Leer, conversar, escribir

Francis Bacon venía a decir que la lectura hace al hombre completo; la conversación, ágil; y la escritura, preciso. Y que a quien no lee ni conversa ni escribe sólo le queda el engaño para aparentar lo que no es. Esta máxima es la que abría la guía de titulación de mi primera licenciatura, Humanidades, acompañada de la frase de Terencio de “Soy hombre, nada humano me es ajeno”.

A lo largo de estos años, cuando uno ya está inmerso de lleno en el mercado laboral (¡afortunadamente!) y sigue formándose (doctorado), me he dado cuenta de cuánta gente hay que no está dispuesta a conversar, a debatir, a confrontar ideas… y también de quiénes sí. Es un buen termómetro para medir la inteligencia social de muchas personas, así como la consideración que tienen hacia mi inteligencia (material, cognitiva, social, etc.). Y, precisamente, es algo que nos hace muy humanos: conversar, debatir, confrontar ideas, equivocarnos, acertar, rectificar, sumar información y/o conocimiento, si procede, a nuestra información y/o conocimiento previo.

¡Qué me gusta leer!

¡Qué me gusta una buena conversación!

¡Qué me gustar escribir!

One thought on “Leer, conversar, escribir

  1. marismas says:

    hay que ser comprensivo,..con tantas fiestas religiosas..tantas virgenes y los curas alborotados con el farsante de roma..ya me diras quien va a leer..no hay tiempo…¿por cierto cuando se va?..¡¡please go home!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s