Continuismo, dobletes y rescate de críticos en el PP

Análisis publicado en el diario Odiel el lunes 17 de octubre de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias

Las listas que el PP dio a conocer este viernes sobre sus candidatos al Senado y el Congreso suponen, por un lado, la constatación del continuismo y, por otro, el seguimiento de las directrices del PP andaluz, desde donde se ha indicado a las direcciones provinciales que los alcaldes hagan doblete.

Esta pataleta de los conservadores tras la aprobación de la incompatibilidad en el Parlamento andaluz de ser parlamentario y alcalde a la vez lleva al PP a escenificar su enfado y posición al respecto. El PP concurre, pues, a las próximas elecciones con tres alcaldes como candidatos al Congreso, de los cinco que conforman la lista: Juan Carlos Lagares (alcalde de La Palma del Condado y que ya es diputado), Carmelo Romero (alcalde de Palos de la Frontera) y José Antonio Domínguez Iglesias (alcalde de Almonte).

Completan la lista Antonia Moreno (portavoz del PP en el Ayuntamiento de Paymogo) y la cabeza de la misma, la diputada del PP Fátima Báñez.

Con respecto al Senado, repite Matías Conde y se incluye como candidatos (para la Cámara Alta no hay listas) a Dolores Vázquez (portavoz del PP en el Ayuntamiento de Cumbres Mayores) y a Francisco Moro (primer teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Huelva), para el que se han seleccionado a dos alcaldes como suplentes de este: Libia Gómez (de Arroyomolinos de León) y José Manuel Zamora (de Villablanca).

El doblete institucional y la continuidad que se le concede y que se favorece para los agraciados con el honor de representar a la provincia en una de las dos cámaras parlamentarias estatales dejan dentro del PP diversos sabores de boca. Por un lado, este reparto continuista gusta a los pocos en los que recae el placer institucional de ostentar un cargo público; un regusto más que amargo, a los militantes que vienen trabajando para su partido de manera anónima y orgánica, según han explicado fuentes del mismo a esta redacción.

Todos los que se incluyen en las listas ocupan un alto cargo institucional, sin que se produzca una renovación en este sentido. Para los que muestran su descontento con esta decisión no se trata ya de que Fátima Báñez o Matías Conde repitan, ya que estos tienen una dedicación única, en términos institucionales, a sus cargos. El problema radica en que se envía a Madrid a emisarios que tienen que tener sus pies y cabezas en sus pueblos antes que en los asuntos de la Corte, donde, además de lo concerniente a la provincia de Huelva se tratan los diversos asuntos de calado nacional propios de tales cámaras parlamentarias.

La única renovación que se da en las lista es la de José Antonio Domínguez que antes sólo era portavoz del PP en el Ayuntamiento de Almonte, pero que al hacerse con la Alcaldía de este municipio (con la inestimable ayuda de IU, que dejó paso al PP tras votarse a sí mismo) es visto como un campeón entre los suyos.

Carmelo Romero, alcalde de Palos de la Frontera, ha dejado de ser diputado provincial para ser enviado como emisario del PP onubense a Madrid. En este sentido, sí hay continuidad, pues se apuesta por un hombre que, como en el caso de Juan Carlos Lagares (alcalde de La Palma), tiene asuntos más importantes de los que ocuparse a ojos de palermos y palmerinos, sus respectivos pueblos.

Este poder institucional en manos de unos pocos y por partida doble molesta, como se ha dicho, dentro de un PP que eleva su guerra parlamentaria andaluza de los alcaldes a rango estatal.

El 15% de los alcaldes del PP que se presentan a diputados son de Huelva. Tres de los 20 alcaldes que el PP lleva al Congreso son de Huelva. Se trata de Juan Carlos Lagares (La Palma del Condado), Carmelo Romero (Palos de la Frontera) y José Antonio Domínguez (Almonte). La mitad de todos los alcaldes que hacen doblete en las listas del PP a nivel estatal son andaluces. El PP de Javier Arenas escenifica así su enfado por la incompatibilidad en la que incurrirán los alcaldes respecto del cargo de parlamentario andaluz a partir de 2012. Este enfado tiene su base en que 17 alcaldes en toda Andalucía son parlamentarios por el PP. Y no podrán seguir siéndolo. El PSOE por su parte no tiene ninguno en el Parlamento andaluz y de cara al Congreso de los Diputados no ha incluido a ningún alcalde. El PP, como respuesta a esto, eleva a Madrid a 10 de sus alcaldes andaluces, entre los que se encuentran tres de Huelva, que respecto de esa cifra y, sobre todo, de la de los 20 alcaldes que hacen doblete, supone un alto porcentaje respecto de lo que el PP onubense supone en el conjunto nacional. En términos relativos se trata del 15% de los alcaldes que se presentan al Congreso, frente al 1,1%, de los votantes. El gran peso que la Andalucía del PP tiene en esta ostentación de dos cargos en manos de la misma persona responde a la citada pataleta de Arenas frente a la incompatibilidad con la que se ha topado en Andalucía a la hora de colocar a sus alcaldes, como el de Huelva.

Rajoy hace un guiño a los críticos y eleva a Romero. Si había alguna duda sobre quién ordena y manda en el PP, Mariano Rajoy las ha disipado todas. La configuración de las listas electorales del partido que preside, deja claro hasta dónde llega ahora la mano del jefazo de la calle Génova de Madrid.

Rajoy no sólo se ha rodeado de sus fieles a la hora de hacer las listas, aunque con guiños al aznarismo. Tras la cal, ha sabido colocar una base de cal, rescatando a críticos de su partido a lo largo y ancho de España.

En Huelva, Carmelo Romero se ve reforzado en este sentido con su designación, ya que las listas no se han hecho de abajo a arriba. Todo el que va en las listas está invitado a la fiesta directamente por parte del anfitrión, un Rajoy que ha dejado fuera a gente que hasta ahora creía ser fuerte dentro del PP, como Gustavo de Arístegui (diputado por Ávila y hasta ahora portavoz de Exteriores en el Congreso). Arístegui es víctima política de sus propias palabras, al ser crítico con Rajoy hace cuatro años.

Pero ahora ser crítico en el PP (no con el líder) ha venido a ser recompensado: el caso de Carmelo Romero es significativo, porque se trata del hombre que desafío al todopoderoso Pedro Rodríguez, el alcalde de Huelva, que presidió el partido desde 2000 hasta 2008.

Romero también plantó cara al candidato oficialista del PP que se hizo con la presidencia provincial, el actual presidente, Manuel Andrés González, el alcalde de Palos, cuyos tentáculos no llegan ni de lejos a donde sí alcanzaron (y aún alcanzan para según qué cosa) los de Pedro Rodríguez.

La inclusión de Carmelo Romero en la lista al Congreso de los Diputados supone más un espaldarazo a la lucha de este contra formas de gobernar su partido ajenas al espíritu de la militancia del mismo, al menos de la provincia, que a aquellos con los que se ha enfrentado Romero y que ahora sí se quedan fuera de listas, aunque por causas ajenas a la voluntad del PP.

Mientras el contrincante a nivel orgánico dentro del PP de Carmelo Romero no podrá ir al Parlamento andaluz si continúa siendo alcalde de Huelva (pues en contra de la voluntad del PP tal incompatibilidad es ahora norma a cumplir), Romero es auspiciado al Congreso, cosa que no se ha hecho con Pedro Rodríguez, que, en contra de su voluntad (pero no de la de Rajoy) se queda en el banquillo onubense, de un ayuntamiento que lleva años haciéndosele chico.

Carmelo Romero no estuvo solo en plantarle cara a la dirección de su partido. Otro díscolo acompañó al alcalde de Palos en sus intentonas por controlar el PP onubense: José Carlos Hernández Cansino, que no ha sido recuperado, a diferencia de Romero, pero que, a pesar de ser relegado por la dirección provincial para cargos de alta importancia dentro del PP, sí fue elegido como candidato de su partido a la Alcaldía de Punta Umbría, donde, al contrario de lo que le pasó al PSOE en las últimas elecciones (cuyo varapalo fue descomunal), el socialista Rodríguez Nevado le dio un repaso a Cansino.

No hay nada, pues, que premiar en este último (como sí pasa con el alcalde de Almonte o de Palos, dos ‘campeones’): Cansino no gana el partido ni en el campo de juego ni en los despachos, pues sus cinco demandas contra el PSOE han quedado en nada.

Anuncios

One thought on “Continuismo, dobletes y rescate de críticos en el PP

  1. Huelva Particpativa says:

    Y qué decir de la igualda o paridad en estas listas? de las 8 personas titulares que presenta el p en la provincia de Huelva, 3 son mujeres. es de destacar. En una sociedad que aún está pidiendo a gritos una relevancia especial para potenciar el valor de las mujeres, este partido sigue, licitamente, apostando por un modelo antigio y caduco. No soy la mas feminista de este mundo, pero desde luego, volvemos un pelín a atrás con acciones como esta. Un abrazo Ígor. LLL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s