Cerco a los parados del aparcamiento

Reportaje publicado en el diario Odiel el miércoles 28 de septiembre de 2011 y emitido en UNAtv-CNH el martes 27 de septiembre de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias

Los parados que gestionan el aparcamiento del Ensanche han visto cómo el comienzo de las obras de urbanización de esta zona, al sur de la ciudad, ha puesto un cerco a la actividad con la que el colectivo subsistía sin necesidad de subvenciones.

Los tiempos son difíciles y no todo son facilidades por parte de las administraciones públicas. La Asociación de Parados Onubenses (APO) se ha quedado casi compuesta y sin novio. El consistorio ha delimitado, mediante una zanja y un alambrado la zona conocida como Ensanche, donde la APO venía gestionando, junto a dos cooperativas más, el aparcamiento público de esta zona de la ciudad.

Ahora, con la delimitación que se llevó a cabo a principios de este mes, tanto los vecinos de Pescadería, el barrio más cercano a estos aparcamientos, como los parados de la APO han visto reducido el espacio en el que estacionar.

En concreto, se les ha permitido, por parte del Ayuntamiento, gestionar durante el tiempo en que se urbaniza el Ensanche las 265 plazas de aparcamiento resultante de la delimitación llevada a cabo este mes y que corresponde al planeamiento urbanístico de la zona. Esta zona de aparcamientos está situada justo detrás de la Renfe, junto a las vías de la Estación de Sevilla.

El presidente de la APO, Francisco Pérez, se queja de que “se haya hecho esta delimitación ya, pues en la zona no van a comenzar las obras hasta dentro de dos años, según me han comentado en el propio Ayuntamiento”.

Las obras de urbanización del Ensanche comenzaron el pasado 19 de abril, en una zona situada a 700 metros de estos aparcamientos.

Francisco Pérez pide al Ayuntamiento, que “puesto que ya han empezado las obras del Ensanche y a 100 metros de la rotonda se situará una zona con aparcamientos al aire libre, se nos permita gestionar desde ya esa zona”.

En Pescadería, dice el representante de la APO, “los vecinos ganarían en aparcamientos y tendrían la seguridad de que están vigilados por nosotros”, expone.

La zona de la que habla Francisco Pérez se encuentra en el actual descampado del Recinto Colombino, donde en el futuro habrá 568 plazas de aparcamiento en horizontal, al aire libre, según la documentación urbanística del Ensanche Sur.

Pérez dice que “no tiene sentido cerrar a cal y canto la zona, donde no se va a trabajar por el momento” y se queja de que “deja a Huelva con menos plazas de aparcamiento y a nosotros (la APO) con menos capacidad de gestión y, por tanto, con menos ingresos” para los parados.

Lo que quiere el presidente de la APO es que el Ayuntamiento permita a estos parados gestionar desde ya la parcela de aparcamientos que en el futuro habrá en la zona. De este modo a los actuales 265 estacionamientos se le sumaran 565 plazas más, cuyo dinero “ayudará a este colectivo, más necesitado ahora que nunca”, apunta Francisco Pérez.

En los planes de la APO, según expone Pérez, está “quedarnos con la gestión del aparcamiento, algo que hemos propuesto al Ayuntamiento sin que hayamos obtenido respuesta”, indica el representante del colectivo, que asegura cómo desde el consistorio “nos dan largas”.

Francisco Pérez critica que se quiera dejar en manos de una empresa la vigilancia del aparcamiento, estando los voluntarios de este colectivo “implicados” en esta tarea y con “la falta que hace para estas personas el dinero que se llevan por estar aquí”.

No entiende el presidente de la APO que “siendo nosotros de Huelva se quiera beneficiar a una empresa de Sevilla, que es la que gestiona el estacionamiento en Colombinas, llevándose muchas ganancias”, ya que por aparcar durante las noches de las fiesta grandes de la capital tal empresa cobra 4,5 euros, que razón de muchos miles de coches diarios con muchos miles de euros.

 

El problema de los gorrillas sigue en Pescadería

Los vecinos de Pescadería llevan más de dos años denunciando la presencia de gorrillas junto a sus viviendas.

Por las mañanas, personas desempleadas vigilan los coches estacionados a través de las asociaciones APO y Sociedad Cooperativa de Huelva, que, tal y como conveniaron con el Ayuntamiento, se reparten porcentualmente el dinero cobrado entre ambas asociaciones y los voluntarios.

Este negocio se realiza de 7.00 a 15.00 horas. Es la parte legal de esta realidad, que vecinos que no gustan de la misma llaman la de los “gorrillas legales”.

Sin embargo, la sobremesa es otra. En la zona han venido operando por las tardes y la noche diversos gorrilas, que sería los “ilegales”, donde su control del aparcamiento se repartirían por grupos y zonas.

Este asunto lo expuso este periódico en un reportaje titulado ‘El control pirata del aparcamiento’ en 2009, recogiendo una denuncia ciudadana, donde se aseguraba que algunos gorrillas insultaban o amenazaban a quienes osaran no pagar por estacionar, algo del todo ilegal.

En este sentido, dos periodistas de esta redacción, con cámara oculta, se hicieron pasar por clientes, negándose a pagar y comprobando cómo lo que algunos lectores indicaban no sólo era cierto del todo, sino más duro de aquello que se advertía. Las amenazas fueron entonces de un calado tal que una periodista de los dos que fueron al lugar en cuestión, para evitar daños en el vehículo usado para estacionar, como dos vecinos más, se vio forzada a entregar un euro, hecho que rescató su compañero redactor con la citada cámara oculta en una imagen que entonces ilustró aquel reportaje.

Estos gorrillas llevaron sus amenazas a la redacción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s