4º día informando sobre los cadáveres del pozo de Almonaster la Real

Noticia publicado en el diario Odiel el miércoles 21 de septiembre de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias/D. Yoon

El caso de la madre y el hijo de cinco años desaparecidos hace 18 en Sevilla que podrían corresponder con los cuerpos hallados en Almonaster la Real el pasado jueves fue reactivado recientemente por una segunda denuncia interpuesta ante el Juzgado de Huelva.

Así lo han indicado fuentes cercanas al caso, que han explicado de este modo por qué es el Juzgado de Instrucción número 3 de Huelva el órgano judicial que se encarga de la investigación y no el de Aracena, a cuyo partido judicial pertenece Almonaster la Real, o uno de Sevilla, desde donde policialmente se dirigen las pesquisas.

Indicios sobre una posible vinculación de las víctimas con una finca en la Sierra de Huelva condujeron a centrar la investigación en esta zona y a la correspondiente denuncia, según las citadas fuentes, ante el juzgado onubense.

Tales indicios condujeron a una finca relativamente aislada a medio camino entre Almonaster la Real y una aldea de esta localidad llamada Calabazares. La finca está situada a unos 300 metros del cruce de la carretera que conecta la N–435 con Almonaster (HU–8105) y la que conecta aquella con la aldea de Calabazares (HU–7102) y se dispone paralela a la HU–8105, oculta por lo frondoso del lugar.

Según fuentes consultadas por esta redacción, la posible vinculación de las personas desaparecidas con esa finca llevaron a los agentes de la Policía Judicial a indagar in situ, sin que, según parece, se localizase al dueño, cuyo paradero no ha trascendido.

Un intenso trabajo de unos tres meses, autorizado por el juzgado que instruye el caso –exponen las fuentes–, llevó a la Policía a dar con un pozo a ras de suelo que permanecía oculto y que no figuraba en la información catastral, a la que ha tenido acceso esta redacción.

Según ha podido saber este periódico, una primera pista condujo a los investigadores a centrar las pesquisas en un higueral situado en la linde de esta finca con un arroyo que la separa de otra contigua (la parcela 740, en dirección hacia Almonaster). Allí se excavó un primer hoyo en el que finalmente no se hallaron restos óseos.

La pista de un enterramiento en una zona arbolada se siguió por causas que no han trascendido, pero a la que se le concedió tal veracidad que las investigaciones se centraron posteriormente en el alcornocal situado justo en en límite con el Camino Real, hoy ruta senderista, y que se habría descartado en un primer momento al tratarse de una zona más visible, ya que ocultar los cuerpos en este lugar supuso para la persona o personas que habrían participado en el ocultamiento de los cadáveres exponerse al riesgo de ser visto por los senderistas que frecuentan la zona. Además, el resto de la finca se abre a un llano que finaliza en dos montes desde donde el autor o autores del enterramiento (el posible asesino y sus posibles cómplices) podrían haber sido perfectamente vistos.

En este alcornocal se trabajó en dos puntos. Primero, junto al Camino Real y lindando con otra finca (la parcela 736, según figura en el Catastro, en dirección hacia la aldea de Calabazares), donde los movimientos de tierra no dieron tampoco resultados.

El hallazgo finalmente se produjo gracias a esta obstinación y trabajo de la Policía Judicial, que descubrió un antiguo pozo oculto bajo el segundo alcornocal desde la última parcela señalada.

Los cuerpos de una persona adulta (un examen preliminar habría determinado que por la pelvis podría tratarse de una mujer) y un menor fueron hallados en ese pozo. Existen razones para pensar, según las fuentes, que se trata de la madre y el hijo desparecidos, pero son las pruebas científico–forenses las que tienen la última palabra.

El caso sigue bajo secreto de sumario.

ES UNA “REALIDAD COMPLEJA Y FAMILIAR”

El delegado del Gobierno central en Andalucía, Luis García Garrido, instó ayer a esperar las conclusiones de la investigación policial sobre la aparición de los restos de dos personas en Almonaster la Real, en tanto se trata “de realidades complejas” y “familiares”.

A preguntas de los periodistas en Jaén sobre el hallazgo en la localidad onubense, García Garrido ha recordado que el caso se encuentra bajo secreto de sumario y la Policía sigue realizando las pesquisas correspondientes para arrojar luz sobre este caso. Por ello, ha solicitado dejarla trabajar, lo que “dará el resultado con la tradicional eficiencia y eficacia de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado”.

“Sé que hay una inquietud mediática sobre este asunto”, expuso García Garrido, indicando que “sin embargo estamos hablando de realidades complejas, de realidades familiares”, por lo que, en su opinión, “tenemos que ser lo más respetuosos posible con el trabajo de la Policía”.

El delegado del Gobierno en Andalucía respondía así a las preguntas sobre un caso en el que paralelamente al trabajo policial, los dueños de un negocio de restauración de Almonaster declaran que, según su testimonio, habrían tenido contacto con las víctimas y con el dueño de la finca hace 18 años, asegurando a este periódico que la mujer desaparecida y el hombre habrían mantenido una relación, que, en palabras de un lindero, podría tratarse de un “ligue”.

El hombre en el que están centradas las sospechas, según las fuentes consultadas por esta redacción, sería el dueño de la finca y podría tener un negocio dedicado a la enseñanza (clases particulares), así como un piso en propiedad en el barrio de Verdeluz de Huelva, alquilado a un tercero.

Dos exalumnos de un profesor de Matemáticas y Física y Química han asegurado a esta redacción que el hombre de la finca de Almonaster del que hablan estos días los medios de comunicación, después de que Odiel adelantara la noticia, “concuerda” con su exprofesor, que podría tener “esposa y una hija en Huelva”. Otro profesor dice que este hombre que dio clases a los exalumnos consultados “reside en Punta Umbría”.

(Lea más en la edición impresa: Algunos testigos del caso, La bicicleta infantil junto al pozo, Flores en el interior del pozo y Un sendero transitado por turistas).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s