El grito del silencio por Ruth y José

Crónica publicada en el diario Odiel el jueves 13 de octubre de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias

El grito del silencio volvió a sonar con fuerza ayer en el corazón de Huelva. Unas 300 personas se concentraron en la plaza de las Monjas para pedir el regreso de Ruth y José.

Familiares de los niños desaparecidos el sábado convocaron ayer a las 19.30 horas a los onubenses para que la unión una vez haga la fuerza.

En el corazón de todos aún está vivo el recuerdo de la pequeña Mari Luz, pero, como en aquellos días de principios de 2008, la esperanza está en todos y cada uno de los presentes en una convocatoria silenciosa, en la que, por expreso deseo de la familia, ni hubo declaraciones oficiales ni se leyó comunicado alguno.

Los carteles que portaban los onubenses allí concentrados, los rostros de preocupación, las lágrimas de algunas personas, los abrazos a quienes necesitaban consuelo y ese silencio de todos pudieron más que cualquier grito.

En la céntrica plaza se dieron cita ciudadanos de diferentes partes de la capital, que quisieron mostrar su solidaridad, preocupación y ánimo a los familiares “más cercanos” presentes en el acto, que no pudieron contener las lágrimas de dolor ante las noticias y rumores que van llegando a sus oídos.

Una prima segunda de la madre de los niños explicó a los medios de comunicación cómo no habría tales declaraciones oficiales, exponiendo que el silencio que marcó la concentración era “expreso deseo de la madre” de los niños, que no se encontraba en el acto, ya que, según otros familiares y allegados, “está en Córdoba”, donde el padre de Ruth y José dice que desaparecieron sus hijos, hecho que incluso se ha llegado a poner en duda por los propios agentes de la investigación, que, como en otros casos, no descartan ninguna hipótesis.

Entre los presentes, la esperanza estaba más que presente, aunque era inevitable sentirse “muy mal”, como indicó Juani Domínguez, una vecina de Huelva, abuela de dos nietos, que ha sentido como suyo en dolor de la familia de los niños.

Juani ni se plantea que los niños estén muertos. De hecho, cree que Ruth y José “no sienten este dolor, porque la persona que los tiene les estará dando juego”, pero “esa persona y las que saben algo están provocando mucho daño”, asegura.

Por su parte, Estrella Rodríguez, que conoce “mucho a los niños y a su madre” dice que “tenemos el corazón encogido” ante todo lo que está pasando y la incertidumbre de no saber si están aún vivos.

No obstante, Estrella tampoco pierde la esperanza, porque “nos han dicho que están registrando la casa del padre otra vez y ojalá nos dieran la buena noticia que esperamos”, ya que del deseo de esta mujer se infiere que según ella el padre podría tenerlos escondidos.

Otra vecina de la familia, que también conoce a los niños, y “sobre todo a la abuela”, tampoco puede ocultar su dolor.

Ante la reacción de los onubenses que quisieron pasar la tarde del día festivo de ayer dando su calor a los familiares y allegados a los niños, Elisa Mas se mostró “muy emocionada”, ya que “la gente ha respondido como esperamos que lo hagan”.

Estrella añadió que “esto es lo más grande que le puede pasar a una persona si se pone uno en la piel de la familia”.

La portavoz familiar, Esther Chaves, pidió que “la gente responda ante este tipo de concentraciones”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s