rezuma prepotencia y sus seguidores un fanatismo que es el que lleva a las autoridades políticas a dar preferencia a éstos, que ejercen poder sobre ese gobierno (porque éste cobardemente los teme), en detrimento de los ciudadanos que no pueden protestar contra el líder (no se permite), ni quemar si quiera retratos del monarca (se pena con cárcel), ni si quiera organizar ritos laicos cuando los seguidores de tal confesión religiosa celebran sus ritos religiosos (tampoco se permite porque se toma como una provocación).

Ese país se llama España. Aquí vivo yo y protesto contra el Papa y contra su hipocresía y prepotencia, contra el derroche económico de su visita, su puesta en escena y la parafernalia que acompaña al asunto mientras a 5.000 kilómetros de aquí, Somalia se muere de hambre. ¡Hipócrita Papa! ¡Hipócrita la Iglesia católica! ¡Hipócrita democracia!

Hermanos, podéis insultar en paz.

________________________________________

*Señor con la inicial en minúscula quiere tener un doble sentido: el Señor cristiano de tal frase hecha en el rito eucarístico (que escrito en mayúscula inicial es unívoco) y el feudal, de relación social señor-vasallo.

**Izquierda Digital es un periódico digital dirigo por Gustavo Vidal Manzanares. El artículo está escrito el martes 9 de agosto de 2011. Lo publico ya, en mi blog, por la actualidad del asunto.

One thought on “Demos gracias al señor*

  1. Yolanda Cabezas says:

    Pienso igual que tú. De echo, a veces, cuando hablo con gente aleccionada y reaccionaria, me da miedo, pienso que puede repetirse la historia que vivimos ya en este país. No me gusta que desde los púlpitos se maneje a la gente, y que el vaticano se meta en lo que no le llaman. Que el papa le diga a la ciudadanía que debe revelarse contra las leyes de su propio país. No me gusta marcar la casilla en la declaración del irpf “para obras sociales” o para otros fines, y saber que caritas y manos unidas está metida en ese paquete, entonces, ¿a donde va el dinero de la otra casilla?

    por cierto, me gusta tu gusto musical

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s